México tiene la tasa más alta de embarazos de menores en América Latina

El gobierno federal debe impulsar la vacunación contra COVID-19 a mujeres menores de 18 años que estén embarazadas, pues la primera causa de muerte durante el embarazo es el coronavirus.



México ocupa el primer lugar en embarazos en población adolescente de entre todos los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) con 390 mil nacimientos anuales en menores de 19 años, lo que significa más de mil nacimientos, que con la pandemia de COVID-19 se agravo aún más.

En conferencia virtual de prensa con motivo del Día Mundial de Prevención del Embarazo no Planificado en Adolescentes, que se conmemora el 26 de septiembre, Josefina Lira, expresidenta del Colegio Mexicano de Especialistas en Ginecología y Obstetricia (Comego), señaló que de acuerdo con datos de la OCDE nuestro país tiene la tasa más alta de embarazos de adolescentes, con mil nacimientos.

Ante esta situación hizo un llamado al gobierno federal a permitir e impulsar la vacunación contra COVID-19 a mujeres menores de 18 años que estén embarazadas, porque actualmente la primera causa de muerte durante el embarazo es el coronavirus.

La experta estimó que la pandemia pudo haber aumentado el embarazo en adolescentes hasta en un 30 por ciento en el último año.

Josefina Lira dijo que los adolescentes son quienes menos recurren a la interrupción legal de un embarazo, porque se dan cuenta cuando ya tienen más de 12 semanas de gestación y ya no pueden realizar un aborto.

“De acuerdo con datos de la Ciudad de México, en lo que va de 2021 se han registrado dos mil 612 interrupciones del embarazo, y de este total, 0.7 por ciento han sido mujeres entre 11 y 14 años. El 4.9 por ciento han sido mujeres entre 15 y 14 años y de 18 a 24 años, el 45.9 por ciento”, detalló.

Por su parte, la doctora Mercedes Álvarez, gerente médico de Bayer, dijo que los embarazos no deseados pueden alterar drásticamente la vida de una niña. “Pueden arruinar su educación y disminuir sus perspectivas laborales futuras. Se vuelve más vulnerable a la pobreza y la exclusión y, a menudo, su salud se ve amenazada porque su cuerpo aún está en desarrollo”, expresó.

En México, la Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo en Adolescentes (ENAPEA) considera el acceso a los métodos anticonceptivos reversibles de acción prolongada (ARAP) como una importante alternativa para ayudar a la mujeres jóvenes a planificar su vida reproductiva, destacando que estos métodos se encuentran entre las opciones de primera línea para las mujeres que estén por iniciar o hayan iniciado su actividad sexual, pudiendo emplearse en mujeres jóvenes y que aún no han tenido hijos.

“El inicio de la vida sexual a edades más tempranas, la falta del uso regular de métodos anticonceptivos y las limitaciones en su acceso, incrementadas en tiempos de pandemia, colocan a estos métodos anticonceptivos de acción prolongada como la estrategia para controlar y revertir el embarazo no planificado en adolescentes, ya que además de ofrecer los índices más altos de protección, su eficacia no se ve afectada por errores en su uso, olvidos o abandono, en relación con otros métodos de uso regular para el control de la fertilidad”, explicó la doctora Lira.

Es por ello que 15 organizaciones no gubernamentales (ONG) internacionales, organizaciones gubernamentales, sociedades científicas y médicas interesadas en la salud sexual y reproductiva, con el patrocinio de Bayer, promueven una campaña de sensibilización de los jóvenes para prevenir embarazos no planeados.


Te puede interesar: El fisco pierde 480 millones de pesos por empresas de seguridad privada clandestinas: CNSP

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.