El aspiracionista

AMLO fue candidato a la presidencia tres veces, lo que nadie en la nación había hecho; sabe que su ego es más poderoso que su causa y no se da por vencido.