Democracia, eje constructor de la sociedad

En Nuevo Léon se lleva a cabo el Encuentro Empresarial de Coparmex, cuyo objetivo es crear conciencia en la sociedad sobre las oportunidades y riesgos por los que atraviesa México, así como formular propuestas.


Fotos del evento o del expositor


La democracia se debe diseñar sin esperar demasiado de los buenos gobernantes, ni temiendo demasiado de los malos gobernantes, señaló Daniel Innerarity, director del Instituto de Gobernanza Democrática, durante el panel El futuro de la democracia en tiempos de indignación.

Es decir, no se debe esperar tanto de las virtudes de una persona, ni temer mucho de sus vicios; algo bien organizado resistirá. La mejor opción es mejorar los procedimientos antes que intentar mejorar a las personas que están a cargo.

Como parte de su participación en el Encuentro Empresarial de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Innerarity explicó que la democracia es un proceso complejo en el que debe haber espacio para el rechazo y la protesta, pero también para la construcción.

Asimismo, indicó que ninguno de los elementos de la democracia se deben aislar, de lo contrario “produce como conclusión algo que no tiene nada que ver con la democracia”, es decir, cuando se presentan los elementos por separado, se pierde el sentido de la misma y puede generar una crisis. “El reduccionismo, mutilación o simplificación amenaza la democracia”.

“La democracia es una construcción frágil que requiere equilibrar cada uno de sus elementos”, agregó.

En ese sentido, el director del Instituto de Gobernanza Democrática advirtió que cuando la sociedad se polariza en torno a cuestiones simples, no da lugar a procesos serios democráticos de calidad, “hay que incluir valores, sustancia”, precisó.

La democracia es un agente regulador ante un clima de desconfianza. Hay una irritación social que se está esparciendo como un malestar general que no tiene una línea de acción trazada. El origen de la irritación es la desconfianza en todo y en todos. En ese sentido, la democracia ha jugado un papel en el que equilibra la desconfianza entre las partes involucradas.

En el panel El futuro de la democracia en tiempos de indignación también participó Luz María Marván Laborde, investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México.

 

Te puede interesar: Por encima de los privilegios, la ley 

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.