Ser solidario no basta, hay que ser humanitario

La crisis económica causada por la pandemia de COVID-19 ha dejado a cientos de familias afectadas y hay decenas de padres de familia que no han podido alimentar a sus hijos.


Dona Despensas


“La solidaridad debe dejar de ser un impulso y la humanidad tiene que ser constante”, comentó el padre Rogelio Narváez Martínez, director nacional de la organización Cáritas Mexicana, quien en conjunto con decenas de instituciones, trabajan para impulsar la campaña Familias sin Hambre, Dona Despensas, que se encarga de recaudar donativos y entregar despensas a miles de familias desprotegidas en México.

La campaña es impulsada por todo tipo de instituciones, tales como Cáritas Mexicana, el Consejo de la Comunicación, el Consejo Coordinador Empresarial, la empresa de marketing Estrategia Web 360, Telmex, Scouts México, la institución académica La Salle, Universidad Anáhuac, la Confederación Patronal de la República Mexicana, la plataforma Compromiso Social MX, entre muchas otras organizaciones e instituciones.

Dona Despensas funciona con donativos que se utilizan para comprar y distribuir decenas de despensas, que contienen alimentos de la canasta básica y artículos de higiene y limpieza; los recursos se entregan a miles de familias que han perdido sus ingresos debido a la crisis económica causada por la pandemia de COVID-19. Las despensas también se reparten entre personas de la tercera edad, mujeres embarazadas y otros ciudadanos en condiciones vulnerables.

Las despensas de Dona Despensas se entregan a las arquidiócesis de diversos estados, para que desde cada estado se repartan las ayudas a las parroquias y de ahí se hagan las entregas. Existen algunos casos en que las despensas se entregan a domicilio, cumpliendo con todas las medidas de sanidad. Para la campaña Dona Despensas, es vital que la ayuda llegue a quien de verdad lo necesita, por ello antes de entregar una despensa, el personal de la campaña investiga y establece filtros para asegurarse de que la ayuda llegará a quien debe.

En México no debe parar la ayuda

El padre Rogelio Narváez Martínez, director nacional de la organización Cáritas Mexicana, aseguró que tanto empresas, instituciones y sociedad, han sido sumamente solidarios y han donado a la campaña; sin embargo, “la solidaridad es un impulso y la humanidad es constante”, comentó Narváez Martínez, recalcando que México debe ser humano y ayudar constantemente, no sólo por momentos.

Rogelio Narváez puso como ejemplo la situación vivida en 2017, cuando un temblor sacudió a Ciudad de México y diversos estados de la República, dejando decenas de heridos y negocios afectados. “En los primeros días la ayuda no paraba, pero después se nos olvido”, subrayó el padre y explicó que durante las primeras semanas todo el mundo salió a las calles a donar y ayudar, pero después de un tiempo a las personas se les olvido y decenas de afectados quedaron solos.

Una situación parecida ocurre actualmente, pues aunque muchos han donado a la campaña, es importante que esa ayuda no se detenga y que las personas puedan donar más de una vez, pues cada día es mayor el número de despensas solicitadas.

Detrás de cada solicitud de recibir una despensa hay una historia, que demuestra la necesidad, la pobreza y la urgencia con la que viven miles de familias. “Las historias de dolor son muchas, como las historias de padres de familia que no pueden alimentar a sus hijos”, comentó el padre Rogelio y explicó que es sumamente duro escuchar a padres de familia, que están acostumbrados a ser los principales proveedores del hogar, quebrarse y comenzar a llorar al pedir una despensa, pues no tienen cómo alimentar a sus hijos.

Hasta el momento, Dona Despensas, ya ha entregado 108 mil 540 despensas; sin embargo, así como cada día se reciben donativos, a diario, el número de despensas solicitadas aumenta, por ello la ayuda no debe detenerse. Los donativos pueden hacerse a través de la página www.donadespensas.mx o llamando al número 01 800 CARITAS (01 800 2274827).

Voluntarios, capacitados para escuchar con el corazón

El padre Rogelio Narváez también explicó que la línea 01 800 CARITAS (01 800 2274827), más allá de ser un medio para atender a quienes desean realizar un donativo, se ha vuelto una línea de escucha y ayuda, para miles de personas que en medio de la pandemia y el confinamiento viven una difícil crisis emocional.

La línea de Cáritas Mexicana ha recibido más de 27 mil llamadas, que son atendidas por 330 voluntarios que se han capacitado para atender todo tipo de situaciones, tanto las que implican resolver dudas acerca de los donativos, como brindar escucha activa a quien lo necesite. Los voluntarios reciben talleres que los ayuden a prepararse emocionalmente para no ser afectados por las historias de dolor, desesperación y tristeza que constantemente escuchan.

“Las personas han encontrado en la línea de ayuda un apoyo, el call center es un bálsamo… las personas han encontrado en el voluntario personas que los escuchan”, comentó Narváez Martínez respecto a la línea de Cáritas Mexicana y explicó que cuando las personas realizan una llamada al número telefónico, el menú de opciones que tienen es marcar número uno si necesitan ayuda y recibir una despensa, dos si van a donar, tres si necesitan escuchar el aviso de protección de datos y cuatro si necesitan ayuda emocional.

Finalmente, el padre Rogelio Narváez explicó que no debemos olvidar que en México algunos estados son más favorecidos que otros y las personas necesitadas muchas veces son más de las que nos imaginamos e hizo un llamado a la sociedad a no dejar de ayudar, pues así como hay historias de padres que no pueden alimentar a sus hijos, hay otras historias desgarradoras, que demuestran la necesidad en la que gran parte de México vive.

 

Te puede interesar: Dona para ayudar a familias hambrientas

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.