Fabricando cubrebocas sobreviven mujeres rarámuri

Cada cubrebocas que sea entregado por Volaris, llevará en su paquete el nombre y la foto de la artesana que lo fabricó.


Mujeres rarámuris elaboran cubrebocas


Debido a la crisis económica que ha traído la pandemia de COVID-19, millones de personas han tenido que buscar la manera de salir de la situación de necesidad y falta de dinero, como es el caso de la tienda Sinibí Jípe, creada y conformada por mujeres rarámuris, originarias de Chihuahua, México, quienes fabrican y comercializan cubrebocas para obtener ingresos y mantener a sus familias.

Antes de la pandemia, las mujeres que conforman la empresa Sinibí Jípe, se dedicaban a fabricar todo tipo de prendas para obtener ingresos, pero con la pandemia encontraron una opción distinta y rentable para seguir operando, la fabricación de cubrebocas.

La empresa es apoyada por el Gobierno de Chihuahua, el cual informó que los cubrebocas son totalmente reutilizables, pues son lavables e impermeables, están elaborados 65% de tela de poliéster 35% de algodón y tienen un compartimiento para que, quien lo deseé incluya un filtro. “Estos cubrebocas conservan la esencia de su cultura y además son muy funcionales”, indicó el Gobierno de Chihuahua y aseguró que los cubrebocas fueron probados en diversas ocasiones para asegurar su efectividad y funcionamiento.

“Llevo quince días trabajando en mi casa y eso me ha permitido cuidarme y cuidar a mi familia”, comentó Lupita Espino, una de las artesanas rarámuri que fabrica cubrebocas, quien ha tenido la oportunidad de seguir obteniendo ingresos para mantener a su familia.

El pueblo tarahumara o rarámuri, que significa corredores provenientes de las raíces y se les reconoce por destacar en actividades que impliquen correr. Residen principalmente en la Sierra Madre Occidental, entre el estado de Chihuahua, Durango y Sonora.

Aerolínea, repartirá cubrebocas artesanales

Recientemente la empresa Volaris dio a conocer que estará trabajando de la mano con la empresa Sinibí Jípe, para entregar cubrebocas a los pasajeros que aborden sus vuelos y de esa manera ayudar a cumplir las medidas de sanidad que el Gobierno de México estableció con el plan de nueva normalidad.

Cada cubrebocas que sea entregado por Volaris, llevará en su paquete el nombre y la foto de la artesana que lo fabricó. Además, la aerolínea mexicana anunció que han adaptado a la lengua rarámuri su protocolo de bioseguridad y con esa acción se convierten en la primera aerolínea del país en implementar sus medidas de seguridad a una lengua indígena.

Finalmente, Volaris aseguró que el próximo 30 de agosto traerán a las mujeres artesanas de la empresa Sinibí Jípe a Ciudad de México, para que sean espectadoras del Maratón de la Ciudad de México. “El pueblo rarámuri es conocido por ser corredores excepcionalmente resistentes”, subrayó la empresa.

 

Te puede interesar: Indígenas, desprotegidos ante COVID-19

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.