Imprimir esta página

En Educación, las niñas y las niños primero

La Reforma Constitucional Educativa debe concretarse con los puntos establecidos y no debe dejar de lado que en México, los niños y niñas son primero.


Reforma Educativa Constitucional


El día de hoy empezarán las audiencias públicas para el análisis y propuestas de la Reforma Constitucional en materia educativa, en el Palacio Legislativo de San Lázaro.

La propuesta del presidente contempla lo siguiente:

1. Destaca como principio que la educación sea equitativa y de excelencia, deroga el texto referente a la calidad educativa.

2. Expone que el magisterio sea un agente de transformación social. Resalta la necesidad de tener un sistema de actualización y formación continua y establece que la ley definirá los criterios para el servicio de carrera profesional magisterial.

3. Menciona el fortalecimiento de las escuelas normales y de educación superior.

4. Hace referencia de un centro con autonomía técnica que contribuya a la mejora continua de la educación, dirigido por un consejo técnico de 7 miembros designados por la autoridad educativa federal.

5. Establece que los mexicanos son responsables de que sus hijos reciban educación y de verificar el progreso y desarrollo de ellos.

6. Por último el artículo 73 constitucional brinda el marco legal para el Servicio profesional docente.

Ante esta propuesta, vemos indispensable hacer las siguientes consideraciones y enriquecer el texto mencionado con los siguientes elementos:

I. Necesitamos un Estado fuerte, que además de garantizar el acceso a la educación, garantice el aprendizaje. Que el Estado brinde una educación de excelencia y calidad.

II. Necesitamos ver en el marco constitucional, el reconocimiento de los docentes como agentes primordiales en la transformación de la educación, destacando la labor de los docentes en el proceso educativo, su autonomía individual, no sólo como transmisores de conocimiento sino también, como formadores de ciudadanos, educadores para la vida.

III. Establecer desde el marco constitucional, el mérito como principio rector para el ingreso y desarrollo de la carrera docente.

Desde la Constitución, necesitamos establecer el reconocimiento de los derechos profesionales de las maestras y maestros y se asegure una formación y acompañamiento, además de un sistema basado en el mérito individual que garantice la aplicación de la norma de total transparencia en relación con los criterios de una evaluación que se aplica bajo los principios de legalidad, imparcialidad y objetividad.

IV. Necesitamos que nuestra carta magna salvaguarde la existencia de un instituto autónomo que evalúe las políticas educativas a partir de lineamientos claros y que además realice estudios, mediciones e investigaciones especializadas que coadyuven a la mejora continua del Sistema Educativo Nacional y que determine los estándares e indicadores de resultados educativos. El INEE es un órgano que debe permanecer y ser impulsado a ser un instituto de excelencia mundial.

V. Las universidades públicas autónomas, por ley y por su vocación, han sido las impulsoras de nuevos conocimientos, lo que constituye uno de los valores agregados más importantes que siguen dándole plena vigencia y autoridad. Necesitamos que permanezca en el texto constitucional, por todo lo que ella representa y ha brindado a la educación de México.

VI. El marco constitucional necesita fortalecer a los padres de familia en la tarea de ser los primeros educadores. Su inclusión es indispensable para la trascendencia de la educación, así como también, se necesita garantizar el desarrollo integral de las niñas y niños desde el marco del sistema educativo nacional.

Por último:

Felicitamos este ejercicio de consulta democrática en donde todos los actores de la educación deben participar con sus aportaciones, observaciones y con sus propuestas.

Es claro que no podemos seguir con ejercicios de consulta periódica y sin poder concretar un proyecto educativo de visión trascendente.

Tenemos la riqueza de las experiencias pasada, todas suman y de todas podemos aprender a no repetir los errores del pasado.

Necesitamos un proyecto educativo donde la calidad y la excelencia sean la meta, donde las niñas y los niños sean primero y no exista un plantón que altere su proceso educativo. Una reforma que construya nuevos caminos para la educación, tomémosle la palabra al presidente y construyamos entre todos una educación de calidad y excelencia.

Señores legisladores, directores de escuelas, ¡¡¡maestros, alumnos, padres de familia… tomémosle la palabra al Sr. presidente!!!

En Educación, las niñas y los niños primero.

Te puede interesar: 2019, un año para reflexionar y actuar…

@yoinfluyo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com