Foro Horizontes Postaborto ayuda a entender el drama del aborto

El Foro Horizontes evidenció el conflicto del aborto desde tres vertientes: las ciencias sociales, la psicología y lo espiritual.


Foro Horizonte


El Foro Horizontes Postaborto se llevó a cabo el 26 de septiembre en el Museo Soumaya de la Ciudad de México, cumpliendo con el objetivo principal de sensibilizar a la sociedad del drama que las mujeres pasan después de un aborto.

El evento comenzó con un mensaje del arzobispo primado de México, Carlos Aguiar Retes, en el que externó su preocupación por poner en peligro la vida humana, además de asegurar que la Iglesia está para ayudar a la conciencia y no quiere dejar sola a la mujer.

El encargado de la Iglesia en México explicó que por acuerdos mundiales existen 18 derechos humanos universales; los cuales fueron acordados por todos los países desde la década de los cuarenta, para tomarlos como base de una convivencia más armónica.

El arzobispo explicó que entre estos derechos se encuentran el de la vida, un trabajo digno, una vivienda y la comida; sin embargo, también hizo alusión a lo que llamó derechos humanos sectoriales, los cuales sólo benefician a ciertos grupos o sectores como el derecho de los niños, de los adultos y de la mujer.

Por ello, Aguiar Retes aseguró que “no se puede poner a un derecho sectorial que beneficia a un grupo, como el de la mujer y la decisión de su cuerpo, por encima del derecho universal a la vida y la vida de los bebes”.

El Foro Horizontes Postaborto fue diseñado para sensibilizar sobre la preocupación que pasan las mujeres durante un embarazo inesperado, el proceso en la decisión sobre su vida y la del bebe, y finalmente, el verdadero drama que se vive tras un aborto.

En ese sentido el Mario Romo, director nacional de Red Familia, explicó que la decisión de abortar de una mujer es provocada por la constante reproducción de mensajes proaborto que le resuelven de manera inmediata la primera necesidad interna a las mujeres; es decir, cuando una mujer se embaraza inesperadamente, de manera inconsciente pasa por tres urgencias:

1.- La vida termina: es decir que la mujer siente que muere de forma social, personal y profesional, lo que la hace pasar al segundo pensamiento.

2.- Muerte del bebé: piensa en el aborto, como opción para solucionar de forma inmediata su urgencia, a pesar de tener una tercera opción.

3.- Adopción: elección que, según el especialista, es una decisión que sólo el 2% de las mujeres utiliza, porque en realidad no sabe que es lo que pasa con él bebé, mientras que al abortar, contradictoriamente, ya tienen conocimiento de lo que pasó con el bebé.

Mario Romo explica que, entendiendo esas urgencias, el neuromarketing demostró que las asociaciones proaborto y los grupos feministas, atiende la primera urgencia inmediata de la mujer y le hace creer que la vida no se termina si acaba con la del bebé, y hacen campañas y discurso que promueven al aborto como una opción exitosa.

De igual manera, Mario Romo habló sobre el apoyo gubernamental al aborto, el cual se entiende como una salida fácil al problema real, pues, debido al deficiente desarrollo social en el país, es más fácil acabar con la vida del bebé en lugar de que el Estado invierta en garantizar la seguridad social a las personas a través de programas de salud, educación, trabajo, vivienda y alimentación a corto, mediano y largo plazo. En otras palabras, “es más barato para el gobierno gastar 3 mil pesos en una pastilla y orillar a las mujeres a que tomen la decisión de abortar, que atender los problemas”.

Te podría interesar: Opciones por la vida, el aborto no lo es //www.yoinfluyo.com/mexico/215-vida-y-familia/7186-opciones-por-la-vida-el-aborto-no-lo-es

Durante el foro, hubo una mesa de diálogo con tres personajes que profesan una fe distinta; el sacerdote Humberto Pro, el rabino Abraham Tobal, de la Comunidad Monte Sinaí, y la cristiana Pamela Lelli, terapeuta en el Instituto para Rehabilitar a la Mujer y a la Familia A.C. (IRMA).

Durante la mesa de diálogo, los participantes estuvieron de acuerdo en que la principal tarea es defender la vida, por la simple razón que Dios la da y por ello, es importante que trabajen en conjunto para defenderla, además de reconocer los errores que han tenido en combatir el aborto; “no somos lo suficientemente proactivos en el tema” aseguró el padre Humberto Pro.

Por su parte, Pamela Lelli explicó que “los evangélicos no estamos muy preparados en este tema, no es que no pase, es que no se habla”.

Mientras que el rabino Abraham aseguró que “ningún ser humano puede tomar el papel de Dios, nadie puede juzgar ni hacer acciones que sólo a Dios le toca decidir”.

En el evento también participó Maricarmen Alva, presidenta fundadora IRMA, institución que se encarga de dar terapia a las mujeres que pasaron por el proceso traumático del aborto, el cual les impide desarrollarse de manera adecuada en la vida.

Durante su participación, Maricarmen Alva aseguró que dicho proceso no es fácil porque muchas veces, las mujeres no quieren reconocer sus debilidades y darse cuenta que muere una parte de ellas; por ello, el miedo no les ayuda a entender la realidad.

Maricarmen Alva explicó que en IRMA atienden a las mujeres que se han hecho un aborto para que puedan sobrellevar y superar el trauma, en diferentes procesos:

1.- conocer el problema,

2.- reconocer que se tiene el problema,

3.- aceptar que cometieron un error,

4.- revelar su error,

5.- arrepentirse,

6.- pedir perdón y reparar el daño.

El cierre de la participación de los panelistas del Foro Horizontes Postaborto, estuvo a cargo del doctor José Alberto Castilla Barajas, médico, maestro en Bioética y experto en liderazgo.

En su participación, aseguró que actualmente ya no basta con decir simplemente que una persona es provida, ahora se tiene que actuar, se tiene que defender lo que creemos “el ser pasivo no representa lo que pensamos, porque si somos pasivos no estamos siendo coherentes con el pensamiento de hacer algo por la vida”.

El especialista en Bioética explicó que a los jóvenes se les vende la idea de que existe el “sexo seguro” con los métodos anticonceptivos, sin embargo, ninguno es 100% seguro, por ello “cuando ese anticonceptivo falló, los jóvenes se convencen diciendo que no fallaron ellos, falló el método de protección”, para justificarse.

Además de asegurar que los anticonceptivos se vende una idea de “prevenir”, dando este concepto con una carga negativa, por ende, los jóvenes entienden que la fertilidad es mala porque si da frutos entonces ellos estarán en el peor escenario.

José Castilla Barajas dijo que somos afortunados de existir y, por tanto, tenemos que actuar a favor la vida. Afirmó que desde el punto de vista científico la probabilidad que tiene un espermatozoide y un óvulo específicos para gestar una vida humana es mínima; porque los hombres producen diariamente entre 200 y 300 millones de espermatozoides mientras que las mujeres cuentan con 2 millones de óvulos cuando aún están en el útero de sus madres. Sin embargo, para el primer periodo menstrual cuentan con 300 y 500 mil y a partir de ese momento van perdiendo por lo menos uno cada menstruación. Por ello, cada ser humano es fruto de esa mínima probabilidad de que existiéramos tal como somos. Por eso, Castilla Barajas considera que si ya existimos de manera tan fortuita podemos hacer algo por la vida.

El Foro Horizontes Postaborto fue un evento organizado por la Arquidiócesis Primada de México y la presidenta de IRMA, Maricarmen Alva, donde se cumplió el objetivo de sensibilizar a la sociedad sobre el trauma que viven las mujeres que se practican un aborto, haciendo un análisis desde el punto de vista, científico, social y religioso.

 

Te puede interesar: Aprobación del aborto en Oaxaca es ilegal 

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.