“La peregrina“

“La peregrina”, es una joya de libro para todos aquellos que son amantes de la lectura por su gran contenido rico en reflexión de vida y familia.


Libro la peregrina


A todos aquellos amantes del incomparable placer de la lectura, nos permitimos recomendarles una obra fuera de serie, que durante varias semanas se ha mantenido dentro de uno de los diez primeros libros más vendidos en España.

Nos referimos a la novela la peregrina, fruto de la imaginación y buena pluma de Isabel San Sebastián.
¿Quién no conoce a Isabel San Sebastián? Una mujer a quien el gran público ve con frecuencia en televisión como escucha en varios programas de radio.

Una polemista fuera de serie que ha escrito varias novelas y ensayos que superan ya los 400 mil ejemplares vendidos.

Una mujer que en todo momento ha sabido defender los valores de España, especialmente los que tienen que ver con la vida y la familia. Por algo le concedieron el Premio Hazte Oír en el año 2016.

Una vez hecha la presentación, entremos en materia o sea hablemos del argumento de la peregrina.

La obra gira en torno al Santo Patrón de España, el Apóstol Santiago quien, una vez que se descubrió su sepulcro a principios del siglo IX, le dio un vuelco a la historia de España.

De eso precisamente trata la novela: De como un ermitaño descubre milagrosamente el sepulcro en los bosques gallegos y cómo esto impulsa al rey de Asturias, Alfonso II El Casto, a viajar hasta Galicia para rendirle veneración.
El argumento se desenvuelve en torno a la primera peregrinación jacobea de la Historia y, con singular maestría, Isabel San Sebastián nos cuenta cómo en la comitiva viajan personajes de lo más diverso, cada uno con sus propios problemas e intereses creados.

Todo ello no es más que un reflejo de aquellos tiempos turbulentos en que el Califato de Córdoba tenía arrinconados a los cristianos en las montañas del norte de España.
La protagonista principal, o sea la peregrina, responde al nombre de Alana de Coalla, personaje a la cual la autora había dado vida en La visigoda, otra de sus novelas.

Isabel San Sebastián es una española ejemplar que comprende como el alma de España se engendra gracias a la acción vivificante del Cristianismo que toma carta de nacionalidad durante el III Concilio de Toledo que tuvo lugar tras la conversión de Recaredo.

Isabel sabe muy bien cómo, a partir de acontecimiento tan glorioso, habría de nacer el espíritu hispano católico.
Un espíritu que plantó cara al invasor musulmán, que en aquellos años pasaba por momentos dramáticos y que –tras el hallazgo del sepulcro del Apóstol– renació con grandes bríos al ver cómo era el mismísimo Santiago quien luchaba al lado de los ejércitos cristianos.

La peregrina es un relato que engancha desde el primer momento y que cautiva a unos lectores que, conforme se van adentrando en la narración, van comprendiendo donde se encuentra la grandeza de España.
“El Camino de Santiago no es fruto de una mera invención”, nos dice la autora, “no hay engaño sin base alguna que perdure con tanta fuerza durante más de un milenio”.

Y vaya que esto lo sabe muy bien Isabel, puesto que su relato se basa tanto en la documentación existente como en una antiquísima tradición jacobea.

Lucha de moros contra cristianos, el drama de una mujer que busca desesperada a un hijo que tal vez esté ya muerto, aventuras y desventuras, amor, traición, paisajes agrestes y deslumbrantes. Son algunos de los ingredientes de una narración que los lectores quisiéramos que nunca acabase.

Una novela profundamente hispánica, con un fuerte contenido religioso puesto que defiende los valores tradicionales del Cristianismo a la vez que anima a quienes en nuestros días luchan en defensa de la Verdad y de la Justicia.

El momento culminante se presenta cuando el rey Casto venera los restos del Evangelizador de España.
Un momento de gran intensidad espiritual ya que, a partir de entonces, la Reconquista habrá de cobrar una fuerza inusitada.

A partir de ese momento, los cristianos dejaron de estar a la defensiva para pasar a la ofensiva y fueron reconquistando territorios hasta culminar con el final feliz de la toma de Granada, mérito indiscutible de la Sierva de Dios, Isabel la Católica.

Ese gran momento –esencia de la novela– lo presenta la autora con unas frases que citamos a continuación y que sirven de epílogo a este comentario:

“De cada rincón del mundo acudirán respondiendo a la llamada de Santiago. La voz del bendito Apóstol resonará en los más remotos confines. Será el sostén de cuantos guerreros luchen por librar del yugo sarraceno la tierra de Hispania evangelizada gracias a su predicación. Cabalgará al lado de los jinetes, combatirá junto a los infantes, obrará incontables milagros. Todos conocerán el poder de su grandeza y la fuerza redentora de su amor” (Op. Cit. p 492).

Te puede interesar: Riesgos y ventajas de las tarjetas de crédito 

@yoinfluyo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com