Olvidados de la CDMX

De las 7 mil 654 personas que viven en situación de calle, la mayoría se ubica en la alcaldía Cuauhtémoc, seguida de Gustavo A. Madero, Venustiano Carranza e Iztapalapa.


Personas en situación de calle


En las calles de la Ciudad de México, muy cercanos a nuestra realidad, más de 7 mil 500 abandonados, hechos a un lado por su gobierno y marginados por la sociedad, recorren la ciudad en búsqueda de techo, comida, vestido y esperanza.

Según datos del más reciente Diagnóstico Situacional de las Poblaciones Callejeras 2017-2018 de la Secretaría de Desarrollo Social de la CDMX (Sedeso), en la ciudad existen 7 mil 654 personas que viven en la calle, de las cuales 3 mil 205, la mayoría, se ubican en el norte, principalmente en la alcaldía Cuauhtémoc, seguida de Gustavo A. Madero, Venustiano Carranza e Iztapalapa.

Entre las personas que viven en la calle 90.07% son hombres y sólo 9.93% son mujeres, sin embargo, aunque las mujeres son pocas, corren el riesgo constante de ser abusadas sexualmente.

Las razones por las que estas personas acaban en la calle son variadas. Entre las principales se cuentan las peleas familiares, violencia doméstica y abandono debido a enfermedades o discapacidades. Otros son migrantes que desvían su camino hacia los Estados Unidos, y a otros más, la miseria los orilló a refugiarse en las calles.

De los 7 mil 654 contabilizados, la gran mayoría (43.51%) son migrantes, 17.75% presentan alguna discapacidad física, 5.41% alguna discapacidad mental, 3.4% provienen de algún pueblo indígena, 0.65% son de la comunidad LGBTTTI y el resto, 29.28%, no pertenece a ninguna de las categorías mencionadas.

El informe revela que mil 250 personas, que representan 18.47% del total, tienen estudios de bachillerato o universitarios, y de ellos, 395 confirmaron haber concluido una carrera universitaria, aunque por de falta de empleo o por problemas familiares tuvieron que abandonar sus profesiones.

En la alcaldía Cuauhtémoc se entrevistó a 43 personas, de las que 21 indicaron que no salen de esa situación debido a su adicción al alcohol o a las drogas; otros 19 afirmaron que viven así por decisión propia, pues en las calles se sienten más comprendidos que en su familia, 16 comentan que faltan redes de apoyo y los 13 restantes concluyeron en que no tienen otra opción.

Al vivir en las calles, estas personas corren peligro en todo momento, ya sea por la violencia que suele surgir de discusiones entre indigentes, o el constante contacto con las adicciones. Además, al vivir de esta manera, suelen ser víctimas de rechazo, abusos y discriminación absoluta por otras personas que se sienten con el derecho de repudiarlos.

Leer: Medir la pobreza ayuda a combatirla http://www.yoinfluyo.com/social/140-analisis-social/6507-medir-la-pobreza-ayuda-a-combatirla

¿Y los albergues?

Estas personas duermen en espacios públicos, como parques, puentes, en algunas ocasiones huecos de coladeras. Otros tantos, no tan afortunados, por la noche se resguardan en refugios y albergues instalados por el gobierno. Sin embargo, en esos lugares lo que menos se les asegura es bienestar, pues son víctimas de una serie de abusos de todo tipo y rechazos.

En entrevista con YoInfluyo.com Beatriz Carrasco, voluntaria en el albergue Villa Mujeres ubicado en la alcaldía Gustavo A. Madero, indicó que las condiciones de vida de las mujeres en este albergue son deplorables, y aseguró que en todo momento se puede percibir un olor a heces fecales dentro de los dormitorios.

En este albergue hay personas de todo tipo, desde madres solteras con sus hijos hasta mujeres jóvenes, adultas y ancianas. Acaban en este albergue por situaciones muy tristes; por ejemplo, las ancianitas son abandonadas en estos lugares por sus propios hijos que nunca regresan; otras mujeres son recogidas de las calles y las que llegan con sus hijos vienen huyendo de la violencia familiar, afirmó Carrasco.

Además, recalcó, muchas de las mujeres que viven en este lugar necesitan atención medica o psicológica que ni el personal ni las autoridades les proporcionan. “A veces parece que los enfermeros en Villa Mujeres no tienen ganas de trabajar; cumplen con sus tareas a medias o de plano no atienden a las mujeres que lo requieren”, comentó Carrasco.

Mi Valedor

Ante las desigualdades y las condiciones en las que miles de personas viven, nace Mi Valedor, un proyecto que aspira a darle una segunda oportunidad a las personas que viven en la calle, para salir adelente y reencontrar la motivación que habían perdido.

El concepto de Mi Valedor nace en Inglaterra. El modelo funciona con la participación de personas vulnerables que viven en calle; se les recluta, se les da un permiso de venta ambulante, se les capacita para vender y se les entregan inicialmente cinco revistas, elaboradas por ellos mismos, que venderán a 20 pesos. La ganancia, de 100 pesos, la pueden utilizar para cubrir sus necesidades.

 

Los valedores, como son llamados los vendedores y reporteros, además de recibir una oportunidad de trabajo, pueden descubrir una nueva afición por la escritura, la fotografía o el diseño, también reciben apoyo por parte del equipo de Mi Valedor, que les brinda amistad, apoyo y una serie de talleres que dotan a los valedores de nuevos conocimientos y habilidades que podrán utilizar para encontrar un oficio en el futuro.

Si te interesa conocer más acerca de este proyecto o conoces a alguna persona que puede volverse Valedor y salir adelante, visita sus redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram, además puedes ingresar a su página mivaledor.com y enterarte de sus eventos y campañas.

 

Te puede interesar: Mi Valedor. Una oportunidad para las personas en situación de calle 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.