Imprimir esta página

No revises tu WhatsApp al amanecer

Es una magnífica práctica apagar los avisos de todos los sistemas y aplicaciones de tu teléfono inteligente, tableta y computadora personal.



El acto es mecánico para muchos. Una tentación abrumadora para otros. Una forma de subsanar la incómoda sensación de haberse perdido de algo.

Miles amanecen y lo primero que hacen es revisar su WhatsApp o, para efectos equivalentes, su correo electrónico. Responden de inmediato lo que juzgan pertinente o se quedan pensando en los asuntos que la casuística de los envíos ha puesto frente a sí. Su atención más fresca la ponen al servicio de las prioridades de alguien más.

En su definición más simple, atención es la aplicación voluntaria y sostenida de la actividad mental y de todos tus sentidos en un determinado asunto. Es un proceso conductual, temporal e intencionado que –en el mejor de los casos – busca un determinado resultado.

¿Por qué no deberíamos revisar nuestro sistema de mensajería como primera actividad de cada mañana? Aquí tres razones para la reflexión directiva:

1) Revisar mensajes por impulso es intrínsecamente reactivo. - Salvo asuntos que requieran atención proactiva en función de prioridades circunstanciales, gravitar alrededor de los mensajes o solicitudes de terceros es empoderar la agenda de los emisores, no la propia.

Es tan fácil acabar siendo succionado al “tener” que consumir o responder textos de toda índole en distintos sistemas de comunicación digital, que resulta central acostumbrarse a filtrar lo valioso e importante por encima de lo inercial.

2) Priorizar implica desarrollar atención selectiva. - Y es que cuando todo es prioridad, nada es prioridad.

La dinámica de atención de asuntos, la revisión concentrada de reportes, documentos o proyectos obliga a enfocar el 100 por ciento de la concentración en eso que resulta relevante en tu contexto específico del día o la semana. Posponer lo que más agrega valor por actividades tan misceláneas como desordenadas, es una de las mejores formas de procrastinar el alto desempeño.

3) Hay que evitar los distractores intermitentes. - No importa si son tecnológicos o analógicos, muchos de los sistemas de comunicación que nos rodean (de reporte, noticiosos o de esparcimiento) están diseñados para captar o disponer de nuestra atención sin consulta previa.

Resulta tan indispensable construir momentos de reflexión, de pensamiento y de silencio constructivo, como aprender a aislarse de los entornos multipantallas o llenos de avisos no solicitados de temas intrascendentes.

El WhatsApp y el correo electrónico son dos mecanismos de comunicación que, bien utilizados, resultan fundamentales para el buen actuar profesional. Pero hay que parametrizarlos o ajustarlos para que respondan a nuestra estructura de intereses, a nuestros ciclos de concentración y energía (diurnos o nocturnos) y, por supuesto, a nuestra disposición óptima de tiempo para accionar a lo que requiere ser meditado, creado, analizado o respondido.

Es una magnífica práctica apagar los avisos de todos los sistemas y aplicaciones de tu teléfono inteligente, tableta y computadora personal. Dejar de recibir ‘globitos’ o soniditos cada vez que un humano o un algoritmo decide enviarte un mensaje o correo, ayuda a que tu mente se mantenga en un mismo punto focal mientras tú así elijas hacerlo.

Lejos de estar revisando inercialmente mensajes, hay que aprender a asignar las unidades de energía más frescas de tu día a los temas más productivos en tu esquema de responsabilidades o prioridades. Y es que, en la vida como en los negocios, los resultados se producen donde pones tu real y sostenida atención.


Te puede interesar: El abuso de la palabra urgente 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.