México, rezagado en el balance trabajo-familia

“La familia es un antídoto contra el individualismo, es el ambiente propicio de desarrollo personal, es transmisora de vida física y emocional, es educadora en valores y virtudes, y es nuestra primera escuela”, dijo Rosa Martha Abascal Olascoaga, consejera nacional Coparmex.


 


En el marco del Día Nacional del Balance Trabajo-Familia, se celebró una jornada en línea de conferencias y paneles organizada por el Instituto de Análisis de Política Familiar (IAPF), la Unión Social de Empresarios de México (USEM), el Consejo de la Comunicación, la plataforma Compromiso Social Mx, el Instituto de Política Laboral (IPL), la Asociación Nacional Cívica Femenina A.C. y la revista electrónica Yo Influyo. La jornada se dividió en dos días, las primeras conferencias el día lunes 1 y las últimas serán el martes 2 de junio.

Condiciones en México que influyen en el balance trabajo-familia

El primer panel fue “Condiciones sociales, laborales y políticas en México y en el mundo que influyen en el balance trabajo-familia” y contó con la participación de José Antonio Lozano, rector general del sistema Universidad Panamericana y el Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresas (IPADE); Rosa Martha Abascal Olascoaga, consejera nacional de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) y cofundadora de la empresa de marketing Estrategia Web 360; Francisco Cervantes, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) y Jorge Mauricio Reynoso, director general de la Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos (Amedirh).

“Hay que enseñar a las familias, guiarlas no sólo entregarles dinero. Debemos transmitir a la parte joven del país para lograr un cambio”, comentó Francisco Cervantes de Concamin y recalcó que las empresas deben buscar cómo influir en la sociedad para lograr cambios positivos. Respecto a la realidad que vive México y el mundo, por la pandemia de COVID-19, Francisco Cervantes explicó que hay un país desesperado, preocupado y que piensa a dónde va, pero es importante que el sector empresarial pueda poner de su parte para guiar a la sociedad, pues varias cosas van a cambiar en particular los centros de trabajo.

Por otra parte, José Antonio Lozano, rector general del sistema Universidad Panamericana (UP) y el Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresas (IPADE), recalcó el ser humano tiene una vida fragmentada, por lo que se vuelve un reto el conseguir un balance. En materia de educación, el rector recalcó que, aunque la tecnología ha sido una gran herramienta actualmente para la enseñanza, el desarrollo y la creación de aptitudes es imposible por ese medio, por lo que en la nueva realidad que vivimos, a causa de la pandemia, se debe encontrar una manera de encontrar un equilibrio.

Por último, José Antonio Lozano explicó que para que exista un balance entre trabajo y familia es importante que cada persona aprenda a distinguir lo que es importante y lo que es urgente, pues “muchas veces las cosas a las que le dedicamos tiempo no son importantes y en lo importante está la familia y lo espiritual”.

Por otro lado, Rosa Martha Abascal Olascoaga, consejera nacional Coparmex, subrayó que la conciliación entre el trabajo y la familia es una cuestión en la que hombres y mujeres deben trabajar y afirmó que la familia es la vertebración de la sociedad y el pilar del sistema económico. “Apostar por la familia no es un gasto, es la mejor inversión que podemos hacer”, comentó Abascal Olascoaga y recalcó que la productividad en todo sentido de una persona depende en gran parte de la estabilidad de la familia y, por ende, de la persona.

La consejera nacional de Coparmex indicó que México tiene 37 convenios no ratificados ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y entre ellos se encuentra el Convenio sobre los trabajadores con responsabilidades familiares de 1981, que habla de sobre la igualdad de oportunidades y de trato entre trabajadores y trabajadoras con responsabilidades familiares. “Ese convenio podría influir en el diseño de políticas y medidas apropiadas de conciliación de la vida familiar y laboral para favorecer tanto el empleo femenino, como la incorporación de los hombres en el cuidado y labores domésticas; sin embargo, México no se ha comprometido con ese tema”, comentó Rosa Martha Abascal.

Abascal Olascoaga indicó que según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), México es el país en el que más horas se trabaja y ocupa el puesto 39 de 40 en equilibrio entre trabajo y vida. En Alemania las horas de trabajo diarias son 5.2 y el PIB por hora trabajada es de 72.9 dólares, en Estados Unidos las horas que se trabaja son 6.8 y el PIB por hora es de 72.1 dólares, mientras que en México se trabaja 8.6 horas al día y el PIB por hora trabajada es de 21.6 dólares.

Finalmente, la empresaria enlistó los beneficios del balance trabajo-familia y en primer lugar cuando hay balance los colaboradores están más satisfechos y hay mejor clima laboral; después, la empresa gasta menos en reclutamiento, pues al retenerse el talento es un ganar-ganar; hay mayor productividad, pues los colaboradores están comprometidos y, por último, la empresa demuestra su compromiso con la responsabilidad social.

El siguiente en participar fue Jorge Mauricio Reynoso, director general de la Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos (Amedirh), recalcó que en seis meses la vida de todos ha cambiado, por la llegada del COVID-19 y aseguró que el trabajo en casa de alguna manera ha llegado para quedarse.

Mauricio Reynoso rechazó posturas que se escucharon en días pasados respecto a que el trabajo en casa daba pie a que las personas fueran flojas o no cumplieran con sus obligaciones, puesto que en los últimos días de trabajo en casa se ha notado un aumento aproximado del 30% en productividad. “Esos paradigmas se han roto, el mexicano es capaz de trabajar de manera autodisciplinada, independiente, proactiva y autónoma”, comentó Reynoso.

“El trabajo remoto surgió para balancear lo laboral con la calidad de vida”, comentó el director general de la Amedirh y explicó que, aunque hay trabajos que no se pueden realizar remotamente, con el surgimiento de la pandemia se rediseñaran espacios y formas de trabajo, por el bien de todos. Finalmente, Mauricio Reynoso explicó que como empresas y sociedad debemos actuar apegados a los valores y tratar de promover esos valores en todo lugar.



La importancia del balance trabajo-familia y la responsabilidad empresarial

La segunda y última conferencia del primer día de la jornada fue “La importancia del balance trabajo-familia y la responsabilidad de la empresa”, en la que participaron Carlos Ludlow, consejero de la Unión Social de Empresarios de México (USEM); Alejandro Landero, director general del Instituto Juan Pablo II; Sofía Mendoza, directora de operaciones de Bolsa Rosa; Javier Millán, consejero de la Unión Social de Empresarios de México (USEM) y Karina Gutiérrez, coordinadora de responsabilidad social del Centro Mexicano para la Filantropía (CEMEFI).

Karina Gutiérrez, coordinadora de responsabilidad social del Centro Mexicano para la Filantropía (CEMEFI), indicó que el tema del balance entre trabajo y familia, no es un punto nuevo entre la sociedad; sin embargo, ahora con la llegada de la pandemia de COVID-19, ese tema se fortalece y cobra mucha más importancia. Gutiérrez también explicó que entre las cosas que dan calidad de vida a un apersona está el balance entre trabajo y familia.

“Las empresas que tienen un esquema de responsabilidad social coincidimos que este tema no sólo es de recursos humanos o talento, es un tema que va desde la alta dirección y requiere comunicación en dos vías”, comentó Karina Gutiérrez y subrayó que es importante que las empresas conozcan las opiniones de los empleados para saber cómo están funcionando las cosas o si las nuevas dinámicas son correctas.

La coordinadora de responsabilidad social del CEMEFI explicó que las empresas deben considerar a las familias, pues temas como becas o planes de estudio que beneficien a los hijos de los trabajadores, son sumamente importantes para que las familias puedan desarrollarse y en gran medida alcanzar calidad de vida.

Desde otro punto, Sofía Mendoza, directora de operaciones de Bolsa Rosa, compartió la experiencia de su empresa al trabajar con otras instituciones respecto al tema de balance trabajo-familia. “Todo inició al crear una bolsa de trabajo para mujeres y pudieran tener un trabajo flexible y combinar sus dos mundos”, comentó la empresaria y destacó que 6 de cada 10 mujeres dejan de trabajar cuando tienen a su primer hijo; 8 de cada 10 salen del campo laboral cuando tienen a su segundo hijo, y solamente una mujer regresa a trabajar aún en el proceso de lactancia del recién nacido.

Mendoza expuso que entre con la llegada de la pandemia de COVID-19, la prioridad de las empresas ha cambiado y asuntos como el espacio en las oficinas, los espacios sociales, los símbolos de estatus y los viajes de trabajo, son cuestiones que se van a modificar. De acuerdo con Bolsa Rosa, 68% de las 40 empresas que forman parte de su institución planean seguir trabajando a distancia con sus colaboradores, de ese porcentaje 32% no contaba con una política para trabajar a distancia y 4% realiza acciones para fortalecer los vínculos entre trabajadores durante la cuarentena.

Javier Millán, consejero de la Unión Social de Empresarios de México (USEM), indicó que, con base en su experiencia, en la mayoría de las empresas del mundo, la mujer casi no cuenta y en general, las empresas no le dan al trabajador la importancia que merece. “Tenemos formadores de vendedores, pero no tenemos formadores de personas”, explicó el consejero de la USEM, haciendo referencia a la falta de importancia que se da en empresa a la formación de sus empleados, pues es vital que en las instituciones se promueva el desarrollo personal, laboral, intelectual y moral de una persona.

Finalmente, Alejandro Landero, director general del Instituto Juan Pablo II, explicó que con la llegada de la pandemia de COVID-19 las empresas y trabajadores han visto que es posible y benéfico trabajar desde casa y es posible que exista un balance entre trabajo-familia.

Además, Alejandro Landero destacó el papel de la familia en el entorno que vivimos, pues hoy hay mamás que se han vuelto ayudantes en la formación educativa de sus hijos y se sientan con ellos a hacer tareas y en materia de salud, la familia ha sido punto clave, ya que se ha encargado de cuidar, proteger y ayudar a los mismos integrantes de la familias a no contagiarse o superar la enfermedad, cuando ha sido el caso.

Te puede interesar: Fin a la violencia, con La Vida por Delante

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.