La vocación empresarial más allá de generar riqueza

El CCE presentó un decálogo de principios para que los empresarios consoliden su compromiso de dimensión social, y ser uno de los principales factores para resolver los problemas sociales que aquejan al país.


CCE decálogo


En la actualidad ser empresario es algo heroico debido a que deben sortearse grandes obstáculos, sin embargo, la sociedad tiene una mala imagen y percepción de quienes conforman este sector, por lo cual quienes pertenecen al mismo deben redimensionar acciones y sumar esfuerzos que incrementen y hagan más tangibles los beneficios que las empresas crean para la comunidad, indicó el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carlos Salazar Lomelín.

Advirtió que cumplir con el círculo virtuoso del ahorro y la inversión hoy ya no es suficiente, por lo que las empresas deben tener una dimensión abiertamente social creando valor público y ganándose la confianza de la gente todos los días. “La prosperidad de los negocios depende de que la sociedad progrese”, resaltó.

En el evento Dimensión Social de las Empresas, en el que presentó un decálogo asumido por 155 organizaciones y empresas adherentes a este programa, Salazar Lomelín indicó que México está inmerso en una época de cambios ante lo cual es necesario adaptarse y actuar con audacia, sin egoísmos y con sentido de urgencia, “es hora de montarnos en la ola y no quedarnos en la resaca”, subrayó.

Salazar Lomelín destacó la figura del empresario quien siempre ha surgido para transformar lo que ve, brindar nuevos productos y servicios sostener a su familia, mejorar su calidad de vida y ofrecer a sus hijos mejores oportunidades, pero además genera beneficios para la comunidad al crear empleos, paga salarios e impuestos y contrata proveedores, participa en el bienestar de la sociedad y contribuye a darle sentido a nuestra vida como colectividad.

El presidente de la cúpula empresarial dijo que la intención del decálogo de principios es que los empresarios asuman compromisos para consolidar su dimensión social y ser uno de los principales factores para resolver los problemas sociales que nos aquejan.

Decálogo para la dimensión social de las empresas

El dirigente del CCE dio a conocer los diez puntos que este organismo propone hacer suyas a todas las empresas a fin de revalorar su papel en la sociedad e incrementar su aportación al bien común del país.

1) Construir una relación de confianza y credibilidad con la sociedad.
2) Garantizar mayores oportunidades de empleo formal, crecimiento y desarrollo para nuestros colaboradores y sus familias.
3) Ser ejemplo de integridad y ética; y cumplir con todas nuestras obligaciones fiscales y contributivas.
4) Modernizar la cultura empresarial, para tener empresas mejor organizadas y más competitivas, de todos los tamaños, acorde a las tendencias internacionales.
5) Establecer un compromiso de las grandes empresas con las MiPyMEs y con la creación de cadenas productivas; pagar en tiempo y forma a proveedores, transferir tecnología y conocimiento.
6) Demostrar nuestra obligación moral con la sociedad; participar activamente en el desarrollo de las comunidades y construir mejores condiciones de vida para los mexicanos.
7) Asumir y promover la inclusión, la diversidad, y el respeto irrestricto a los derechos humanos.
8) Privilegiar la sustentabilidad en nuestras actividades económicas y un uso más consciente de los recursos naturales.
9) Insertar a nuestras empresas en la era digital, impulsar la industria 4.0, incorporar tecnologías y facilitar su uso para nuestros colaboradores y comunidades.
10) Impulsar una relación responsable y propositiva con las autoridades, exigiendo reglas claras y certidumbre jurídica y económica para las inversiones; y así incidir positivamente en las políticas públicas para beneficio del país.

Salazar Lomelín hizo un llamado a que la sociedad, las autoridades y quienes conforman la iniciativa privada trabajen en un mismo sentido que es el bien común de los mexicanos, por lo que pidió dejar de lado los comentarios negativos y en lugar de ello, proponer y actuar para que todos salgamos adelante.

El presidente del CCE pidió que las propuestas y acciones emprendidas por los empresarios no sean confundidas con actos políticos, “no competimos con políticos, ni con colores, ni con partidos”, resaltó. Al mismo tiempo, hizo un llamado a cuidar la democracia ya que sin esta las sociedades perecen.

En conferencia de prensa, al ser cuestionado sobre el cambio continuo de las regulaciones que rigen a las empresas, Salazar Lomelín dijo que los legisladores antes de cambiar las leyes y proponer nuevas, deben revisar que primero se cumplan las que están vigentes, pues una sociedad no puede estar a expensas de que las reglas cambien continuamente, sino que se requiere de un marco normativo claro que se cumpla.


Te puede interesar: La SCJN estudia controversia por reformas fiscales

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.