En el día de los refugiados, nada que celebrar

“En el momento en el que los países entiendan que las fronteras son sólo referencias, seremos un mundo más global y humanizado”, comentó Reynaldo Díaz Oep, refugiado venezolano en México.


Día Mundial de los Refugiados 


El Día Mundial de los Refugiados, conmemorado cada 20 de junio, fue establecido por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en el año 2000 para sensibilizar al mundo acerca de la violencia que miles de personas viven. Pero luego de 19 años celebrando este día, ¿somos conscientes de lo que miles de personas sufren?

Durante su último informe, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) indicó que al finalizar 2018, 70.8 millones de personas se desplazaron de sus hogares por diversos motivos. “Es el doble que hace 20 años”, aseguró el Comisionado. Es la cantidad más alta en 70 años.

De los 70.8 millones de refugiados, 13.6 millones han tenido que movilizarse debido a guerras o violaciones a los derechos humanos, lo que es igual al número de habitantes de Tokio y equivale a 37 mil desplazados por día. “Dos tercios de los desarraigados de sus hogares son desplazados internos, no han salido de su país”, recalcó ACNUR, mientras 2.8 millones de personas solicitaron asilo en otros países.

Te puede interesar: También del clima huyen…

Violencia, guerra y miseria

Global Peace Index (GPI) 2018, estudio elaborado por Institute for Economics and Peace (IEP), analizó la situación de 163 países y concluyó que lamentablemente la paz mundial ha disminuido 2.14% en un periodo de 10 años.

La pérdida económica que la violencia ha dejado al mundo suma 14.3 billones de dólares, mientras que la guerra ha costado 1.04 billones de dólares. GPI aseguró que el reparar los daños de la violencia y promover la paz tiene un costo aproximado de 10 mil millones de dólares, cantidad que representa menos de 1% del costo de la guerra.

En el informe se hizo un listado de los países que viven más en paz y los que carecen de ella. En primer lugar esta Islandia que, con una puntuación de 1.096, es el país más pacífico; le siguen Nueva Zelanda, Austria y Portugal, mientras que el país más violento es Siria, con una puntuación de 3.6, y posteriormente están Afganistan, Sudán e Irak.

Los países más violentos se encuentran en África, sin embargo, Venezuela, México y Colombia son algunos de los países americanos clasificados entre los que tienen menor índice de paz.

Varias naciones que se encuentran entre las más violentos comparten una condición: todas presentan altos índices de pobreza. La ONU aseguró que 60% las personas que viven en países en vías de desarrollo han sido víctimas de la delincuencia y de violencia al menos una vez en los últimos cinco años.

Dejar un país es dejar una historia atrás

Reynaldo Díaz Oep es uno de los 4 millones de venezolanos que han tenido que abandonar su país debido a la difícil situación que vive. Díaz es representante de la Asamblea Venezolana en México y es el enlace entre México y la cabeza hoy más destacada de la oposición: Juan Guaidó, a quien reconoce como su presidente.

Díaz Oep era alcalde del municipio de Hatillo, en Caracas, Venezuela, pero a causa de la persecución política del régimen venezolano, el gobierno de Nicolás Maduro emitió una alerta migratoria que impidió a Reynaldo ingresar a su país desde hace más de un año.

Reynaldo aseguró que su única alternativa fue venir a México y comenzar a trabajar en un ámbito diferente al que el estaba acostumbrado. “Me ha tocado reinventarme… trabajar para mantenerme y desarrollarme como una persona productiva”, indicó Díaz.

“Salir de mi país es sentir un vacío frente a las expectativas y la proyección de futuro que tenía en mi vida”, comentó el venezolano. Subrayó que conforme uno crece se imagina su vida logrando cosas en su país, pero para él y miles de venezolanos, esto no es posible.

Además, Reynaldo forma parte de VeneMex, la Asociación de Venezolanos en México donde, sin dejar sus empleos ni su vida en la sociedad mexicana, trabajan por brindar atención a otros que, como ellos, un día tuvieron que salir de su país.

“Cuando yo vivía allá, la escasez y la necesidad de conseguir alimento era muy común… conseguir medicinas sencillas o carne de cualquier tipo era muy difícil”, afirmó el venezolano. “La situación que vive la gente hoy no tiene comparación, todo ha empeorado”.

Indicó que el bolívar, moneda venezolana, hoy no vale nada debido a la inflación, y aseguró que vivir un día en Venezuela equivale a vivir un mes en cualquier otro país. Aunque México ha recibido con los brazos abiertos a Reynaldo, y él asegura que hay muchas similitudes en aspectos culturales, “no es lo mismo que estar en casa”. Comparó el estar lejos de su hogar con ir de vacaciones, pues “aunque estés en el mejor hotel, con la mejor cama y servicios, no se van a comparar con la cama que está en tu casa y con tu casa”.

Según Díaz Oep, “el mundo debe entender que 90% de las personas que migran no lo hacen por gusto, sino por necesidad”, y eso significa el fracaso de los propios países que no están cumpliendo con la población. “No están brindando la calidad de vida, los servicios y la protección que deberían dar”.

Exhortó a que las naciones implementen mecanismos funcionales para recibir a personas de otros países e integrarlos a una vida social y laboral que les permita mejorar su calidad de vida, siendo productivos con el país que los recibe. Díaz compartió que la mayoría de las personas “salen de sus naciones con el objetivo de trabajar y salir adelante”.

“En el momento en que los países entiendan esto, seremos un mundo global, donde las fronteras solamente serán referencias”, finalizó Reynaldo Díaz, y subrayó que no importa la nacionalidad, al final todos somos seres humanos y personas que tienen como objetivo vivir adecuadamente y de manera digna.

En el Día Mundial de los Refugiados es importante que realmente se haga conciencia y se den soluciones a las migraciones masivas, pues la integridad de miles de personas se ve afectada por la pobreza, la guerra y la violencia que los obligan a salir de sus países.

 

Leer más: Agreden a niños hasta en casa 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.