Vacuna, prudencia y agradecimiento

Lo cierto es que este virus llegó para quedarse y las medidas de higiene tampoco son transitorias porque seguramente la inmunidad no será duradera.


Prudencia y agradecimiento


La actitud óptima de quienes esperamos la vacuna protectora de COVID-19 es la del agradecimiento amplio y profundo.

Agradecimiento amplio porque, aunque lo primero es pensar en los científicos, también hemos de incluir a otros trabajadores no menos importantes. Los técnicos que diseñan los envases; los distribuidores a quienes compete seguir las indicaciones de los científicos para mantener las condiciones del buen estado del producto: temperatura, humedad, caducidad, etcétera.

Agradecimiento profundo porque esos trabajadores practican con especial esmero su responsabilidad y su moralidad al servicio de los imprescindibles requisitos para mantener la salud de las personas. Sea quien sea el usuario depende totalmente de la honestidad de los trabajadores.

También agradecimiento a los voluntarios en quienes se experimentan las pruebas iniciales y hacen posible ser la generación que vive los pasos de un nuevo descubrimiento y enlaza con los anteriores. Aquí va el elenco: la adopción de la primera vacuna fue en el año de 1796 para la viruela. En el siglo XIX, en1879, la vacuna para la diarrea intestinal grave; en1881 para el ántrax; en 1882 para la rabia; en 1884 para el cólera; en 1890 para el tétanos; en 1890 para la difteria; en 1897 para la peste.

En el siglo pasado: en 1926 para tos ferina; en 1927 para la tuberculosis; en 1937 para la fiebre amarilla; en 1937 para el tifus; en 1945 para la gripe; en 1952 para la poliomielitis; en 1954 para la encefalitis japonesa; en 1962 la vacuna oral para la poliomielitis; en 1964 para el sarampión; en 1967 para las paperas; en 1970 para la rubéola; en 1974 para la varicela; en 1977 para la neumonía (Streptococcus pneumoniae); en 1978 para la meningitis (Neisseria meningitidis); en 1981 para la hepatitis B; en 1985 la haemophilus influenzae tipo B (HiB); en 1992 para la hepatitis A; en 1998 para la enfermedad de Lyme.

En este siglo, en 2005 para el virus del papiloma humano, principal factor de riesgo del cáncer cervical; en 2008 para prevenir la adicción a la heroína y a la cocaína, aunque se sigue investigando para asegurar su efectividad. En 2009 para la gripe A (H1N1) y aún no se determina la efectividad de la vacuna contra la hepatitis C.

El asunto de la prudencia se empieza a perfilar al darnos cuenta de datos que tardan en llegar. Como sucede con la hepatitis C. Pero hay mucho más sobre la prudencia porque no podemos asegurar todo sobre las vacunas si estamos todavía en etapa experimental. Faltan resultados y hay varias vacunas, no sabemos cuál es mejor.

El día 12 de este mes llegaron a México 7 mil unidades de la vacuna de la firma china CanSino Biologics para aplicarse de inmediato. Para probarla hay 15 mil voluntarios y se hará en diversos estados de la República.

La vacuna de la farmacéutica estadounidense Pfizer asegura su eficacia en un 90 por ciento contra COVID-19. Planean traerla a México en diciembre aunque tal vez no se pueda porque se necesita mantenerla a 70 grados centígrados bajo cero y sólo cinco días antes de su uso se puede descongelar. Ahora la están probando en humanos. No se sabe cuánta protección ofrece, a quién y durante cuánto tiempo.

Rusia anunció que su vacuna Sputnik V, tiene una eficacia del 92 por ciento, y la aplicarán en ese país de forma masiva en pocas semanas más. La investigación se hizo en 16 mil voluntarios. Han aparecido efectos secundarios esperados. También se lleva a cabo el experimento en personas mayores.

En el Reino Unido hay personas que se infectarán deliberadamente con coronavirus para comprobar su vacuna AstraZeneca.

A principios del mes de noviembre Israel comenzó los ensayos de su vacuna BriLife en humanos. Después, durante tres semanas, los investigadores probarán si los voluntarios vacunados desarrollaron anticuerpos. En diciembre, harán pruebas de seguridad en 960 voluntarios. Seis meses después probarán la eficacia de la vacuna en aproximadamente 30 mil voluntarios.

Como vemos, los procedimientos de los científicos también varían, por ejemplo, la vacuna BioNTech de Alemania, consiste en instrucciones moleculares. Pero, la creación de una vacuna lleva varios años, primero se prueba en adultos y luego en niños y ancianos. También han de transcurrir varios años para comprobar sus efectos y, más adelante es necesaria la regulación adecuada.

La prudencia en estas circunstancias la hemos de manifestar en frenar todo tipo de comentarios no fundamentados. Es necesario esperar, las críticas o los comentarios negativos solamente deterioran el psiquismo y fomentan la desinformación y el malestar social.

La vacuna se espera como el medio para inmunizarnos y así recuperar la movilidad segura. De todos modos, aún hay muchas incógnitas ante la posibilidad de que el virus mute; o la manera de proteger a personas con evidente vulnerabilidad por edad, sobrepeso o afecciones pulmonares; la periodicidad para volverse a vacunar; si impide el contagio de personas enfermas pero asintomáticas. Y todos los efectos secundarios que ahora se desconocen e irán apareciendo en lapsos de tiempo también desconocidos.

Lo cierto es que este virus llegó para quedarse y las medidas de higiene tampoco son transitorias porque seguramente la inmunidad no será duradera.

Las personas que se presten a la experimentación también deben ser muy prudentes para tomar la decisión que garantice mayoría de efectos positivos frente a los negativos que seguramente aparecerán.

Tanto los investigadores como quienes se presten a las pruebas han de saber que las personas no son material de laboratorio. Libremente se ofrecen para el beneficio propio y el de los demás, y el trato durante el proceso tiene que realizarse con la delicadeza adecuada a la dignidad humana.


Te puede interesar: Vacuna y esperanza

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.