Positivo, modificar la relación iglesias-Estado

Un auténtico estado laico protege y promueve los derechos humanos sobre todo el derecho humano a la libertad religiosa.


Asociaciones religiosas


La iniciativa de reforma a la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público propuesta por la senadora Soledad Luévano Cantú es positiva y propositiva que sin estar fundamentada en el pensamiento evangélico plantea beneficiar a todos los grupos religiosos presentes en el país, consideró Jorge Traslosheros Hernández, investigador del Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM.

“La iniciativa es excelente porque está montada sobre dos pilares muy importantes, el primero es que entiende la libertad religiosa no como un asunto religioso sino como un asunto de derechos humanos lo cual es muy importante porque se desdramatiza al quitarse el aspecto del Estado contra la religión y es un derecho humano que debe ejercerse con toda generosidad”.

“Y el segundo pilar sobre el cual está montado, es lo que Benedicto XVI llamó la laicidad positiva, es decir, un auténtico estado laico protege y promueve los derechos humanos sobre todo el derecho humano a la libertad religiosa que es lo que siempre dijo Juan Pablo II”.

En conversación con YoInfluyo.com, Traslosheros Hernández quien es integrante del Consejo Editorial de la Arquidiócesis Primada de México, dijo que la propuesta de la senadora zacatecana está muy bien elaborada y en su contenido toma en cuenta diversos aspectos que actualmente no son considerados por la legislación, como por ejemplo el principio de no discriminación contra quien profese una religión, “eso no existía, el derecho de los padres de educar a los hijos en la religión de su preferencia, eso es impresionante”.

Además, destacó que se mantiene la restricción de las asociaciones religiosas a tener concesiones en radio y televisión, pero de ninguna manera limita a que puedan participar en medios de comunicación.

También lee: Quieren impulsar la relación iglesias-Estado

Traslosheros también se congratuló de que en la iniciativa se contemple que la opinión de líderes religiosos en asuntos de carácter social, como por ejemplo el aborto, no sean interpretados como una oposición a las leyes vigentes del país, sino como un derecho humano a expresar lo que piensa sobre el particular.

Asimismo, ante la restricción de los ministros de culto de las asociaciones religiosas a participar en política partidista como actualmente sucede, es también un aspecto positivo que además coincide con lo que sostiene la doctrina social de la Iglesia en el sentido de que “la Iglesia no está para hacer política partidista, para esto están los laicos”.

Ante las críticas que la iniciativa ha recibido por diversos sectores de la sociedad, y ser cuestionado sobre si los católicos están preparados para asimilar estos cambios a la ley, Traslosheros indicó que “no vamos a rechazar una ley muy generosa de un estado laico propositivo del ejercicio pleno a la libertad religiosa por miedo a estar preparados o no. Hay que entrarle con todo”.

“Yo lo interpreto de esta manera: en 1914 empezó una persecución religiosa que terminó hasta 1938, la única parte de la cual se habla es la famosa Cristiada, dos años de guerra civil. Pero el costo en mártires, el dolor de una Iglesia que resistió hoy da fruto abundante no podemos negar que este es producto de una lucha, hace 100 años estábamos en una persecución religiosa contra los católicos”, concluyó.


Te puede interesar: Suprime el Papa el secreto pontificio en casos de violación

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.