Jenófanes filósofo

La filosofía y Jenófanes de Colofón (primera parte)

Este pensador griego vivió entre los años 570 al 500 aprox. Su pensamiento filosófico consta de tres partes: El tema de lo divino, el tema de la naturaleza y el tema sobre el conocimiento de la sabiduría. Con relación al tema del conocimiento de la sabiduría este filosófo escribe:



“Jamás nació ni nacerá varón alguno que conozca de vista cierta lo que yo digo sobre los dioses y sobre las cosas todas; porque, aunque acierta a declarar las cosas de la más perfecta manera, él, en verdad, nada sabe de vista.

Todas las cosas ya por el contrario con opinión están prendidas.

No enseñaron los dioses al mortal todas las cosas ya desde el principio; mas si se dan en la búsqueda tiempo cosas mejores cada vez irán hallando. Es esto lo que ser me ha parecido, más vero-símil con lo verdadero”.

Jenófanes hace una distinción entre el conocer de vista cierta o el saber de vista por una parte, y un conocer de opinión por la otra. El primero es un saber con fundamento en la reflexión y demostración intelectual de las cosas, el segundo es un saber común y corriente, ahora bien, aunque el saber común y corriente llegase a declarar con verdad las cosas, no por ello se está al nivel del saber de vista o de vista cierta, porque lo que especifica a éste último es una dinámica intelectual de investigación, reflexión y demostración de las cosas. El saber filosófico no sólo acierta en la verdad, sino que hace explícito los caminos que la razón a discurrido para hallar, fundamentar y demostrar aquella verdad.

Por otra parte, Jenófanes también distingue entre el conocer de vista cierta o saber de vista respecto al saber religioso que puede ser enseñado por los dioses. El saber enseñado por los dioses se constituye en una revelación divina que establece una verdad con rasgos definitivos, empero, el saber de vista cierta -filosofía- no se constituye como un saber definitivo, sino que implica un progresivo acercamiento a la verdad que implica tiempo. El saber de vista cierta se va constituyendo poco a poco, va madurando lentamente, de tal modo, que paulatinamente se va profundizando en la verdad, de ahí que Jenófanes señale: “más si se dan en la búsqueda tiempo cosas mejores cada vez irán hallando”.

Por lo tanto, si el conocimiento de la verdad es paulatino, entonces el conocimiento filosófico se ubica en el nivel de lo vero-símil, es decir, las proposiciones en filosofía tienden a asemejarse con lo verdadero tanto cuanto se investiga lo que las cosas son.

Lo vero-símil es la tendencia hacia la verdad que experimenta el filósofo en sus ideas, proposiciones y argumentos, sin poseer dicha verdad de un modo definitivo y total. La filosofía busca la verdad, el filosofar de una persona es vero-símil en su dinámica intelectual perfectible.

Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla carlos.ramos@upaep.mx

 

@yoinfluyo

redaccion@yoinfluyo.com

 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

¡Califica este contenido!

Puntuación media 0 / 5. Recuento de votos: 0

No hay votos hasta ahora! Sea el primero en calificar esta publicación.

Compartir
No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Newsletter

Suscríbase a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.