Crece la violencia; la autoridad no reacciona

Basados en las cifras del Semáforo Delictivo, que da a conocer las entidades con mayor número de delitos de alto impacto, en YoInfluyo.com investigamos quién gobierna en esos estados. Una pista: el color del partido nada tiene que ver.


Mapa del Semáforo de Alto Impacto (2019 primer semestre) / Imágenes que aludan al homicido, secuestro, extorsión


La seguridad es uno de los temas que más preocupa a los ciudadanos. En época de campaña electoral es una de las promesas más comunes que pronuncian los candidatos con el fin de obtener los sufragios. Una vez en el poder, parece que olvidan sus palabras.

El color del partido que gobierna cada uno de los estados parece que no es garantía de combate a los delitos de alta incidencia. El último informe del Semáforo Delictivo señala que subió la mayoría de los indicadores de violencia en los primeros seis meses de 2019.

En el primer semestre de 2019, subieron los índices en los delitos de extorsión (35%), narcomenudeo (17%), violaciones (12%), robo a negocio (11%), feminicidio (9%), violencia familiar (6%), homicidio y lesiones (4%) y secuestro (2%).

Y sólo bajaron los correspondientes al robo de vehículos (11%) y al robo a casa (2%).

¿Qué es el Semáforo Delictivo?

El Semáforo Delictivo es una herramienta de rendición de cuentas, evaluación y análisis de la violencia de México. Según se lee en su página web, es un proyecto social ciudadano financiado por ciudadanos. Su interpretación está basada en denuncias ciudadanas y en ejercicios de transparencia de las autoridades correspondientes.

El Semáforo Delictivo considera 11 indicadores, entre ellos homicidio, secuestro, extorsión, narcomenudeo, robo a vehículo, a casa y a negocio, lesiones, violación, violencia familiar y feminicidio.

¿Quién gobierna los estados más inseguros?

En YoInfluyo.com investigamos quién gobierna las entidades de la República Mexicana en las que mayor incidencia delictiva registró el Semáforo Delictivo.

En el mapa que publicó ese proyecto ciudadano, se clasifica a las entidades en cinco categorías, según el número de semáforos rojos que tiene cada una. Los semáforos rojos significan que los niveles de violencia están por arriba de la tasa nacional.

La comparación que continuación se presenta toma en cuenta el segundo semestre de 2018 y los primeros meses de 2019.

Más del doble de la tasa nacional

Al término de los primeros seis meses del año, ocho estados de la República tenían seis o más semáforos en rojo.

Entre julio 2018 y junio de 2019, Colima, gobernado por el priista José Ignacio Peralta, encabeza la lista, como ocurrió también de julio a diciembre de 2018.

En Tabasco, parece que el cambio de partido no benefició a los tabasqueños, pues en 2018, con el gobernador Arturo Núñez del PRD, se ubicaba en el lugar 12; pero con Adán Augusto López, de la coalición, Morena, PT Y PES, hoy se ubica en segundo lugar.

El estado de Morelos el relevo de partidos no logró un cambio significativo: en 2018, con el perredista Graco Ramírez, se ubicaba en la segunda posición; y en 2019, con Cuauhtémoc Blanco de Encuentro Social, pasó al tercer lugar.

Parece que Alejandro Tello, gobernador priista de Zacatecas, no ha hecho nada respecto de los delitos de alto impacto que afectan a sus gobernandos, ya que continúa en el cuarto lugar de la lista, e inclusive con un semáforo rojo más.

Por su parte, Carlos Joaquín González, del PRD, primer gobernador de oposición en Quintana Roo, no ha demostrado ser el cambio que los quintanarroenses necesitaban, pues en vez de bajar posiciones, en 2019 subió una, al ocupar el quinto lugar.

En Querétaro, gobernado por el panista Francisco Domínguez, ocurrió algo alarmante: subió 13 posiciones. En 2018 ocupaba el lugar 19, con apenas dos indicadores de alarma, y en 2019 se ya ubica en la sexta posición del semáforo de alto impacto, con seis indicadores.

En Baja California, ante la falta de avance en el combate a los delitos de alto impacto, los ciudadanos prefirieron darle la oportunidad a lo que creyeron que va a ser el cambio a partir de noviembre. Y es que con el gobernador panista, Francisco Vega, tal parece que no hubo avance en la materia e inclusive sumó un indicador más. El estado se mantuvo en la séptima posición de julio de 2018 a junio de 2019.

Otro caso de retroceso es el también panista Martín Orozco, gobernador de Aguascalientes. En 2018 se ubicaba en la posición número 10; de enero a junio de 2019 se ubicó en la octava.

Por arriba de la tasa nacional

La alarmante lista en rojo aún continúa. Son siete los estados de la República Mexicana en los que el Semáforo de Alto Impacto se ubica por arriba del promedio de la tasa nacional.

Se trata de los estados de México, Chihuahua, Nuevo León, Jalisco, Hidalgo y Guanajuato y la Ciudad de México.

Pero el caso de los estados de México y Chihuahua, así como la capital del país, es preocupante porque en vez de haber un avance en el combate a los delitos de alto impacto hay un retroceso.

El Estado de México, gobernado por el priista Alfredo del Mazo, subió nueve posiciones. Recordemos que en las primeras posiciones se ubican las zonas más violentas. En este caso, en 2018 se ubicaba en la casilla número 18, y en 2019 ya está en la nueve.

Chihuahua, con el panista Javier Corral, en 2018 estaba en el lugar número 22 con apenas dos indicadores de violencia, pero en 2019 subió al número 10 con más del doble de semáforos rojos: cinco.

Otro cambio de partido gobernante que no ayudó fue el de la Ciudad de México: de PRD a Morena. Según el informe semestral del Semáforo Delictivo, de julio a diciembre de 2018, la capital del país, gobernada por el PRD, se ubicaba en la posición número 28. Pero de enero a junio de 2019, con Claudia Sheinbaum –de Morena– como jefa de gobierno, la ciudad está en la posición número 11. Es decir, escaló 17 posiciones.

 

Te puede interesar: El PND: plan para la utopía 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.