“No puedo caminar ni hablar”: Rodolfo Rivera

Desde 1998 Rodolfo, como reportero curtido y de piel dura surtió el hilo de Notimex con sus notas desde Caracas y nunca dejó de teclear en el teletipo, en la máquina de escribir, en la tandy, en el computador y en el móvil.



“Yo no tiemblo pero no puedo caminar ni hablar bien, me operaron el año pasado pero después me caí en una de las marchas y me di un golpe en la cabeza, recaí y me tienen que operar otra vez (…)

Este fue el último mensaje que me envió este fin de semana desde Caracas, Rodolfo Rivera, corresponsal de la Agencia de Noticias del Estado Mexicano (Notimex), con cerca de 30 años al servicio de la agencia y quien vive el drama de la incertidumbre de su futuro laboral, como el resto de sus 19 compañeros.

Pero la incertidumbre de los 20 corresponsales de Notimex, que vivimos desde el pasado 1 de enero, es más dramática en mi amigo Rodolfo, a quien conocí en 1998 cuando me recibió la corresponsalía en Caracas, mientras Notimex ordenó mi traslado a Bogotá.

Desde 1998 Rodolfo, como reportero curtido y de piel dura surtió el hilo de Notimex con sus notas desde Caracas y nunca dejó de teclear en el teletipo, en la máquina de escribir, en la tandy, en el computador y en el móvil.

Pero hoy el principal problema de Rodolfo, no es la incertidumbre laboral, es el avance del Parkinson en Caracas, sin atención médica, sin seguro, sin dinero y sin sus hijos. Hoy Rodolfo, mi amigo, colega y compañero, libra una batalla por la vida.

Amigo Rodolfo, desde Bogotá, y esta tribuna de las redes sociales, te digo que no estarás solo en esta batalla por la vida, tus compañeros estamos contigo y estoy seguro que la solidaridad de los periodistas del mundo, de las organizaciones humanitarias estarán contigo para esta cruzada por la vida y puedas realizar la cirugía que requieres porque tu familia y las teclas te esperan. 

 

//www.gofundme.com/f/help-for-sick-journalist-in-venezuela.

Te puede interesar: Corresponsales extranjeros de Notimex exigen nuevamente un trato digno

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com