Ahoga a Chihuahua la falta de agua

El 24 de octubre vence el plazo para que México cubra el adeudo de agua con EU de acuerdo al tratado de 1944, sin embargo, hay posibilidad de alargar el plazo, falta que el presidente mexicano quiera.


Sin agua


Una sequía atípica, el manejo inadecuado de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y la pretensión del gobierno federal de vaciar las presas La Boquilla y Las Vírgenes bajo el argumento de completar el pago a Estados Unidos del Tratado Internacional de 1944, son los principales factores que amenazan con dejar sin agua a la región centro sur de Chihuahua para el ciclo 2021 lo que ocasionaría un grave daño ecológico además de afectar a la población que vive de la actividad agrícola.

Encontrar soluciones a esta problemática requiere de la apertura del presidente Andrés Manuel López Obrador para conocer las propuestas de quienes viven en la zona, del gobierno estatal y especialistas y con base en ello tomar la mejor decisión para cumplir con el tratado que México mantiene con su vecino del norte al tiempo garantizar que en el próximo ciclo agrícola (en 2021), los agricultores de la región no se queden sin agua.

Este que parecería el camino lógico a seguir, no lo ha sido para el jefe del Ejecutivo quien no ha recibido ni respondido a los ejidatarios ni al mismo gobernador chihuahuense Javier Corral Jurado, y peor aún ha dado un matiz electoral a lo que ya se ha convertido en un conflicto social y político que cada día crece más y ha cobrado la vida de una mujer a manos de elementos de la Guardia Nacional (GN) que desde enero resguardan presas en la entidad.

El marco de referencia para entender lo que sucede en Chihuahua es el Tratado sobre Distribución de las Aguas Internacionales de 1944 (http://www.cila.gob.mx/tyc/1944.pdf) a través del cual México y Estados Unidos convinieron aprovechar el vital líquido de los ríos Bravo y Colorado. De acuerdo con lo estipulado, desde hace 75 años la Unión Americana surte a México de mil 850 millones de metros cúbicos de agua cada año proveniente del río Colorado, en tanto que cada cinco años México entrega a Estados Unidos 432 millones de milímetros cúbicos de agua proveniente del río Bravo.

En la zona centro sur de la entidad se ubican las tres principales presas Francisco I. Madero, conocida también como “Las Vírgenes”; la presa ingeniero Luis L. León, llamada “El Granero”, y “La Boquilla” o Lago Toronto. Las dos primeras fueron construidas después del tratado internacional de 1944.

En el estado de Chihuahua se ubican ocho Distritos de Riego (DR), en la zona centro-sur se ubica el DR 005 Delicias, que tiene ocho mil 107 usuarios, su volumen de agua total es de 884 millones 856 mil 78 metros cúbicos. La presa La Boquilla es la que tiene la mayor capacidad de almacenamiento en el estado y su principal uso es para riego y generación eléctrica.

En el Plan Estatal Hídrico 2040 de Chihuahua se desataca que datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) indican que en dicho estado existen mil 400 empresas agro-industriales de las cuales 91.8 por ciento de las empresas son micros, 6.6 por ciento pequeñas, 0.8 por ciento medianas y el restante 0.8 por ciento grandes empresas, por lo tanto mil 285 unidades, son microempresas, lo que traducido a cantidad de empleos totales, estas microempresas estarían generando 23 mil 317 empleos de los 25 mil 400 que se estiman en toda la agro-industria alimentaria, lo que muestra que la empresa social, es el gran pilar de la generación de empleos en la agro-industria local.

Fecha fatal, futuro incierto

El 24 de octubre es la fecha límite para que México aporte a Estados Unidos el agua correspondiente a lo estipulado en el tratado de 1944 y nuestro país mantiene un rezago de aproximadamente 85 por ciento del equivalente a un año, por lo que es urgente que el gobierno federal busque alternativas viables sin que ellas signifiquen descuidar a los consumidores nacionales.

Para Raymundo Soto sí existe manera de detener el conflicto. En conversación con YoInfluyo.com el ejidatario y expresidente del módulo de riego 8 de Delicias, dijo que si al llegar al final del quinquenio que se cumple el 24 de octubre hay algún faltante, en ese momento se sientan ambas partes (México y EU) y se ponen de acuerdo en cómo compensar en el siguiente ciclo de alguna otra manera ese faltante.

“Esto se ha hecho en otras ocasiones, vamos en el ciclo 35 y en 75 años deberíamos de llevar 15 ciclos y llevamos 35, hemos pagado mucho más de lo que nos corresponde”, destacó.

Para Raymundo Soto existe la sospecha de que “hay algo oculto porque el agua que se está extrayendo de Chihuahua no se está abonando a EU, se está quedando en Tamaulipas y en Nuevo León. Se ha de haber dispuesto de agua que no había y ahorita ya le echan la culpa al tratado, pudo haber sido algún mal manejo inadecuado de Conagua de las grandes presas y de los volúmenes, y se les hizo la ‘baraja de reyes’, y ahorita no les queda de otra más que disponer del agua de Chihuahua y haciéndonos un daño tremendo, algo que no se había hecho en 75 años, es una situación que perfectamente se puede resolver”.

El ejidatario destacó que apenas en estos días empezó a llover, pero que la temporada pluvial durará otros 15 días por lo que se ven los ríos y los arroyos se ven llenos pero al tener abiertas las válvulas de las presas así como está llegando el agua, así se está yendo, “si nos quitaron el agua cuando no llovía pues ahora que nos llueve con mayor ganas nos van a querer seguir quitando el agua”, subrayó.

Raymundo Soto dijo que los ejidatarios que se oponen a que se vacíe la presa de La Boquilla están en lo correcto técnicamente y legalmente. Señaló que al hacerlo se está cometiendo una equivocación, en 75 años esto nunca había sucedido y no hay necesidad de hacerlo y advirtió que “esto puede sentar un precedente y este es un error histórico que se está cometiendo, esto puede sentar este precedente que nos genere daños por muchos años”.

Finalmente, indicó que en la región centro sur de Chihuahua la actividad económica de la que depende entre el 80 y 85 por ciento de la población es la agrícola, alrededor de 410 mil personas y entre 25 a 30 mil familias y que al verse afectada la agricultura se calcula una disminución de ingresos de 30 mil millones de pesos.

Ni los ve, ni los oye

El gobernador de Chihuahua, Javier Corral, constantemente se ha referido a este tema al que aseguró “nadie quiere arriesgar a una tensión innecesaria con EU”, sin embargo ha sido enfático en señalar que si no llueve en la entidad no hay manera de que pueda hacerse de agua para pagarla, por lo que ha insistido a López Obrador entablar conversaciones entre los diversos actores de la entidad con el presidente y la Conagua a fin de encontrar soluciones a esta situación, ya que de no hacerlo se agravará aún más.

En la conferencia de prensa que el mandatario estatal llevó a cabo el 10 de septiembre, mostró un documento elaborado por ejidatarios que concesionan agua de las presas La Boquilla, Las Vírgenes y El Granero y que a través de su conducto pidieron le fuera entregado a las autoridades federales, lo cual hizo en una reunión que sostuvo el 27 de agosto con representantes de la Conagua, la Secretaría de Relaciones Exteriores y la Secretaría de Seguridad Pública en la que los mismos productores proponen una extracción de 100 millones de metros cúbicos para pagar la deuda que se tiene con EU.

A la fecha Corral Jurado no ha recibido respuesta ni de esta propuesta ni tampoco han sido contestados sus mensajes y solicitudes de reunión con López Obrador.

Asimismo, destacó que resulta innecesario sacar el agua de la presa La Boquilla para pagar el tratado, ya que ese escurrimiento llegaría sólo a la presa El Granero, la cual habría que llenar con 200 millones de metros cúbicos para enviar el agua hacia EU, lo cual es prácticamente imposible porque ya no hay agua en Chihuahua.

El gobernador chihuahuense afirmó que lo peor que puede estar pasando en este momento es que estén sacando agua de La Boquilla para el pago del tratado y la están lanzando por el río ya que se está perdiendo, sólo en su trayecto de La Boquilla a El Granero 20 por ciento de esa agua, mientras que de El Granero a la confluencia de Ojinaga con el río Bravo se desperdicia otro 12 por ciento y de ahí a que llega a la presa de La Amistad hay otra pérdida del 20 por ciento, lo que en términos reales significa una pérdida de 52 por ciento del líquido por esa extracción.

Asimismo, destacó que ha sido su gobierno el que ha denunciado ante la Conagua el robo del vital líquido, conocido popularmente como “aguachicoleo”, ya que ha encontrado superficies que han extendido de manera irregular la zona de riego afectando a los ejidatarios que pagan por el agua. A pesar de ello, aseguró, que las autoridades federales correspondientes (la Conagua) no ha tomado cartas en el asunto.

Con peritas y manzanitas

El presidente López ha sostenido que México debe cumplir con el tratado y que los agricultores no deben temer porque sí hay agua. En contraparte, los agricultores de la región, así como el gobierno estatal, afirman que efectivamente hay agua, pero sólo para el periodo 2020 que está por concluir, pero no así para el ciclo 2021 en el cual de abrirse las compuertas de La Boquilla y Las Vírgenes quedarán secas.

Entre los opositores a que se utilice por ahora el agua de La Boquilla y Las Vírgenes han explicado cómo afectaría la sustracción del vital líquido tal y como lo está haciendo el gobierno federal. En una publicación de @ChihPorElAgua, se explica lo que está almacenado en cada una de las tres presas con lo que la Conagua pretende pagar el agua a EU y el cálculo de cómo quedaría la capacidad de las mismas para terminar el presente ciclo agrícola, así como para el siguiente ciclo.

La Comisión Internacional de Límites desde el 24 de febrero de 2016 emitió un comunicado https://mx.usembassy.gov/mexico-pays-rio-grande-water-debt-in-full/ en el que se afirma que “México pagó íntegramente la deuda del agua del río Bravo”, por lo que la deuda se había acumulado en el transcurso del ciclo de suministro de agua de cinco años que terminó el 24 de octubre de 2015 quedó saldada.

En ese mismo documento se destaca de manera textual que “las deudas de agua pueden ser a veces inevitables, pero todos los propietarios de agua a lo largo de nuestra frontera común deben tener notificaciones anuales de cuánta agua pueden esperar recibir el próximo año para poder planificar en consecuencia”.

De esta manera se deja en claro que no existe motivo de conflicto por un atraso en el cumplimiento del pago de agua hacia EU. Además, este es el argumento presentado por la misma Comisión Internacional de Límites que dan margen de negociación al gobierno mexicano para extender el plazo sin afecta a los productores nacionales.

¿Qué hay de fondo?

Mientras el nivel de agua desciende alarmantemente y el ánimo se exacerba entre los agricultores de quienes sus cosechas dependen del suministro de agua de las presas de La Boquilla, Las Vírgenes y El Granero.

Muchos buscan resolver legítimamente por la vía del diálogo con autoridades y representantes populares esta situación, otros han politizado el problema con fines electorales, frente a lo cual el mismo gobernador Javier Corral pidió a los ejidatarios no caer en provocaciones y desligarse de intereses políticos con los que pudieran ser manipulados.

En el lanzamiento del movimiento de la Defensa Nacional del Agua (DNA) que se realizó el domingo 20 de septiembre en una manifestación a la que acudieron cerca de 10 mil personas, una de las oradoras fue la periodista Beatriz Pagés quien consideró que el presidente está buscando “provocar una guerra hídrica entre Chihuahua, Tamaulipas, Coahuila y Nuevo León, integrantes de la ‘Alianza Federalista’, un frente común que se opone al centralismo exacerbado de López Obrador con la intención de dividirlos y con propósitos político electorales.

"Los gobernadores de estas entidades no sólo deben evitar entrar al juego del presidente, sino sentarse a pactar un acuerdo que favorezca a todas las entidades. Chihuahua forma parte de un plan mal oliente que pretende incendiar al país para que Nerón, el causante de las llamas, pueda imponer, sobre el desastre el triunfo de su partido en el 2021".

Otra hipótesis la ha manejado el abogado Ignacio Gómez-Palacio quien representó hace algunos años representó a México frente a una demanda de agricultores texanos quienes alegaban daños por más de 800 millones de dólares ya que argüían haber sufrido daños a causa de que no se había entregado por la parte mexicana el agua del ciclo de 2005.

Gómez-Palacio en una colaboración publicada por el periódico El Horizonte, señaló que "en el pasado México ha incumplido con sus obligaciones de entrega de agua, las que han sido tratadas como 'adeudos' que posteriormente han sido cubiertos, sin que se hayan reportado mayores consecuencias".

El experto internacionalista especializado en inversión extranjera considera que en esta ocasión el factor de las elecciones norteamericanas también está influyendo.

"La cercanía de los comicios presidenciales en EUA, en los que el presidente Trump lucha por contar con los 38 votos electorales de Texas, el segundo Estado de la Unión que más aporta, sólo aventajado por California (55). Los agricultores y ganaderos tejanos agradecidos y sus familias pueden ser la gota que Trump necesita para ganar los 270 votos electorales requeridos para ser electo. Texas representa el 14 por ciento de los votos electorales que Trump requiere".


Te puede interesar: Las inundaciones en CDMX se deben a un sistema de drenaje deficiente 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.