Ayuda responsablemente a los animales

Ellos también cuentan. Aquellos singulares seres vivos peludos que en su primer encuentro con un humano causan alegría, emoción y entusiasmo, semanas o meses después pueden ser objeto de un entorno diferente.


Perros en azoteas o en la calle / Gatos heridos


Algunos los consideran como un miembro más de la familia, para otros es sólo una mascota. No importa la denominación que quieran darle, es un animal de compañía bajo cuidado humano y hacia el que tienen la obligación de brindarle la atención que requiera.

En algunos casos, de hecho en muchos, persisten el descuido y la indiferencia. Es común ver en las calles, principalmente, perros desnutridos, muy lastimados, sucios, enfermos, atados a una cadena, sin algún dueño aparente, etcétera.

Es la irresponsabilidad de algunas personas que optaron por tener una mascota sin pensar en lo que realmente implicaba cuidar a un animal cuyo promedio de vida es de 10 años.

Esto nos lleva al maltrato animal, que es el nombre que se da a la violencia de cualquier tipo que se comete hacia otros seres vivos, y no solamente implica golpear al animal: también si una persona no le proporciona la atención y los cuidados necesarios, está incurriendo en maltrato animal, sólo que las agresiones de este tipo son menos visibles.

Cuando a un animal se le provoca sufrimiento innecesario, es decir, sin ninguna justificación por cuestiones de salud, también entra en la categoría de maltrato animal. Por ejemplo, cuando por estética se mutila alguna parte del cuerpo del animal, como pueden ser las orejas o la cola, que en este último caso es una extensión de la columna vertebral y que tiene una función específica.

También aquellas personas que lucran con animales de compañía, como cuando usan a una hembra para parir una y otra vez camadas de animales y posteriormente venderlas, cometen maltrato.

Asimismo, las actividades que son para goce y disfrute de las personas, como las peleas de gallos o de perros; espectáculos marinos con delfines o focas, son maltrato animal, pues detrás del espectáculo hay sometimiento al dolor para divertir al público.

No sólo las personas físicas cometen violencia contra los animales, también la cometen populares tiendas para mascotas, denuncia la protectora de animales Karla Lucrecia Hernández Chávez, quien expuso que no reciben los cuidados que requieren, viven en condiciones insalubres, sin comida, sin limpieza.

La denuncia no es la solución

A pesar de que hay instancias a las que las personas pueden acudir para denunciar el maltrato animal, es difícil que la denuncia proceda, pues se requiere un cúmulo de evidencias para demostrar que existe violencia contra el animal, e inclusive cuando se cuenta con alguna foto o video, la demanda no siempre procede. “Hay demasiadas trabas”, señaló Hernández Chávez. “

Aunque existen leyes, es un tema que sigue siendo muy poco importante para muchas personas e incluso ridículo que alguien llegue a denunciar a un animal en malas condiciones”, lamentó la protectora de animales. Y es que, a pesar de la existencia de normas que protejan la vida animal, todavía no son tomadas con seriedad ni por las autoridades ni por la sociedad.

Por otro lado, cuando la autoridad responde a la denuncia, el destino para el animal no es el mejor, pues en la mayoría de los casos son sacrificados.

“Ha pasado que si tú, como protector, ves que hago pasa, denuncias y resulta que sí te hacen caso, van y le quitan los animales al maltratador. Si tú no te los quedas, o no les buscas una casa o lo das en adopción, se los llevan y, aunque tú pienses que irán a algún albergue, no es así, los animales terminan sacrificados o en una situación igual o peor”, advierte.

Por ello, Hernández Chávez recomienda que si eres testigo de alguna anomalía contra un animal y realmente quieres ayudar, primero tienes que hablar con los dueños y ofrecerles tu ayuda para encontrar una solución a la situación en la que vive el animalito. En caso de que el propietario ya no pueda –o ya no quiera– hacerse cargo del animal, la opción ideal es brindarle los cuidados que requiere, tales como desparasitación, aplicación de vacunas y esterilización, para darlo posteriormente en adopción a alguna familia o persona responsable, recomienda la protectora de animales.

La intención y la acción son lo que cuenta

Si eres de los que quieren ayudar, pero no es viable para ti la opción de brindar cuidados temporales a una mascota mientras encuentras una persona responsable que se comprometa a hacerse cargo de ella, puedes ayudar de muchas otras formas, todo es cuestión de voluntad.

Por ejemplo, puedes promover el respeto a cualquier manifestación de vida, en casa.

O bien puedes donar alimento o productos de limpieza a los albergues de perros o gatos. En caso de optar por una donación económica, primero asegúrate de que el dinero se destine al fin que quieres aportar. Una forma de identificar si la ayuda es bien utilizada es solicitar al encargado del albergue una visita para constatar las condiciones en las que se encuentran los animales que protegen, recomienda Karla Lucrecia.

Prevención para evitar sufrimiento

La Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial (PAOT) de la Ciudad de México ha emitido una serie de tips para el correcto cuidado de los animales, entre las que destaca la esterilización, una alimentación adecuada a su especie, así como llevar controles veterinarios. Además, recomienda adoptar en vez de comprar, y enseñar a los niños a respetar a los animales.

Asimismo, aconseja no recurrir “nunca, ante ninguna circunstancia”, al abandono, a mantenerlos encerrados, a la práctica de mutilaciones no médicas, a venderlos en la calle, a golpearlos, envenenarlos u ocasionar su muerte de manera intencional.

 

Te puede interesar: Pongamos de moda cuidar el planeta 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.