Dr. Mayagoitia honorable mexicano

Cada persona nacemos con la misma naturaleza humana y unas potencialidades para desarrollar a lo largo de la vida. Aplicamos nuestra libre voluntad para aprovechar las influencias externas, como son la educación y ejemplos de familia, la educación escolarizada y muchas otras recibidas de la sociedad y de la iglesia.

Cuando hice mis prácticas de química en el Laboratorio de la Cervecería Modelo, conocí a estudiantes de variadas instituciones. Uno fue un joven que estaba terminando sus estudios, como yo. Me llamó la atención por su seriedad, dedicación y honestidad en sus encargos. Era alumno del Instituto Politécnico Nacional. Lo recordé a propósito del homenaje al Dr. Mayagoitia. Indudablemente es un ejemplo del modo de concretar sus potencialidades y nos sirve de ejemplo y orgullo.

El día 20 de enero el Instituto Politécnico Nacional rindió un homenaje al Dr. Héctor Mayagoitia Domínguez por su cumpleaños número 100. En el 85 Aniversario de la creación del IPN, también le organizan un homenaje, en esa ocasión en línea. En ambos casos las autoridades máximas y la comunidad de esa Casa de estudios le expresan su respeto, admiración y aprecio. Y no es para menos, se honran con la trayectoria de ese alumno, profesor y directivo de esa institución. Resaltan sus iniciativas, especialmente en el cuidado del medioambiente y en el desarrollo sustentable.

Nace en Victoria de Durango el 7 de enero de 1923. Sus padres Luis Alfonso Mayagoitia Alba y Guadalupe Domínguez Pulido. En Gómez Palacio realiza sus estudios primarios de 1930 a 1936, sigue sus estudios en Lerdo de 1937 a 1939. Se traslada al Distrito Federal a cursar la Preparatoria de 1940 a 1941. En 1942 ingresa a la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas del Instituto Politécnico Nacional, su “alma mater”. Egresa en 1946 como Químico Bacteriólogo y Parasitólogo. Estudió química de suelos en la Universidad de Rogers en Estados Unidos.

Regresa al IPN en 1949 como profesor de Ciencias químicas y biológicas. También forma parte del cuerpo docente de otras instituciones educativas hasta 1964. Todo ello lo combina con investigación en el área de ecología y medioambiente. Así desarrolla una gran carrera como docente e investigador. Inicia labores en la administración pública y en la política. Funda el Departamento de Química de suelos. Hace especial énfasis en el desarrollo sustentable del país tanto de los ecosistemas como de la sociedad.

Fue Gobernador del Estado de Durango de 1974 a 1979. Director General del Instituto Politécnico Nacional entre 1979 y 1982. Director General del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología de 1983 a 1988. Senador de la República por el Estado de Durango, Presidente del Instituto Mexicano de Recursos Naturales Renovables, Presidente de la Sociedad Mexicana de Historia Natural,  Subsecretario de Educación Media Técnica y Superior en la Secretaría de Educación Pública, Director de Educación ambiental y Director del Centro de Educación ambiental Héctor Guarda de la Secretaría del Medio Ambiente en el  antes Gobierno del Distrito Federal, Comisario del Centro Regional de Ciudad Bíblica por parte de la UNESCO.

Especial énfasis puso en el área de la Ecología, concretamente en el medioambiente y el desarrollo sustentable.

Ha tenido múltiples distinciones y reconocimientos: Presea al Mérito Lázaro Cárdenas por el Instituto Politécnico Nacional, Doctor Honoris Causa por el Colegio de Posgraduados, Presea Valentín Gómez Farías por la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, Reconocimiento a la conservación de la Naturaleza 2003 y Reconocimiento Especial al Mérito Ecológico 2013 por la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales, Reconocimiento por la reserva de la biósfera Juchipila y Mapimí, y desde 2016 la Cátedra Patrimonial  del Medio Ambiente del Instituto Politécnico Nacional lleva su nombre. Responsable de la fundación politécnica para la sustentabilidad del Instituto Politécnico Nacional donde se promueve acciones académicas de gestión civil y fortalecimiento de una cultura nacional sustentable dentro de la institución y en su ámbito de influencia en la sociedad mexicana poniendo muy en alto el lema del IPN: “La técnica al servicio de la Patria”.

El evento del pasado día 20 inicia a las 18.25 horas cuando ingresan al Auditorio “Ing. Alejo Peralta” el homenajeado con su esposa y los integrantes de la Mesa del presídium. El Auditorio completamente lleno era otra manifestación de la cohesión institucional y del aprecio por la persona del Dr. Mayagoitia.

Después de presentar al público los integrantes de presídium amenizaron el evento con una pieza corta para violín y piano de Piazzolla. Luego el Presidente del Decanato del IPN Modesto Cárdenas García mencionó los documentos en su acervo que hacen posible recrear el pasado para apoyar la investigación y mantener la memoria histórica del IPN. Menciona que el Dr. Mayagoitia ha ayudado a la conservación de documentos y a elegir temas para la investigación. También en momentos críticos han propuesto leyes para conservar los valores de la institución.

Presentan un video con los rasgos sobresalientes de la vida del Dr. Héctor Mayagoitia. Y ofrecen otra pieza de Piazzolla.

Toma la palabra el homenajeado, visiblemente agradecido y, con orden y lucidez, hace un repaso de los acontecimientos que ha vivido, no sin antes agradecer especialmente las atenciones y el apoyo que le ha brindado su esposa la Dra. Arminda Soria de Mayagoitia. Reconoce que sin ella no habría alcanzado los mismos resultados.

Deja ver su interés por el cuidado del medioambiente, y del aprovechamiento y conservación de los recursos naturales y sociales.

Luego toma la palabra el Director General del IPN Ingeniero Arturo Reyes Sandoval quien principalmente agradece las buenas decisiones y alianzas propiciadas por el Doctor Mayagoitia y por su empeño para resolver las brechas generacionales.

Siguen unas palabras del Secretario General y otras autoridades y terminan con la porra del Instituto.

Invitan a un brindis de honor en el Jardín del Arte.

De todas las lecciones que nos deja con su trayectoria, quiero resaltar la de su capacidad para señalar la importancia del medioambiente en todas sus manifestaciones y llevar a cabo una enseñanza que nos capacite para cuidarlo. No hay desarrollo sin educación.

Te puede interesar: Una familia apellidada Ratzinger

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Facebook: Yo Influyo

comentarios@yoinfluyo.com

¡Califica este contenido!

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 3

No hay votos hasta ahora! Sea el primero en calificar esta publicación.

Compartir

Lo más visto

También te puede interesar

No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Newsletter

Suscríbase a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.