Cómo educar a personas exitosas

Los niños realmente independientes son capaces de enfrentar la adversidad, momentos difíciles, aburrimientos y aspectos incontrolables de la vida.



Educar significa: sacar de adentro. Si eres mamá o papá recordarás perfectamente ese momento en que viste y cargaste por primera vez a tu hijo/a. Una personita que nace con un temperamento, con fortalezas y debilidades, con un carácter y personalidad que se irá forjando a lo largo de su vida.

Por lo tanto, como papás debemos de sacar de adentro todas aquellas potencialidades de nuestros hijos, lo contrario a querer moldearlos o hacerlos a nuestra manera.

Hoy quiero platicar contigo sobre un libro que lleva este nombre: Cómo educar personas de éxito. Lecciones sencillas para resultados espectaculares (Esther Wojcicki). Establece cinco puntos básicos para nosotros los papás:

CONFIANZA:
Estamos en una crisis de confianza en el mundo. Los papás tenemos miedo, y hacemos que los hijos también lo tengan, de ser quienes son, de tomar riesgos, de rebelarse contra las injusticias. La confianza debe empezar por nosotros mismos. Si tenemos confianza en las decisiones que hacemos como padres, entonces confiamos en que nuestros hijos darán importantes pasos hacia el empoderamiento y la independencia.

RESPETO:
El más fundamental de los respetos que podemos demostrar a nuestros hijos es hacia su autonomía e individualidad. Cada niño tiene dones, dones hacia el mundo, y es nuestra responsabilidad como papás potenciarlos, cualesquiera que sean. Es exactamente lo opuesto a decirle a nuestro hijo qué profesión elegir, o como debe de ser su vida. Debemos apoyarlos para que alcancen e identifiquen sus propias metas.

INDEPENDENCIA:
Se basa en un fundamento fuerte de confianza y respeto. Los niños que aprenden a tener un control sobre sí mismos y a ser responsables desde que son pequeños, van a estar equipados para enfrentar los retos que se les presenten al ser adultos, además de contar con las herramientas para ser innovadores y pensar creativamente. Los niños realmente independientes son capaces de enfrentar la adversidad, momentos difíciles, aburrimientos y aspectos incontrolables de la vida. Se sienten en control aun cuando a su alrededor hay caos.

COLABORACIÓN:
Significa trabajar juntos como familia, en la clase de la escuela y en el lugar de trabajo. Para los papás significa impulsar a sus hijos a contribuir en discusiones, decisiones, e incluso en la disciplina. En el siglo pasado, el obedecer las reglas fue una de las herramientas más importantes para que los padres tuvieran control sobre sus hijos. En el siglo XXI, la dictadura no funciona más. No debemos decirles a nuestros hijos qué es lo que deben hacer, sino preguntarles por sus ideas y trabajar juntos para encontrar soluciones,

AMABILIDAD:
Es extraño pero real el que tendamos a tratar aquellos que están cerca de nosotros con menos consideración y amabilidad que a los extraños. Papás aman a sus hijos, pero están tan familiarizados con ellos, que consideran a la amabilidad como algo concedido o natural. Y muchas veces no enseñan la amabilidad como un comportamiento hacia todo el mundo. La verdadera amabilidad incluye la gratitud, el perdón, el servicio hacia otros y la conciencia del mundo que nos rodea. Es muy importante enseñar a nuestros hijos que lo más gratificante y excitante es lograr una vida mejor para otra persona.

Te invito a vivir en tu familia la confianza, el respeto, la independencia, la colaboración y la amabilidad, y ten la seguridad de que tus hijos serán hombres y mujeres exitosos, no económicamente hablando, sino aquellos que dejarán huella por donde pasen.

 

Te puede interesar: ¡No se vale solo quejarse!

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.