Los traficantes de personas

Hay muchas maneras de conseguir víctimas, por eso los padres de familia han de estar atentos. Cuando una persona desconocida ofrezca facilidades para cursar estudios o trabajar en el extranjero, hay que averiguar que no se trate de un “enganchador (a)”.


Trata de blancas


Viajaba en un autobús y los asientos de enfrente iban dos hombres, uno mexicano y el otro sudamericano. Uno alzó los brazos y pude observar que tenía números en los nudillos de los dedos y tatuajes en los brazos. Uno de ellos contestó una llamada:

–¡Jefe!, ya vamos en camino, sé que vamos con retraso. ¿Adónde recogemos la mercancía?... ¿De qué edades estamos hablando?

–¡Ah! De 7 meses a 18 años. Bien, recogemos la mercancía en el prostíbulo acordado.

Poco más tarde, uno de ellos hizo un comentario que mostraba que trabajaban en la trata de personas. Se define “trata de personas” a la captación transporte, traslado y recepción de personas, recurriendo a la amenaza, al uso de la fuerza, el engaño, el fraude o a la situación de vulnerabilidad de la víctima con el fin de explotación sexual, laboral o de otra índole, como la extracción de órganos.

Pensé en el dolor de los familiares de esas personas robadas, secuestradas, o raptadas. ¿Cuándo será el momento en que se les ponga un alto de parte de la autoridad respectiva? Gobernación está al tanto. La ministra Olga Sánchez Cordero afirma que se da el dato de que hay 40 000 desaparecidos cuando la realidad es que hay 350 mil, y a veces hace poco porque hay políticos de alto calibre involucrados en este sucio negocio.

Hay muchas maneras de conseguir víctimas, por eso los padres de familia han de estar atentos. Cuando una persona desconocida ofrezca facilidades para cursar estudios o trabajar en el extranjero, hay que averiguar que no se trate de un “enganchador (a)”.

Pocas jóvenes han oído hablar de este delito, por eso viven desprevenidas. Luego, son pocas las jóvenes rescatadas. Son escasas las denuncias. Es necesario contar con la ley que tipifica este delito, basada en el “Protocolo de Palermo”. La trata de blancas es un siniestro negocio de esclavitud sexual. Muchas víctimas no denuncian porque están amenazadas o hay chantaje.

El caso de Teresa es un ejemplo claro del modo de operar de estas mafias. Entre caso se volvió emblemático por la lucha de su madre por encontrarla. En la búsqueda de su hija invirtió cinco años. Esta mujer llegó a infiltrarse en las mafias como prostituta, ayudó a liberar a más de ciento cuarenta jóvenes y llegó a conocer el funcionamiento interno de este negocio. “Las tienen marcadas, no eligen a cualquiera. Les pegan tanto… Les ponen el revolver, las queman con cigarrillos o planchas, las violan, y así las van sometiendo. Pero eso es sólo el comienzo. Después las maquillan, les tiñen el pelo, las hacen drogadictas y las obligan a vender drogas al cliente”.

Una característica de estos “enganchadores”, cuando enamoran a la jovencita, es su prisa porque la chica les resuelva si se va o no con ellos. Presionan mucho a su víctima para que resuelva pronto sin pensar mucho su decisión. No hemos de olvidar que, de la prisa no salen más que desatinos.

Algunos enganchadores trabajan en contacto con algunos taxistas, peluqueros o vendedores ambulantes que se prestan a esto por dinero. El círculo se completa con los padrotes o proxenetas, quienes consideran que esas mujeres son de su propiedad.

Los padres de familia han de estar vigilantes y saber quiénes son los amigos de sus hijos, quienes entran a su casa, con quienes tienen contacto en la escuela, y deben de hablar con ellos de los peligros que hay en la calle y en las redes sociales e internet.

Habría que hacer pensar a los secuestradores si su “trabajo” los va a conducir a la verdadera felicidad. Un músico norteamericano, Jackson Brown decía: “Pregúntate si lo que estás haciendo hoy te acerca al lugar en el que quieres estar mañana”.

La trata de blancas es una consecuencia más de sacar a Dios de la vida personal (de los reclutadores) y de la sociedad. Dostoyewski escribe en Los endemoniados: “Cuando se repudia a Cristo, el espíritu humano puede llegar a los extremos más inconcebibles”.

Todas las personas son importantes, todas tienen una gran dignidad, la dignidad de los hijos de Dios, pero la mujer es punto focal para el desarrollo de la sociedad, por eso, el representante de Togo ante la ONU dijo en la preconferencia de la Mujer: La cuestión de la mujer es una cuestión de la humanidad.

Hay organizaciones que se dedican a restaurar víctimas de este tipo y a promover la denuncia, pero lo mejor es advertir del peligro a los hijos, niños y adolescentes.

 

Te puede interesar: El autócrata y las órdenes de gobierno 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.