La consulta ciudadana educativa: apreciaciones y orientaciones

Necesitamos excelentes educadores para formar privilegiadamente a los estudiantes.


Sistema educativo de México 


Se ha anunciado el comienzo de la consulta ciudadana para el “Acuerdo Nacional para una Educación con Equidad y Calidad para el Bienestar de Todos los Mexicanos”. Tendrá lugar del 27 de agosto al 29 de octubre del año en curso, según lo estipulado por el Presidente Electo Andrés Manuel López Obrador.

Cito textual la invitación reflejada en la página web http://porunacuerdoeducativo.com/

El Equipo de Transición convoca a todos a los actores involucrados en la educación básica, media superior y superior del país: maestros, alumnos, padres de familia, legisladores, investigadores, autoridades educativas, organizaciones de la sociedad civil y a todo interesado en aportar propuestas para la construcción de políticas públicas que permitan al país alcanzar una educación con equidad y calidad en todos los niveles educativos y que beneficie a todos los habitantes del país.

Podemos obtener varias reflexiones en torno a este ejercicio emanado de las oficinas del próximo titular del Ejecutivo.

La primera de ellas es invitar a participar. Sí, ¡hagámoslo! Con el mejor de los ánimos y no como detractores. Un claro ejemplo de madurez - no sólo democrática, sino humana - es unir y sumar esfuerzos ante el ambicioso planteamiento de mejora.

Ciertamente habrá que preguntar al mismo equipo de transición si es posible contar con la evidencia que muestra el mapeo de evaluación respecto de la situación actual en materia educativa de nuestro país.

Es muy importante para dar paso a un nuevo escenario, contar con los elementos claros y concisos de lo a priori. Es por lo tanto, un deber manifiesto para el pueblo de México, conocer el análisis que de manera conjunta ha hecho el gobierno actual con el equipo de transición, y a partir de ello determinar los ejes rectores que darán fisiología al nuevo proyecto en puerta.

De lo contrario, se podría percibir un hecho insular y no conectado a la red completa que sistematiza una realidad tan diversa y compleja como lo es la educación.

Será muy valioso explorar los puntos de vista que nos permitan ver las fortalezas y debilidades de nuestro sistema educativo. Porque bien es cierto, tenemos muchos escenarios en un macro escenario. Será todo un reto tratar de homologar lo que de por sí es múltiple, desigual y variado.

El binomio alumno - maestro exige centralidad y equilibrio, dicho en palabras de Sylvia Schmelkes:

“...diríamos que las exigencias que recientemente se vienen formulando socialmente sobre el sistema educativo, y que tienen que ver con la capacidad de dicho sistema de formar para la protección del medio ambiente, para la democracia, para los derechos humanos, para la paz y la comprensión internacional, en síntesis, para formar en valores exigen al docente una integridad humana: un claro esquema valoral y una gran congruencia entre lo que cree y cómo actúa”.

La claridad es contundente. Necesitamos excelentes educadores para formar privilegiadamente a los estudiantes. Educadores que busquen la primera y gran calidad: la humana. Asegurando ésta, lo demás puede venir con más facilidad.

Desde la prioridad vista hacia el alumno, se requiere atender con preponderancia las cuestionantes:

⁃ ¿Qué tipo de maestros para qué alumnos?
⁃ ¿Cómo fortalecer los lazos entre preescolar - primaria - secundaria - bachillerato - universidad?
⁃ ¿Qué necesitan hoy nuestras Escuelas Normales?
⁃ ¿Aprender y enseñar, hacia dónde enfocar cada tópico de manera responsable sin caer en excesos?
⁃ ¿Cuáles competencias y para qué contextos?
⁃ ¿Es la Tecnología suficiente evolución educativa?
⁃ ¿Queda claro el rol de los padres de familia en la educación de sus hijos?
⁃ ¿Qué debe aportar el Gobierno desde su posición política, económica y social?

Y podemos sumar un sinfín de preguntas que desglosen con profundidad urgencias y exigencias escolares. Lo cierto es que mientras se da respuesta al sinfín de preguntas, las brechas continúan. Lo cierto es que mientras sucede la consulta ciudadana el ciclo escolar camina.

Podríamos caer en la tentación de darle más importancia a la consulta y olvidar la esencia de la misma. Que nos distraiga o invierta tiempo de más. Muchas escuelas siguen sedientas de lo elemental, muchos maestros siguen conflictuados ante su labor docente, y muchos alumnos siguen fuera de cualquier proceso educativo.

La educación seguirá siendo el camino más noble para mejorar la calidad de vida de las personas, apostando a que se eleve el capital social y con ello el bienestar comunitario.

En pocas palabras al educar formamos liderazgos, y “un líder es aquel que sabe a donde quiere ir, se pone de pie y va” (John Erskine).

Te puede interesar: Fe y progreso en Argentina: opción por la vida 

 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com