Diferencia entre éxito y fracaso

Seguramente has escuchado este pensamiento: “Un viaje de mil millas empieza con el primer paso”. Cualquier gran proyecto se compone de pequeños logros diarios que, uno tras otro, marcan la diferencia entre el éxito y el fracaso.

Cometemos el error de iniciar corriendo hacia nuestro objetivo, para después abandonarlo al primer contratiempo, o incluso sin que haya ninguno. El mantenernos motivados a lo largo del tiempo es un gran reto para aquellos que quieren alcanzar una meta.

Acostumbrados a la inmediatez, el solo hecho de que los resultados se hagan esperar contribuye al abandono.  Queremos que todo sea rápido y con poco esfuerzo.

¿Cuántos libros se dejan de escribir a las pocas páginas? ¿Cuántas clases de universidad, cursos online, suscripciones a gimnasios están llenas en los meses de enero y septiembre, y después empiezan a vaciarse?

En la filosofía de un paso firme cada día, resistir es ganar. Aquel que mantiene su objetivo y va sumando un pequeño esfuerzo diario, incluso los días que invitan a no hacer nada, conseguirá casi todo lo que se proponga.

Esto no quiere decir que no encontraremos obstáculos.  Te menciono algunos de ellos:

  • Pereza: tienen numerosas causas, entre ellas la ausencia de novedad, cuando ya hemos demostrado que somos capaces de empezar. Cuidado con la falta de sueño y una alimentación pesada, ya que pueden influir a que tus propósitos no se cumplan por la flojera de seguirlos.
  • Dispersión: la sobredosis de estímulos, muy especialmente a través de las redes sociales, es algo que acaba destrozando los planes más firmes. Estas plataformas nos distraen muchísimo, y agota nuestra capacidad de atención al estar moviéndonos de una red a otra.
  • Dudas: cuando empezamos a preguntarnos si hemos tomado el camino correcto o si no habrá otro mejor, nuestro paso se vuelve más lento y pesado. Se vale dudar, e incluso cambiar de camino, pero una vez que ya decidiste hacer algo, no lo dudes y sigue adelante.
  • Temperamento emocional: nos dejamos llevar por nuestras emociones y fácilmente abandonamos lo emprendido.
  • Perseverancia: es la virtud que nos permitirá seguir avanzando a pesar de los obstáculos a los que nos enfrentemos. Para lograrlo tienen que unirse dos factores muy importantes: el primero de ello es tener muy claro mi ideal: hacia donde quiero llegar, y el segundo es seguir caminando día a día para lograrlo.

Podemos tener grandes ideales y nunca lograrlos, o bien caer en un activismo, de ir por la vida sin objetivos claros.

Comparto contigo algunos pensamientos que pueden ayudarte para saber la diferencia entre el éxito y el fracaso:

  • Proyecta lo difícil partiendo de donde aún es fácil
  • Realiza lo grande partiendo de donde aún es pequeño.
  • Todo lo difícil comienza siempre fácil.

Todo lo grande comienza siempre pequeño.

Te puede interesar: ¿Cómo dar una buena imagen personal en el trabajo?

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Facebook: Yo Influyo

comentarios@yoinfluyo.com

¡Califica este contenido!

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 3

No hay votos hasta ahora! Sea el primero en calificar esta publicación.

Compartir

Lo más visto

También te puede interesar

No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Newsletter

Suscríbase a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.