Imprimir esta página

El empleo en la región tardará en recuperarse: CEPAL-OIT

Ambos organismos destacaron la importancia de regular las nuevas formas de contratación a través de plataformas digitales.



Durante 2020, el PIB regional registró una contracción de -7.1 por ciento, la mayor del último siglo, lo que a su vez generó una caída en el empleo y un aumento de la tasa de desocupación que alcanzó 10.5 por ciento en promedio, indicó la CEPAL y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en un nuevo estudio dado a conocer.

CEPAL-OIT advirtieron que para reducir las altas tasas de desocupación observadas durante la pandemia se requerirán importantes esfuerzos de políticas de empleo dirigidos a los grupos más vulnerables.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y la OIT dieron a conocer la edición N°24 de su publicación conjunta Coyuntura Laboral en América Latina y el Caribe, la cual se encuentra disponible en internet, en la cual analizan el efecto de la crisis provocada por el COVID-19 en los principales indicadores del mercado laboral en 2020.

Según el documento, los mayores impactos se observaron en el segundo trimestre del año pasado cuando se implementaron las medidas de confinamiento, lo que redujo una fuerte caída en la actividad económica, en el empleo y en las horas de trabajo.

“Dada la profundidad del impacto de la crisis en 2020 en los mercados laborales de la región, los países deberán implementar políticas que estimulen la generación de empleos particularmente en los grupos más vulnerables como los jóvenes y las mujeres”, señaló Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la CEPAL, y Vinícius Pinheiro, director regional para América Latina y el Caribe de la OIT.

Ambos directivos destacaron la importancia de regular las nuevas formas de contratación a través de plataformas digitales. Según el informe, la contratación del empleo en 2020 fue mucho más profunda en sectores como hotelería, construcción, comercio, transporte que en conjunto concentraron cerca del 40 por ciento del empleo regional.

A su vez, la industria y otros servicios también registraron contracciones, mientras que en agricultura la pérdida de empleo fue comparativamente menor, 2.4 por ciento.

Ambos organismos de las Naciones Unidas enfatizaron que resulta primordial pensar en estrategias que permitan sentar las bases para un retorno con mejores condiciones laborales para todos los trabajadores.

Resaltaron que esto implica apuntalar la recuperación del empleo en categorías y sectores altamente afectados, mejorar los aspectos institucionales referidos a la salud y seguridad en el trabajo, la formalización de trabajadores, la promoción de la inclusión laboral de las mujeres y la regulación adecuada a nuevas modalidades de trabajo.

El informe destaca la necesidad de diseñar marcos regulatorios adecuados para que se cumpla con el objetivo de establecer y proteger los derechos sociales y laborales para estas nuevas modalidades de trabajo en expansión.

 

Te puede interesar: Unicef pide al gobierno poner fin a la violencia sexual en las escuelas

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.