Podrían sancionar a un piloto, por opinar

Aeroméxico exigió una explicación al piloto que pidió por el sonido del avión a AMLO continuar la construcción del aeropuerto de Texcoco. Algunos consideran que esto atenta contra la libertad de expresión, otros que fue una imprudencia.


Piloto de Aeroméxico


Entre las inconveniencias a las que se exponen los pasajeros al viajar en aviones comerciales se encuentran retrasos, cancelaciones o problemas con boletos, pero en el caso del presidente del país, hay una más, el tener que escuchar por el altavoz de la nave una petición del capitán del vuelo, que por un momento pensó como ciudadano y expresó su sentir sobre la cancelación del aeropuerto de Texcoco.

Antes de iniciar el vuelo el capitán cumplió el protocolo para dar la bienvenida a los pasajeros, pero más allá de los datos que deben ser informados a los viajeros, Rafael Bolio Cuevas no dejó pasar la oportunidad de tener entre sus pasajeros al presidente y soltó un comentario personal en torno al aeropuerto de Texcoco:

“Una bienvenida a nuestro señor presidente que nos acompaña el día de hoy. Esperamos que se sienta a gusto, que disfrute el vuelo. Ojalá lo podamos convencer del aeropuerto de Texcoco, si no es posible pues ni modo, ¿verdad?”

Más que una anécdota, el atrevimiento del piloto Rafael Bolio Cuevas está por costarle una sanción por parte de la empresa en la que trabaja, la cual tardó 11 días en requerirle de manera oficial a través de un oficio “un informe detallado de lo ocurrido en el vuelo 533 del 8 de noviembre con ruta MEX-MID en el cual hubo un incumplimiento al Reglamento Interior del Trabajo”.

Después de que el oficio fue publicado en redes sociales, la reacción de la mayoría de los internautas fue de apoyo al piloto, al igual que en el mismo avión lo hicieron a través de aplausos los pasajeros, con la diferencia de que algunos cibernavegadores responsabilizaron a AMLO de que la empresa estudie una sanción en contra de Bolio Cuevas por lo ocurrido en días pasados.

En el oficio Aeroméxico consideró que el comportamiento del capitán del vuelo podría “perjudicar al servicio, a las relaciones o al prestigio de la empresa”, por lo que le pidió una explicación.

Cuestionado al respecto en su conferencia de prensa, AMLO negó que el capitán Bolio Cuevas hubiera sido ofensivo en algún momento, por el contrario, dijo que tanto por el sonido del avión como de manera personal al despedirlo de la aeronave “ejerció su derecho de manifestación”, a lo que él se limitó a responderle lo que piensa del tema.

“Ahora salió que la empresa lo citó a informar y nuestros malquerientes están diciendo algunos que nosotros le pedimos a la empresa que lo llamara a cuentas, no es cierto. Nosotros no hacemos eso, no somos iguales a los gobiernos anteriores, no somos autoritarios”, indicó el jefe del Ejecutivo.

Volando bajo

En septiembre Ximena García, piloto de la compañía Interjet, subió a su cuenta de Twitter un comentario en contra de AMLO en el que se podía leer: “Debería de caer una bomba en el Zócalo… nos haría un favor a todos. #vivaMexico. Pd si les molestan mis comentarios bórrenme, creanme que me vale 2 pesos saludos cordiales” (sic).

Al respecto de esta publicación en redes sociales, Interjet difundió un comunicado en el que lamentaba el comentario de la Ximena García toda vez que "no representa los valores, la visión, ni la posición de la empresa". Asimismo, la compañía informó que estaba llevando a cabo una investigación interna al tiempo de reiterar su compromiso total con la seguridad, la tolerancia, el respeto y el rechazo a cualquier manifestación de violencia".

 

Te puede interesar: Cancelar el NAIM, una costosa obsesión (parte 1 de 3)

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.