Empeñan para poder pagar la luz y comprar comida

La Profeco recomienda que antes de empeñar debe compararse entre más de una casa prendaria y elegir la que se adapte mejor a las condiciones, los intereses y la forma de pago de cada usuario.



Las consecuencias negativas en la economía del país derivadas de la pandemia la mayor parte del año han afectado las finanzas de miles de personas en el país, algunas porque perdieron su trabajo, otras porque se vieron obligadas a cerrar sus negocios o les redujeron su salario; sin embargo, sus necesidades como adquirir alimentos o pagar servicios no disminuyeron.

Para solventar sus gastos y tener flujo efectivo, las casas de empeño se convirtieron en la opción para muchas personas. De acuerdo a Marco Torres, presidente de la Asociación Mexicana de Empresas de Servicios Prendarios, A.C. (Amespre), de mayo a octubre se incrementó el número de las personas que acude a las distintas casas de empeño que pertenecen a este organismo.

Resaltó que la mayoría de los pignorantes señaló que sus necesidades de adquirir préstamos inmediatos eran porque requerían de recursos económicos para pagar la luz, comprar despensa y adquirir celulares y equipos de cómputo, estos dos últimos han sido indispensable para tomar clases en línea y para el teletrabajo al que muchos empleados migraron a consecuencia del confinamiento.

El presidente de la Amespre indicó que este año lo que motivó a las personas a acudir a las casas de empeño fueron muy diferentes a la de otros. Antes de la pandemia, la necesidad de contar con dinero en efectivo era para pagar nóminas, completar la quincena o por imprevistos médicos.

Marco Torres dijo que otro de los comportamientos que se observó este año es que los pignorantes en muchas ocasiones prefirieron recuperar los objetos que habían empeñado en lugar de dar el refrendo por los mismos.

"La gente prefirió recuperar sus prendas en un menor tiempo, particularmente aquellos que nos dejaron como televisores, laptops y celulares. Para ellos se convirtió en un artículo de primera necesidad debido a la implementación de las clases en línea", subrayó.

La Amespre se constituye con un grupo de empresas que, en su conjunto, suman dos mil 699 negocios prendarios en todo el país, 18 empresas y 30 marcas, por lo que conforma el organismo de representación más grande del sector de la industria prendaria. Las 18 empresas que la forman se encuentran entre las más grandes del país y se agrupan en esta asociación.

De acuerdo con el Registro Público de Casas de Empeño, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) tiene registradas para operar siete mil 653 casas de empeño, en tanto datos del Directorio Estadístico Nacional de Unidades Económicas (DENUE), del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en México hay más de 10 mil casas de empeño registradas.

La Profeco recomienda que antes de empeñar debe compararse entre más de una casa prendaria y elegir la que se adapte mejor a las condiciones, los intereses y la forma de pago de cada usuario. Además, advierte que es necesario considerar que el pago, para recuperar el bien, no supere el 35 por ciento de los ingresos totales que percibe la persona que solicita el préstamo prendario.

Asimismo, destaca que no pueden calcular intereses sobre intereses del monto a pagar, sólo se calculan sobre la deuda principal. Además, la Profeco recuerda a los pignorantes que al no hacer el pago del refrendo o del desempeño en la fecha especificada en el contrato, la prenda se pondrá a la venta y podrá recuperarse mediante el desempeño extemporáneo, siempre y cuando no se haya vendido o apartado.


Te puede interesar: Son insuficientes los nuevos apoyos en la capital por la pandemia: Coparmex 

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.