Políticas públicas para fortalecer a la familia

“La familia fuerte contribuye a la aminoración de la pobreza, es escuela de igualdad, buena preparación para que las futuras generaciones logren mayor bienestar y paz social”, explicó Ignacio Socias, representante de la International Federation for Family Development.



 La Universidad Anáhuac, el Instituto de Análisis de Política Pública y el Instituto Municipal de la Familia de San Pedro, Garza García, celebraron el congreso internacional “La familia y las políticas públicas” con un enriquecedor grupo de conferencistas especialistas en política pública con perspectiva de familia.

“En la situación actual de confinamiento, la familia ha sido escuela, los padres se han convertido en profesores, en hospital, en red de apoyo económico”, comentó Alejandro Landero Gutiérrez, director nacional del Pontificio Instituto Juan Pablo II para Estudios sobre el Matrimonio y la Familia, y recalcó que la familia ha demostrado su fortaleza y también su debilidad en este tiempo de pandemia, ya que la convivencia no es fácil.

Landero Gutiérrez también explicó que el capital humano son habilidades que forman parte de las personas, su salud y la calidad de sus hábitos de trabajo, siendo esto importante para la productividad de las economías modernas. “Apostar por la familia, es apostar por un desarrollo social y no en una cuestión moral”, comentó Alejandro Landero.

Por otro lado, Mario Alberto Romo Gutiérrez, director nacional de Red Familia, se remontó a la época de la Revolución Industrial, cuando la familia se encargaba de la crianza de los hijos, la educación y la fecundidad, y cuestionó algunos de los retos que enfrenta la familia en plena Revolución Digital.

“Hoy en día se empieza a perder la fecundidad, por la reproducción asistida, planteándose como familia aquellos que comparten un techo y un proyecto de vida, sin tomar en cuenta la consanguinidad ni lazos generacionales”, comentó Romo Gutiérrez y detalló que hoy en día es más fácil divorciarse que cancelar el celular.

“La formación de la familia supone una decisión que siempre es personal, pero tiene consecuencias públicas evidentes. Está claro que los ciudadanos responsables, que son los que la sociedad necesita para desarrollarse, proceden estadísticamente de familias fuertes, que son aquellas que cuentan con un compromiso estable”, aseguró Ignacio Socias, director de Relaciones Internacionales de la International Federation for Family Development.

Ignacio Socias afirmó que la familia fuerte contribuye a la aminoración de la pobreza, es escuela de igualdad, buena preparación para que las futuras generaciones logren mayor bienestar y paz social, y subrayó que las políticas que ayudan a la familia a ser una familia fuerte son el mejor soporte para beneficiar a las generaciones futuras.

Finalmente, Lola Velarde, del Instituto de Análisis de Política Familiar de Madrid, consideró de suma importancia convertir a la familia en una prioridad política como ha sido el caso de Hungría, que ha implementado una política familiar con resultados muy exitosos, elaborando un Plan Integral de Apoyo a la Conciliación.

El Plan Integran de Hungría promueve medidas de apoyo a las necesidades familiares y domésticas, medidas y programas de conciliación laboral que permitan la conciliación de vida laboral y familiar, impulsa programas de ayuda universal a personas que atiendan a familiares en su hogar, construye políticas de protección social universal para mejorar las condiciones de vida de quienes vivan en pobreza e impulsa programas que disminuyan la mortalidad infantil, neonatal y maternal.

 

Te puede interesar: Se un guardián y salva una vida del suicidio

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.