Imprimir esta página

México sin gobierno

Afortunadamente sí vemos que en los mexicanos hay conciencia y solidaridad y se procura hacer lo correcto.


Gobierno irresponsable


No cabe duda que ese refrán “Del buen juez por su casa empieza” hoy toma mucha fuerza. Estamos a nivel mundial inmersos en una grave crisis de salud, una grave situación que puede tener remedio. Desde luego esta situación ha generado un caos financiero que pone más en riesgo la tranquilidad de las personas. Pero el mayor caos de este momento se llama COVID-19. Y si los seres humanos sabemos que para educar lo mejor es el ejemplo, que el ejemplo arrastra más que las palabras, viene la pregunta: ¿Por qué el gobierno de México no pone el ejemplo y es un buen juez?

Y explico mis cuestionamientos, usando las palabras del subsecretario de Salud López-Gatell. “Los casos de COVID-19 que tenemos en México son importados”. “Debemos mantener una sana distancia con distanciamiento social, no saludar de manos…” Pero resulta que el presidente López Obrador que constitucionalmente es el responsable de encabezar la solución a esta crisis, su secretario de Salud, Alcocer, quien por cierto ni la cara ha dado, pero seguro sí cobra y en su caso el subsecretario López-Gatell están haciendo todo lo contrario, nos ponen en riesgo, no de muerte podrán decir algunos, pero sí de enfermar, sí de hacer más grande la epidemia, sí de generar más caos sanitario.

No entiendo por qué la necedad de querer minimizar algo que no es minimizable, no entiendo el porqué de tanta falta de información, a pesar de las ruedas de prensa diarias, no entiendo el por qué no han tomado medidas más certeras y eficaces ante la crisis sanitaria y financiera que van de la mano. A estas alturas de la crisis ya debería estar cerrada la frontera de México tanto para vuelos internacionales como por vía terrestre (los casos son importados y no ponen un alto) el presidente debería interrumpir sus actividades masivas como: las ruedas de prensa, el mismo subsecretario explicó el metro de distancia, que en las mañaneras no hay, debería parar sus giras y sus mítines de campaña, dejar de besar y abrazar. No eres presidente un mesías, eres un ser humano mortal como todos.

No han dicho abiertamente ni en su página de SSA los laboratorios certificados para hacer las pruebas necesarias, no han dicho que municipios de México cuentan con la capacidad de hacer esos estudios, no han equipado hospitales y clínicas para atender la crisis sanitaria. No han explicado que puede haber portadores asintomáticos que son los más peligrosos para contagiar, no han explicado el período de incubación, y mucho menos el periodo de transmisión. Todo eso es falta de transparencia e información.

Y no se trata de sembrar el terror, no es querer fomentar el pánico, es crear conciencia de los riesgos y de las medidas apropiadas para acabar con el problema y evitar que se expanda por todos lados. Afortunadamente sí vemos que en los mexicanos hay conciencia y solidaridad y se procura hacer lo correcto. Presidente y subsecretario no pueden ni deben estar tan pasivos, no es posible que nos estén poniendo en peligro.

Y a este problema de salud ahora agregar la crisis financiera y económica que tenemos, que desde luego no es culpa del gobierno, es una consecuencia de la pandemia del COVID-19 y del pleito ruso contra la OPEP por el petróleo, pero sí es asunto gubernamental local el tomar las medidas correctas para aminorar y hacer más corta la crisis financiera. Sí es posible que el gobierno tome medidas que apoyen la economía de los mexicanos, ahora es el momento de una política social y económica real y no la populista que tenemos.

Poco se ha dicho de la “constitucionalización del clientelismo y del populismo”. Nos pasó una bola de humo entre la crisis sanitaria y la rifa del avión. AMLO logró que la Cámara de Diputados el pasado 10 de marzo aprobara la reforma al artículo 4° constitucional con 385 votos a favor, 49 en contra, 18 abstenciones y 47 ausencias. Un acto de suma irresponsabilidad y muy grave para el futuro de las finanzas públicas, además de un acto irresponsable de manoseo de la Constitución, misma que ha sido manoseada siempre por todos los partidos políticos y que dejan plasmado en ella artículos y asuntos que no deben ser de la Carta Magna. Da pena ver que el bloque opositor del PRI-PRD-MC apoyan esa reforma, eso es traición a México.

El tema de la reforma está en el Senado, esperemos que no pase. Y además está el tema de los candidatos a Consejeros del INE que de igual manera aprovecharán para pasar todo como bola de humo gracias a la distracción de la crisis sanitaria. Hoy los legisladores deberían estar más ocupados en ver el aporte económico al débil sistema de salud que tenemos por los recortes presupuestarios que han sufrido.

Por eso los mexicanos debemos tener la inteligencia necesaria para en forma unida y con paciencia salir adelante. Informarnos bien de lo que nos toca hacer, a pesar del gobierno, no partidizar el conflicto, pero sí exigir que los responsables cumplan su función al 100 por ciento. Nosotros debemos tener la capacidad de respuesta que hemos mostrado ante los graves problemas, hemos salido como en el 2009 pues a trabajar por el Bien Común. A ser ejemplo a no tomar en broma la situación, la presencia de la enfermedad crece y crecerá de manera seria, pues a prevenir y quitar los contagios, no hay más tratamiento en este caso que la prevención.

Y usaré la frase muy trillada por algunos mexicanos y por AMLO, incluso, si no pueden renuncien.

Inseguridad, devaluación, desempleo, crisis financiera internacional, pandemia del COVID-19, incapacidad de respuesta, feo el panorama, pero con trabajo unido todo eso se resuelve, claro más la capacidad de cada uno de hacer lo que le toca.


Te puede interesar: La mujer invisible

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.