Manejo inadecuado de emociones causa aumento de peso: UNAM

“Las emociones y la ingesta de alimentos tienen relación estrecha, ya que las personas tienden a asociar la comida con una forma de responder ante los efectos positivos y negativos”, informó experto de la UNAM.


 


José Alfredo Contreras Valdez, académico de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), aseguró que el manejo de emociones como tristeza, miedo, soledad, estrés o aburrimiento a través del alimento, puede causar un aumento de peso.

“Las emociones y la ingesta de alimentos tienen relación estrecha, ya que las personas tienden a asociar la comida con una forma de responder ante los efectos positivos y negativos”, informó y subrayó que es común que las personas ingieren mayor cantidad de víveres para disminuir estrés, tristeza o aburrimiento, aunque su alimentación no sea nutritiva y balanceada.

Contreras Valdez comentó que el manejo de las experiencias afectivas como tristeza, ansiedad, estrés, aburrimiento, incluso alegría, mediante la ingesta, representa un factor psicológico importante. Además, con la pandemia de COVID-19 y el confinamiento, las personas alteraron su rutina y las emociones se incrementaron, al mismo tiempo que una gran parte de la población comenzó a no dormir lo suficiente.

“Incrementan el consumo de alimentos no saludables con alto contenido calórico y de bebidas azucaradas para regular las emociones que les produce el confinamiento o el temor a contagiarse del virus que ocasiona la COVID-19”, recalcó José Alfredo Contreras y señaló que la población cambió todas sus actividades cotidianas.

Cuestiones como trabajar en casa, ordenar comida rápida a domicilio y el incremento del sedentarismo, entre otras, fueron algunas de las situaciones que ocasionaron un aumento de peso significativo en un grupo particular de la población. “Son diversos los fenómenos que contribuyen a que las personas suban de peso”, subrayó el especialista.

Ante la situación que se vive, José Alfredo Contreras recomendó “establecer paulatinamente horarios para las actividades cotidianas, incluidas las comidas, así como regularizar el tiempo para dormir, incrementar la actividad física y mejorar la calidad de la alimentación”.

 

Te puede interesar: En 2020, Bancos de Alimentos de México ayudó a 2 millones de mexicanos

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.