Ya no habrá victoria cultural:

El PAN cruza por una gran crisis de cambios y adaptaciones tras su cambio de presidente y su derrota ante Morena.


transformacion pan


“La transformación de la sociedad, su fortalecimiento, no comenzará a darse cuando ganemos la mayoría de los votos. Comienza cuando la ciudadanía acepta nuestras ideas y hace suyos nuestros programas”, Carlos Castillo Peraza.

Acción Nacional vuelve a perder la gran oportunidad de ser la Institución que mueva las almas, vuelve a perder la oportunidad de generar ciudadanía en libertad y de manifestarse como un instrumento de gobierno o de oposición centrado en principios éticos de la política.

México tuvo la oportunidad hace más de ocho décadas de iniciar un proceso de democratización y de respeto a las buenas prácticas de la política, esa oportunidad se materializa en 1939 cuando en México nace una agrupación de libertad para fundar un partido político con una visión humanista y ciudadana. Dicha agrupación es muy bien recibida, la ciudadanía la empieza a hacer suya, la ciudadanía le entrega su confianza, no le dan triunfos electorales, ya que se los roban los tiranos en el poder, pero sí le dan confianza para seguir en la brega de eternidades.

Los caudillos de México y las trampas no pueden con la fortaleza ideológica de los fundadores del PAN, no pueden con la convicción e identidad de los militantes panistas y mucho menos merman la confianza de los simpatizantes.
La confianza está dada. Acción Nacional crece. Pero los triunfos electorales, las ambiciones personales y la falta de convicción generan un caos interno que lleva al PAN a sus peores momentos, no solo electorales, porque aún se escuchaba a voz de Don Efraín González decir: “La identidad ética nos permite tener una visión de largo plazo y superar la Neurosis de la Escaramuza”, sino por la pérdida de identidad que fue lo más grave.

El pasado domingo 11 de noviembre los militantes del PAN tuvieron la oportunidad histórica de rescatarlo, la oportunidad de sacar a los que vinieron a cercar su huertito de vanidades y oportunismos. No lo hicieron. No escucharon la voz del ciudadano que a gritos les pedía un PAN ético, un PAN doctrinario, un PAN confiable para representar al ciudadano. Siguieron el camino que inició con mayor fuerza hace más de 15 años el del cacique, el de la compra de voluntades, el del engaño.

Esa organización permanente de todos los que buscan el bien común centrado en principios se volvió a desdibujar, olvidaron que el poder no se busca por el poder de aplastar, que el poder es servir. Que Acción Nacional debe servir desde los principios del Humanismo y apegado a las reglas de la ciudadanía. Y los caciques, los que manipularon el padrón vuelven a salir triunfantes, pero considero que es un triunfo con sabor a derrota por eso ya no habrá victoria cultural.

El momento histórico que vivimos en México actualmente es totalmente igual al que vivimos en 1938 o 1970 o 1980; es el de la tiranía y la simulación de los que gobiernan y gobernarán. Es un momento en el que los mexicanos necesitamos estar convencidas del poder las instituciones, del poder de la democracia participativa, del poder de la representatividad. Que alguien sea nuestra voz en los congresos. Que algún partido cumpla sus funciones y el único que valía la pena desaparece y pierde la confianza ciudadana.

Lo comento porque lo vemos con AMLO, aún no toma posesión de la presidencia y ya nos enfrenta a unos contra otros, ya nos impone sus ideas, ya manipula a la opinión pública, ya ofende a los que somos libres de expresarnos. Su equipo, tanto de transición como de legisladores federales, dando tumbos, está infectado por el Síndrome de la Chimoltrufia. Dicen algo y luego se desdicen. No hay claridad de acciones, no hay certeza política ni certeza en las políticas económicas que seguirán, mucho menos certeza en su programa de seguridad. Y no veo una fuerza opositora confiable que lo enfrente como partido olítico.

MORENA, además de ser su juguetito; no es una agrupación representativa de la democracia; no es un movimiento democrático internamente. MORENA es un PRI actualizado con un cacique que manda, con un cacique que mueve las piezas y un montón de personas cobijadas por beneficios sociales y económicos aplaudiendo. El PRI y el PRD igual, en sus peores momentos, y a punto de perder todo. El PAN con el grave riesgo de perder su registro por la estampida de militantes que se vendrá en estos días. Salida de grandes panistas, grandes no por su nombre en cargos públicos, grandes por su convicción de la doctrina panista. De los otros pseudo partidos ni lo comento no existen. Nos queda la fuerza de ser libres y como ciudadanos trabajar por el bien común.

Exigir a los gobernantes el respeto al ciudadano, es el ciudadano el que debe estar en el centro de las preocupaciones, tareas y aspiraciones de México. Manuel Gómez Morin decía: “No fue una aventura la fundación de Acción Nacional, fue un destino. No fue un arrebato de pasión ni interés transitorio; fue precisión de deber y certidumbre de un estilo de vida”. Los militantes panistas de ahora lo olvidaron.


Hoy estamos a punto de acudir al velorio de la agrupación democrática más fuerte que ha tenido México y de ser así estamos en el mejor momento de revivir como ciudadanos LIBRES la lucha por el BIEN COMÚN, la democracia y el respeto a la dignidad de los mexicanos.

Te puede interesar: Vacaciones de los trabajadores

@yoinfluyo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com