En duda, la legalidad del relevo en la CNDH

La elección de la nueva titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos está fuera de tiempo y además hay denuncias de irregularidades en el proceso de elección.


Rosario Piedra Ibarra


La elección de la nueva titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Rosario Piedra Ibarra, ha generado voces en contra, debido al irregular procedimiento legislativo y a la cercana relación que tiene la activista con el presidente de la República.

La nueva presidente de la CNDH necesitaba obtener la mayoría calificada; es decir, dos terceras partes de los sufragios depositados en la urna. En ese sentido, Piedra Ibarra no los obtuvo: votaron 116 senadores y la mayoría necesaria era 77 votos –algunos consideran hasta 78– y no los 76 que obtuvo.

Además, la aún militante morenista declaró abiertamente que su voto en los comicios federales de 2018 fue por Andrés Manuel López Obrador; a pesar de ello, Piedra Ibarra señaló en una entrevista radiofónica que, como titular de la CNDH, su tarea se deberá a los ciudadanos y no a un partido o a un gobierno.

Sin embargo, causa inquietud su cercanía con el poder, ya que se supone que el defensor de las personas se debe caracterizar por ser autónomo, apolítico y apartidista, para que pueda cumplir con su función, que es vigilar que los derechos humanos de los gobernados sean respetados por las autoridades.

En ese sentido, una de las voces que se ha pronunciado al respecto es la de la Comisión Mexicana de Derechos Humanos, A.C., cuyos dirigentes expresaron su inconformidad por la irregularidad en la votación para la presidencia de la CNDH.

Asimismo, señalan que se suman a la opinión pública que considera a Piedra Ibarra como inadecuada para el cargo, no sólo por su militancia, sino también por “las pocas garantías de imparcialidad que ofrece” debido a su trayectoria política e ideológica y a su cercanía con grupos radicales de izquierda.

Por medio de un comunicado, la asociación civil precisó: “Ser familiar de una víctima no debería ser la única consideración para la elección del presidente de la CNDH”, pues en el país existen otras personas calificadas para desempeñar el cargo. Por ello, llaman a que el Senado de la República reponga el proceso y garantice una elección limpia y transparente.

Por su parte, los senadores de la bancada del Partido Acción Nacional en el Senado ya anunciaron acciones para evitar que Rosario Piedra Ibarra rinda protesta, debido a las irregularidades que detectaron en la votación.

Los blanquiazules también piden que se reponga el procedimiento legislativo de la elección para la presidencia de la CNDH, por “evidentes violaciones a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos” y exigen que ésta sea una votación con tablero abierto y fedatario público.

Pero los senadores morenistas ya dijeron que no aceptarán chantajes ni repetirán la elección, que da ventaja a Piedra Ibarra por encima los otros dos candidatos.

Sin embargo, se prevé que mañana, martes, la activista rinda protesta como presidenta de la CNDH en el Senado de República. El 15 de noviembre, Luis Raúl González Pérez concluirá su periodo como ombudsman.

También lee: Fosas clandestinas, un mal que afecta a nuestro país 

Cronología de los hechos

La designación del titular para la Comisión Nacional de Derechos Humanos causó polémica: legisladores del Partido Acción Nacional acusan fraude, mientras que los de Morena defienden la legalidad de la elección.

El pasado 7 de noviembre se llevó a cabo la votación en la Cámara de Senadores, en la que se dio como elegida a Rosario Piedra Ibarra, hija de la luchadora social Rosario Ibarra de Piedra.

Para tal designación tuvieron que pasar tres votaciones, pues ninguno de los tres candidatos –Rosario Piedra Ibarra, Arturo Peimbert y José de Jesús Orozco– alcanzaban mayoría calificada como lo estipula la ley de la CNDH en el artículo décimo. La razón por la que Rosario Piedra Ibarra no alcanzaba la cantidad necesaria, en especial, era por la cercanía que mantiene con Andrés Manuel López Obrador.

Al momento del conteo de los votos se registraron las irregularidades. El grupo parlamentario del PAN aseguró que durante la elección hubo fraude porque desaparecieron 2 votos.

En la urna se depositaron 116 papeles, pero los resultados sumaban sólo 114. En este caso, para la mayoría calificada sólo se necesitaban los 76 sufragios que obtuvo Piedra Ibarra 

Ante la evidencia en video de los 116 votos, Ricardo Monreal, confirmó que fueron 116 sufragios. Pero en este caso, para las dos terceras partes de la votación eran necesarios 77.33 votos. Es decir, ninguno de los candidatos habría obtenido la mayoría calificada que se requiere para presidir la CNDH, por lo que habría de volver a votar hasta cubrir el requisito.

Sin embargo, se prevé que mañana, martes, la activista proteste como presidenta de la CNDH en el Senado de República. El 15 de noviembre, Luis Raúl González Pérez concluirá su periodo como ombudsman.

 

Te puede interesar: Retos del titular de la CNDH en la 4T 

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.