Seis meses

El actual gobierno no solamente es populista, sino que es algo mucho más grave: Es torpe.


México y la 4T


Andrés Manuel López Obrador (AMLO), presidente de México, acaba de cumplir sus primeros seis meses dirigiendo el país, razón por la cual podemos hacer tanto un análisis de su gobierno como predecir lo que podría ocurrir.

Con muy malos augurios, inició su sexenio puesto que, al cancelar las obras del aeropuerto en Texcoco, dejó sin empleo a más de 40 mil personas.

El hecho de que la delincuencia haya aumentado un 54% en la Ciudad de México (CDMX) –zona cercana a donde se construía el aeropuerto– ¿Qué tanto se habrá debido a la cancelación de las obras?

El día de Noche Buena, en un accidente aéreo que jamás fue aclarado, fallecieron la gobernadora de Puebla y su esposo. El gran beneficiado fue el candidato de MORENA quien, de ese modo, vino heredando el cargo dejado por la difunta.

A principios de enero, debido a la torpe decisión presidencial de no comprarle combustible a empresas estadounidenses, AMLO causó un gran desabasto de gasolina tanto en la capital como en vastas regiones del país.

AMLO justificó dicha torpeza diciendo que, de ese modo, combatía a los huachicoleros ladrones de combustible. Explicación que no tiene ni pies ni cabeza.

A mediados de enero, se quitó del aire al popular comentarista de noticias Jesús Martín Mendoza con lo cual se le asestó un rudo golpe al derecho que tiene la opinión pública a estar bien informada.

Con tal de no perder popularidad elevando impuestos, AMLO decidió un drástico recorte de los presupuestos lo cual trajo como consecuencia que miles de burócratas perdieran sus empleos.

¿Qué tanto habrá influido tan inesperado desempleo para que la delincuencia haya aumentado un 54% en la CDMX?

El masivo despido de burócratas traerá otra consecuencia: que la falta de funcionarios capacitados ocasione que todo aquel ciudadano que desee realizar trámites en las oficinas de gobierno habrá de ser atendido por gente inexperta.

Dentro de la política de recortes, el más significativo fue el que sufrió la CONAFO (Comisión Nacional Forestal) que ocasionó que, de 22 mil brigadistas que se dedicaban a combatir incendios, quedasen solamente 3 mil.

Consecuencia dramática: A mediados de mayo se produjeron tal cantidad de incendios en los bosques del país que los pocos brigadistas que conservaron sus empleos resultaron insuficientes. Eso sin contar la gran nube de humo que durante varios días asfixió a la CDMX.

La drástica reducción del presupuesto afectó a hospitales del Sector Salud causando miles de víctimas que no pudieron recibir atención médica, que no pudieron ser asistidos quirúrgicamente y que se quedaron sin medicamentos.

Ante dichos recortes que los dejaban atados de pies y manos, a nadie le extrañaron las renuncias tanto de Germán Martínez, director del IMSS, como de Josefa González Blanco, secretaria del Medio Ambiente; ésta última disfrazó su inconformidad provocando un incidente en una empresa comercial aérea.

Otra torpeza de AMLO (esta a nivel internacional) fue aquella en la cual le pidió al rey Felipe VI de España que se disculpase por la Conquista.

El rey se encogió de hombros, mas no así varios intelectuales como Mario Vargas Llosa y Arturo Pérez Reverte quienes aprovecharon para atacar duramente al mandatario mexicano.

A propósito de censuras de los intelectuales… ¿Qué decir de aquella conferencia “mañanera” en la cual el periodista Jorge Ramos aprovechó para desmentir al presidente cuando éste decía que había bajado la delincuencia?

Y eso que no hablamos de las protestas de las amas de casa porque les retiraron el apoyo a las guarderías ni de las multitudinarias marchas de miles de ciudadanos que protestaron en varias ciudades en domingo 5 de mayo.

Lo más reciente tuvo lugar hace días cuando el presidente Donald Trump amenazó con imponer elevadísimos aranceles a los productos mexicanos si el presidente AMLO no frenaba a los migrantes procedentes de Centroamérica.

La respuesta de AMLO fue inmediata: miles de miembros de la flamante Guardia Nacional fueron enviados a la frontera sur a la vez que se aceptaba importar una gran cantidad de productos agrícolas estadounidenses. Resultado: Trump dejó sin efecto la amenaza de los aranceles.

Y tanto AMLO como el grupo de lambiscones que lo apoyan festejaron en Tijuana intentado hacerle creer a la cada vez menos ingenua opinión pública que habían logrado dominar al gigante del Norte. Eso sí, pronunciando un fogoso discurso elogiando a los Estados Unidos.

Esto es como para morirse de risa.

A la vista de todo lo anterior, podemos sacar la siguiente conclusión: El actual gobierno no solamente es populista, sino que es algo mucho más grave: Es torpe.

Y esas torpes decisiones presidenciales que no son técnicas sino mas bien viscerales acabarán provocando caos administrativo, desempleo, desabasto de productos básicos, inflación y –por supuesto– aumento de la delincuencia. Ese es el panorama seis meses después del 1 de diciembre de 2018 lo cual nos confirma (ojalá que nos equivoquemos) como lo peor aún está por venir.

 

Te puede interesar: Otro plan destinado al fracaso 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.