La falta de involucramiento en la seguridad deja espacios libres para quien los tome

En el país existe impunidad que genera falta de esperanza entre la población, pero la ciudadanía tampoco se ha involucrado en la prevención y solución de la problemática de seguridad.



El asesinato de los sacerdotes jesuitas, Javier Campos y Joaquín Mora, y del guía de turistas, Pedro Eliodoro Palma, es consecuencia de la omisión de las autoridades de seguridad que no han ejercido plenamente su responsabilidad, pero también de la falta de participación ciudadana con lo que de esta manera se han cedido espacios dejándolos libres para quien los toma, aseguró Luis Manuel Pineda Santos, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en Cuauhtémoc, Chihuahua.

En entrevista con Yo Influyo, Pineda Santos lamentó que el evento en el que le fue arrebatada violentamente la vida a tres personas en una comunidad Tarahumara sea uno de muchos actos que no son denunciados y por lo tanto dejan invisible la violencia que se padece en muchas partes del país. En el caso concreto del crimen perpetrado en Cerocahui dijo que este hecho “simplemente rebasó los límites” debido a que la autoridad ha actuado con tolerancia.

Reiteró que este caso en particular sucedió en una comunidad poco visible, pero actos como este se presentan en cualquier tipo de población en el país ante la falta de capacidad de las instituciones de seguridad. A este respecto, mencionó como ejemplo el caso de Cuauhtémoc, Chihuahua, el tercer municipio más grande de la entidad en donde habitan 180 mil personas quienes cuentan con el cuidado policíaco de únicamente tres patrullas por turno, “esa es la realidad de muchos otros municipios, ¿qué se espera en una comunidad como Cerocahui pues la autoridad la ejerce alguien más?, planteó.

El también consejero nacional de Coparmex dijo que actualmente las autoridades tratan el tema de la seguridad de manera mediática a través de discursos, pero no desde la procuración, impartición y administración de justicia.

Asimismo, se quejó de la falta de operativos, de acciones efectivas y concretas por parte de los gobiernos para combatir a la delincuencia, por los que exhortó a que den resultados tanto para el caso en específico de los sacerdotes asesinados como también en los otros crímenes que son materia de denuncia o que deben investigarse por oficio.

Por otra parte, alertó que uno de los grandes problemas es que se tolera la falta de respeto a las instituciones del orden, “lo vemos en los videos todos los días en la labor del Ejército humillados por criminales con órdenes de no actuar, porque no es su fuero, sin embargo, también tenemos a la Guardia Nacional y no hay una reacción ni una respuesta”, y lo que está pasando es que se está debilitando el sistema de autoridad, de justicia y de ordenanza.

“La concordia y las condiciones para la paz y el desarrollo humano eso es lo que se está trastocando a final de cuentas con órdenes sin sentido de unos comandantes que deberían impartir y generar orden”, subrayó.

Pineda Santos aseguró que los ciudadanos debemos respaldar a las instituciones oficiales, de gobierno o de la sociedad civil, pues alertó de que “si no hacemos fuerte la voz de estas instituciones y las respaldamos desde nuestro ámbito personal y colectivo como sociedad, poco estaríamos logrando para hacer verdaderos contrapesos”.

Luis Manuel Pineda consideró que en el país existe impunidad que genera falta esperanza entre la población, pero reconoció que la ciudadanía tampoco se ha involucrado en la prevención y solución de la problemática de seguridad.

A este respecto aseguró que los ciudadanos “debemos ser más exigentes, participativos y alzar la voz, exigiendo cuentas a las autoridades para que ejerzan su labor como le corresponde, pues sino alguien más la está tomando y ahí está la muestra, anarquía, caos”.

Añadió que es necesario que la ciudadanía se revalore y no pierda su dignidad para exigir lo que en derecho (natural y legal) le corresponde.

Pero también señaló que es importante revisar lo que los ciudadanos de a pie hacen desde casa, desde la empresa, desde nuestra iglesia y nuestra vecindad porque “hemos dejado de vernos a nosotros mismos como humanos y centro de todos los temas” y muchas veces ya no se reconoce para quienes se hacen las cosas y para quienes se busca sentar bases de concordia y armonía, de desarrollo económico, social, humano.

 

Te puede interesar: Asesinato de sacerdotes se da en un entorno de muerte y crimen en el país 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.