Imprimir esta página

Convirtiendo lágrimas en sonrisas | Niños quemados

Hay asociaciones que buscan difundir la prevención de estos accidentes y acercar la atención especializada a los menores.



Los accidentes más dolorosos y que mayores secuelas puede dejar, en caso de sobrevivir, son aquellos que se relacionan con el fuego. Ya se trate de ser víctima directa de las llamas por un incendio o las quemaduras por escaldadura, es decir, cuando una sustancia caliente entra en contacto con la piel.

Variadas consecuencias

La piel es el más grande órgano del cuerpo; aunque sólo lo percibimos como la cobertura externa cumple otras funciones; por ello cuando se quema, especialmente si es una amplia extensión, las complicaciones son muy variadas; además, las quemaduras pueden llegar a afectar capas internas generando otros riesgos.

La recuperación de quemaduras en muchos casos implica el lidiar con cicatrices externas e internas. Las consecuencias de las cicatrices pueden ir más allá de afectar la apariencia física, pueden generar problemas de movilidad en las extremidades que requieran terapias de rehabilitación.

En todos los casos, se trata de situaciones donde el dolor se hace presente de forma constante y las implicaciones emocionales derivadas de estos accidentes son muchísimas. Si este panorama resulta en una pesadilla en la vida de cualquiera, en el caso de los menores todo es todavía más complejo y de más largo alcance.

Prevención ante todo

Como en todos los casos, siempre es mejor prevenir que lamentar. El 70% de las personas que se queman lo hacen con fuego directo generado por incendios; por el incorrecto uso de gas en tanques y boylers; así como la manipulación de encendedores, cerillos, veladoras, gasolina y thinner. Y por supuesto, el uso ilegal de artefactos con pólvora y pirotecnia. En época navideña, también son comunes accidentes por electricidad pues se sobrecarga con adornos o los adornos no están en buenas condiciones.

Pero el caso de los menores 90% de las quemaduras se dan en la cocina por café caliente, aceite, manteca, leche, frijoles, ponche, caldos, nixtamal y agua hirviendo. Casi todos ellos son fruto del descuido al poner esas sustancias en algún con descuido o dejar a los niños sin atención.

Por eso, es muy importante extremar precauciones y estar constantemente revisando en la cocina ollas, sartenes pocillos, así como que las instalaciones de gas, el boyler y la electricidad estén en perfectas condiciones para minimizar la posibilidad de un accidente que ponga en riesgo la vida o que traiga severas consecuencias.

Para apoyar

Como se señalaba, los casos de los menores requieren mucha más atención y en el país se carecía de los protocolos adecuados que aumentan las posibilidades de sobrevivir. A raíz de una experiencia de pérdida de familiares y de tener que lidiar con la recuperación de menores quemados, nació la fundación Michuo y Mau I.A.P. que en estas dos últimas décadas se ha convertido en el referente para la atención y la rehabilitación específicamente de los menores que han sufrido quemaduras.

La fundación busca no sólo difundir la importancia de la prevención, sino acercar la atención médica especializada de forma oportuna y a dar seguimiento posterior apoyando su rehabilitación física y emocional. Para lograrlo han buscado mejorar la infraestructura hospitalaria en el país y la capacitación del personal médico especializado para que pueda atender este tipo de emergencia de la mejor manera.

Asimismo facilitaron la llegada del Hospital Shriners para Niños México. Esta institución es líder internacional en el tratamiento de menores quemados y de afecciones ortopédicas. Su presencia en el país ha evitado que se tenga que llevar a los menores a ser atendidos en el extranjero por lo que el volumen de niños, niñas y jóvenes a los que se logra llegar oportunamente ha aumentado.

Ambas organizaciones de la sociedad civil requieren del permanente y constante apoyo de la sociedad para poder mantener a flote esta importante misión, porque el contar con la atención médica profesional y adecuada para las quemaduras es únicamente el primer paso en la recuperación.

Fuentes:
https://www.fundacionmichouymau.mx/ 
https://www.shrinerschildrens.org/es/locations/mexico 
https://www.gob.mx/salud/prensa/170-cuenta-mexico-con-centro-de-alta-especialidad-para-atender-quemaduras-graves 

 

Te puede interesar: En el mundo hay 160 millones de niños en situación de trabajo infantil: OIT

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.