El periodismo es para servir y construir

“La verdad debe ser difundida, pero la verdad tiene una función de construcción”, aseguró el doctor Francisco Camacho, respecto a la labor de los periodistas.


Ética en el periodismo


Por octava ocasión se celebró el Encuentro docente en comunicación y periodismo, organizado por la Escuela de Periodismo Carlos Septién y el Consejo Nacional para la Enseñanza y la Investigación de las Ciencias de la Comunicación (CONEICC). En el evento, se reunieron diversos docentes para conversar acerca de la calidad, los retos y las nuevas herramientas que han surgido para la enseñanza de la comunicación y el periodismo durante los últimos años.

En compañía de profesores y académicos de diversas universidades, Francisco Camacho Marín, doctor en Derechos Humanos, con formación ética en Estudios de la Comunicación y con una larga carrera en el periodismo, impartió la conferencia “Ética profesional en las escuelas de comunicación en México. El caso de 27 universidades”.

“Hay una sed, todos decimos que algo se debe cambiar, pero el problema es que nadie quiere sentarse a ver qué cambiar”, aseguró el doctor Francisco Camacho, respecto a la preocupación que persiste en cuanto a la ética aplicada al periodismo o a la comunicación, y explicó que ése fue el punto de partida para analizar el método que usan las universidades para enseñar ética a los futuros profesionistas.

Francisco Camacho aseguró que todos tenemos una moral, una serie de normas que rigen el alcance de un bien para la convivencia, mientras que la ética se encarga de revisar si la moral cumple con los principios éticos fundamentales, tales como el respeto a la vida y la defensa de la verdad.

Camacho Marín explicó que los periodistas y comunicadores profesionales deben tener una formación ética general, basada en la honestidad, el apego a la verdad y el respeto a la privacidad. “En periodismo existe una moral, que debe ser revisada continúa e históricamente por la ética”.

Aseguró que la labor del comunicador está en crisis, pues es delgada la línea que diferencia a un periodista o comunicador profesional de cualquier otro miembro de la sociedad, que libremente y sin restricciones puede difundir opiniones o información, aun sin fundamentos y aunque pueda causar un daño a la sociedad.

El doctor Francisco Camacho recalcó que la ética en periodismo y comunicación enfrenta el reto de las nuevas tecnologías; los profesionales deben pensar perfectamente en dos aspectos: la velocidad y el espectro –pues hoy la rapidez con la que algo se difunde es de sólo segundos– y tomar en cuenta a quienes se dirigen y a qué tipo de público le están dando la información.

El doctor explicó que los docentes que consultó acerca de los métodos que utilizan diversas universidades para la formación del ethos profesional aseguraron que se debe poner acento a dicha formación y se debe contextualizar a la ética, tomando en cuenta los retos actuales. Además, recalcó que en la enseñanza del ethos no sólo está implicado el perfil de las universidades y las asignaturas, sino también el enfoque que los docentes dan su cátedra.

Respecto a los profesores, el doctor Camacho explicó que “los maestros deben convertirse en formadores críticos de la realidad que vive el estudiante”, pues un maestro debe hacerle entender a un comunicador o periodista que su profesión es de servicio, no una carrera para ser popular.

Puedes leer: Las universidades deben apostar al desarrollo humano 

Periodismo y comunicación, profesiones para el servicio

“La verdad debe ser difundida, pero la verdad tiene una función de construcción”, aseguró Francisco Camacho, respecto a la labor de muchos periodistas, pues no todas las verdades deben ser dichas si no tienen ninguna construcción y no permiten que se forme una sociedad participativa, donde prevalezca el derecho humano.

“La verdad, al ser constructiva, le permite a quien la recibe, tomar acciones para construir acciones de respeto y convivencia”; sin embargo, Camacho Marín recalcó que la verdad es un tema muy delicado, pues a veces se utiliza como pretexto para la censura, que medios y poderes utilizan como un truco para no “revolver el avispero”.

Francisco Camacho explicó que los profesionistas deben definir sus objetivos, pues si lo único que quiere una persona es ser famosa, su ética se basará en el alcance de un satisfactor, pero si lo que un profesional desea es crear conciencia, debe elegir los sectores, y por ende los medios con los que quiere llegar a ellos. “El estudiante debe elegir la calidad de su desempeño profesional, contra la fama que quiere alcanzar”.

Finalmente, Camacho Marín afirmó que hay preocupación, pero hace falta despertarla. A los jóvenes tocará cambiar las cosas, no de manera individualista, sino pensando en la sociedad.

 

Te puede interesar: Retos de la UNAM 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.