Criminalizar la migración no resuelve la crisis

Para controlar el fenómeno migratorio que afecta a todo el mundo, se requiere estudiar las causas económicas, sociales, ambientales y de seguridad, indispensables para entender y atacar el problema.


Migrantes


La migración constituye un fenómeno demográfico, sumamente complejo, que ocurre en todas las partes del mundo; se produce a causa de muchas circunstancias y acontecimientos; sin embargo, existen factores principales que lo provocan.

Adán Castro, sociólogo de la Universidad Autónoma Metropolitana y especialista en temas migratorios, sostiene que la migración no debe ser criminalizada, pues nunca se terminará; sin embargo, es preciso hacerla legal, ordenada y segura, para ayudar al desarrollo de los países, tanto receptores como expulsores.

Castro explica que este fenómeno se da por muchas razones, entre ellas factores políticos, económicos, sociales, culturales, ambientales o de salubridad.

“Por ejemplo, el éxodo de migrantes venezolanos se da por la gran crisis política que hay en ese país sudamericano, mientras que en Centroamérica el problema migratorio se da por el subdesarrollo el cual provoca pobreza, hambre y violencia”, ejemplificó el especialista.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) han señalado en el Atlas de la migración en los países del norte de Centroamérica, que las principales causas en estas zonas geográficas, son la pobreza, la inseguridad, la violencia y el cambio climático.

El Atlas de la migración en los países del norte de Centroamérica señala que el flujo migratorio al país estadunidense en México es de 12.1 millones, de El Salvador 1.2 millones, de Guatemala 880 mil y de Honduras 530 mil migrantes.

Te podría interesar: Ebrard negoció en secreto 

El cambio climático, la pobreza y la extrema vulnerabilidad, principalmente en zonas rurales, han generado un virtual colapso de los medios de producción de las personas que habitaban en esas localidades afectadas, debido los impactos sobre actividad agrícola, uno de los principales medios de sobrevivencia de la población de países del norte de Centroamérica según la Cepal.

Crisis de migración

El especialista Adán Castro explicó que el tema migratorio en México, al ser un país demográficamente grande, es un poco más complejo; en los estados del sur y el centro del país se da por el subdesarrollo económico en esas regiones, el poco impulso al campo y el poco fomento de empleo, mientras que en el norte del país la migración se agravó con el aumento de inseguridad provocada por el crimen organizado.

Entre finales de 2018 y la primera mitad de 2019, organizaciones civiles y autoridades mexicanas reportaron el ingreso de entre 150 mil y 400 mil migrantes centroamericanos en México. El Instituto Nacional de Migración dijo que una tercera parte son niños y fueron detectadas personas de otros países que no corresponden al continente, como ciudadanos de Afganistán, Eritrea, Bangladesh, Nepal, Pakistán, India, China y Nigeria.

La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, reconoció que se ha registrado un comportamiento inédito en el flujo de migrantes e indicó que en especial el número de ciudadanos hondureños aumentó de manera inusual.

A causa de esta situación y como el principal objetivo de los migrantes es llegar a los Estados Unidos, el presidente Donald Trump reforzó la seguridad en toda la frontera con México y amenazó con tomar represalias económicas (imposición de aranceles) si el gobierno mexicano no controla el flujo de migrantes que cruzan por México.

El especialista Adán Castro explicó que la migración de personas profesionistas beneficia al país de origen y al país de destino, porque pueden pagar más impuestos al país donde llegan a trabajar, mientras que personas que sólo se van en busca de un buen empleo, pero sin estudios, llegan como mano de obra barata, que casi no paga impuestos no obstante sí obtiene beneficios de programas sociales, lo que cuesta dinero al gobierno anfitrión. Dijo que por ello se entiende la postura de Trump contra la migración, porque la mayoría de ilegales que llegan a los Estados Unidos significa mano de obra barata.

A causa de las amenazas de Trump, el gobierno mexicano decidió enviar la Guardia Nacional para reforzar la frontera sur y detener a los migrantes ilegales. El especialista la calificó esa medida como necesaria pero incorrecta, porque el despliegue de la Guardia Nacional no es lo idóneo. El ejército, explicó, no está preparado para cuidar las fronteras en tiempo de paz; darle esta gran responsabilidad a este nuevo cuerpo de seguridad puede dar lugar a violaciones de derechos humanos.

Además de estas acciones, el gobierno mexicano junto a la presidenta eEjecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena, presentaron un Plan de Desarrollo Integral para México, Honduras, Guatemala y El Salvador; un trabajo que según los expertos, es muy interesante porque intenta atender las causas de la migración al incluir un plan de protección social, igualdad económica y sustentabilidad ambiental.

 

Te podría interesar: El PND: plan para una utopía 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.