¿Cómo creer?

¿Cómo creer que el presidente defiende la democracia? Cuando lejos de defenderla, se empeña en acabar con ella porque le estorba.



Cómo creer en el gobierno, si el presidente miente.

Está claro que el gobierno de Peña Nieto ha sido por mucho el gobierno más corrupto de la era moderna. Y ¿qué ha pasado? Nada... Basta ver el caso Lozoya, de estar preso en España, hoy vive quitado de la pena en Ciudad de México; el pacto de impunidad tan grotesco entre la cúpula del poder del PRI y el presidente López Obrador debe ser destruido inmediatamente. Esta complicidad demuestra que nuestro presidente lejos de ser la blanca paloma que pregona, es igual a ellos. Ahí debe trabajar la sociedad para pedir cuentas y no soltarlo.

¿Cómo creer que el presidente defiende la democracia? Cuando lejos de defenderla, se empeña en acabar con ella porque le estorba. En el caso de EU, se sale por la tangente y recrimina que Twitter no puede censurar a Donald Trump porque es un ataque a la libertad de expresión. Al señor presidente, se le olvida desde luego, que el poder sirve para servir y no para instigar actos violentos que pongan en riesgo la seguridad nacional, como fue el caso y atentar de paso contra el estado democrático. Este primer caso de limitar las redes sociales es un tema relevante y nuevo, pero todos debemos saber que nadie absolutamente nadie puede anteponer su interés particular al bien común, sea quien sea; cuando los individuos se reúnen para formar una sociedad o comunidad, es claro que hay una renuncia consensuada e implícita de ciertas libertades individuales, no hay de otra, y lo mismo pasa en el tema de los derechos humanos, estos sirven para los humanos en sociedad, pero no para los animales delincuentes, con el respeto a los animales per se.

Y en el caso de los procesos electorales, peor aún. Si ante el recordatorio del INE de cumplir la ley a partir del mes de abril con las mañaneras, es el primero en expresar su ignorancia de la ley y recula como lo ha hecho a preguntarle al pueblo si creen que deba suspenderlas en tiempos electorales, hasta dónde estamos dispuestos a seguir escuchando y viendo tantos disparetes y acciones tendientes a una dictadura total.

Cómo creer que respeta el equilibrio de poderes cuando va por los últimos organismos autónomos, sustentándolo en pobres argumentos económicos donde, más bien, estas acciones preceden a una dictadura; poner en manos de un sólo hombre el poder: "El poder soy yo, yo me vigilo, yo me controlo y yo me rindo cuentas”, no hemos aprendido nada de la historia. Y por el lado del presupuesto, cuándo dispone unilateralmente recursos a diestra y siniestra como lo ha hecho recién con los 90 millones que ha dado a su hermano, para su estadio de beisbol, anteponiendo las necesidades apremiantes de salud y apoyo económico en el país ante la pandemia, dónde quedó el marco legal, dónde quedó el tráfico de influencias, dónde quedó el conflicto de intereses. Lo único que está claro es que no le importa. Miente una y una otra vez... por eso estas elecciones debemos recuperar por lo menos el Congreso Federal y en los estados arrebatarle la mayoría de las gobernaturas, ya se logró en Coahuila e Hidalgo, no bajemos la guardia, hoy más que nunca el país pide nuestra intervención.


Te puede interesar: Aplicar la ley o respetar la libertad de expresión

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.