Sección - Yo Influyo News - Tu voz

Sufrimos la esclavitud moderna en su complicada e ignorancia voluntaria, pero seguimos sin cambiar absolutamente nada.
En México se puede ser todo, mientras te asumas como liberal, y la polémica emerge sólo cuando hay quien reivindica que, el suyo, es el verdadero liberalismo y no el de los demás.
“Una persona estúpida es el tipo de persona más peligrosa que puede existir” “Los estúpidos perjudican a los demás y a sí mismos”.
Ahora Andrés metió de nuevo en sus enjuagues a la Virgen de Guadalupe: mandó a Delfina Gómez a la Basílica a pedir se reconozca su triunfo, cuando ya ella misma había aceptado su derrota.
En México, a pesar de algunos esfuerzos aislados, seguimos en pañales para poder tener una ciudadanía fuerte, responsable y que haga valer sus derechos y obligaciones
Es imperativo que profundicemos de manera seria en la intención de lo que publicamos, hablamos y compartimos, sólo en la medida que logremos esto podremos dialogar con entendimiento.
En México además del grave problema, y el aumento de la corrupción, tenemos el problema del cinismo, que es un sinónimo de descaro, doblez, falsedad e hipocresía.
Algunos niños creen que vacaciones es: “No hacer nada”, pensando que en no haciendo nada o en “hacer sólo lo que se me pegue la gana” encontrarán la mayor diversión. Y luego se descubren aburridos y molestos.
Un sindicato acude a la Junta de Conciliación y Arbitraje para pedir de la empresa la firma de un contrato colectivo de trabajo. Si el patrón no lo acepta, el sindicato puede estallar la huelga.
Navarro-Valls entendió muy bien la necesidad de estar cerca de los reporteros, ayudarles en su labor de informar, y acompañarlos en la dimensión estrictamente personal siempre que fuera posible.
De nada sirve nos digan que México tiene un equipo de expertos de primera para dar batalla al gobierno de Trump en la negociación del TLC, si él está montado en su macho y saldrá con que fue una promesa de campaña.
Joaquín Navarro-Valls era conocido como “il portavoce”. Durante años, esa palabra estaba asociada a su nombre. Y es lógico, porque en esta profesión no es frecuente durar tanto en el cargo.
No es políticamente correcto criticar la anticoncepción ni el “derecho a decidir” de las mujeres, pero éstos han logrado que la cuna de la cultura Occidental esté a punto de ser vencida.