Demuestran diputados de la capital incompetencia para legislar

Después de que la Ley de Cultura Cívica se aprobara y anunciara con “bombo y platillo” por el Congreso de la CDMX, la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, formuló observaciones a la misma ya que asegurar que contiene artículos contrarios a la Constitución capitalina, por lo que hasta que no sea enmendada no será proclamada.


Sheinbaum devuelve ley


Al llegar Claudia Sheinbaum Pardo a la Jefatura de Gobierno decidió eliminar las fotomultas para convertirlas en fotocívicas, por lo que el Reglamento de Tránsito fue enmendado por iniciativa de los diputados de Morena, y después de ser aprobado entró en vigor en abril de este año, sin embargo, carecía de un sustento jurídico que podía encajar en la Ley de Cultura Cívica, por lo que fue ésta cambiada.

La intensión de esta normatividad es contar con reglas previstas por las autoridades que sancionen aquellas conductas que afecten la convivencia ciudadana, sin que éstas impliquen ser delitos tipificados en otras normatividades.

El día de la votación en el Congreso capitalino, algunos diputados de oposición descalificaron la nueva ley al afirmar que estaba confeccionada a la medida de las necesidades del gobierno de la ciudad y no para el bienestar de los ciudadanos, a pesar de ello fue aprobada con 22 votos a favor y 16 en contra.

Lo que nadie esperaba, y menos los legisladores de Morena, es que la propia Claudia Sheinbaum hiciera observaciones a esta ley y la regresara a los diputados para que quitaran uno de los artículos y precisaran la redacción de algunos puntos.

Levantan ámpula

En un oficio remitido al diputado José de Jesús Martín del Campo, presidente de la Mesa Directiva del Congreso de la CDMX, la Jefa de Gobierno solicitó a los diputados revisar la ley por considerar que había artículos contrarios a lo establecido en las Constituciones local y federal, de manera específica los que hablan sobre “realizar tocamientos en su propia persona con intención lasciva”, y a “invitar a la prostitución o ejercerla”, contenidos en los artículos 26 y 27 de la Ley de Cultura Cívica recién votada.

Asimismo, rechazó la sanción establecida en el artículo 32 que señala “como una infracción tipo B que se sancionará con multa equivalente de 11 a 40 Unidades de Medida, o arresto de 13 a 24 horas o trabajo en favor de la comunidad de 6 a 12 horas”.

Los primeros en estar en desacuerdo con esos puntos fueron colectivos feministas, de la comunidad lésbico-gay y de personas que ejercen la prostitución, quienes encontraron eco en la voz de Sheinbaum con respecto a estos temas.

En torno a las personas que ejercen la prostitución, en el oficio señala que “el trabajo sexual debe ser entendido como un trabajo no asalariado de acuerdo a lo dispuesto por el artículo 10 de la Constitución Política de la Ciudad de México, que reconoce el derecho a realizar un trabajo digno y a su regularización y formalización en términos de ley. Por ello, no puede ser calificado simplemente desde un punto de vista moral, pues actualmente se ejerce dentro de un contexto de discriminación, violencia, inseguridad, abuso, falta de oportunidades y acceso a derechos”.

Sheinbaum Pardo en sus observaciones pidió al Congreso de la CDMX desaparecer el artículo 27 y cambiar la redacción del 26 y 32 ya que aseguró que no se entiende.

En lo que corresponde a las sanciones, en el oficio la Jefa de Gobierno indica que “se entiende la buena intención de este Honorable Congreso al incluir la fracción para evitar molestias y agresiones hacia otras personas, pero se estima que la redacción de la misma, es confusa, difícil de aplicar, además de que puede reprimir y criminalizar conductas más allá de las deseadas”.

No me ayudes compadre

En el Congreso de la CDMX la Jefa de Gobierno tiene carta abierta para contar con el respaldo de la mayoría de los diputados quienes pertenecen al mismo partido político, Morena, y son sus aliados para sacar adelante las leyes que ella requiera para facilitarle la implementación de políticas y acciones.

Sin embargo, no es la primera vez que los legisladores morenistas son criticados por su falta de experiencia política y desconocimiento de los procedimientos para operar en el Congreso. Uno de los diputados que mayor trayectoria en órganos legislativos tiene es el diputado panista Federico Döring, quien ha sido un severo crítico del actuar de los diputados de Morena, y el mismo día en que Sheinbaum regresó la Ley de Cultura Cívica, hizo un par de comentarios en su cuenta de Twitter:

“Entre faltas de ortografía, decretos sin transitorios, erratas por pifias en comisiones, excesos y aberraciones en materia de desalojos, leyes no consultadas a la @CDHDF y yerros semanales como el de Justicia Cívica”, refiriéndose a lo que él mismo ha llamado falta de oficio político de los legisladores de Morena.

Asimismo, indicó que “la Ley de Justicia Cívica que voté en contra y señalé como inconstitucional hace unos días fue vetada hoy por @Claudiashein”.

El presidente de la Comisión de Administración y Procuración de Justicia, el diputado Eduardo Santillán Pérez, se disculpó en tribuna por el error en la redacción en la Ley de Cultura Cívica, la cual reconoció que tuvo como propósito establecer un marco jurídico adecuado para las fotocívicas y no sobre la regulación del trabajo sexual en la vía pública.

Los diputados locales trabajan para enmendar los errores que la Jefa de Gobierno observó en la Ley de Cultura Cívica a fin de que pueda estar lista la semana que viene.

 

 

Te puede interesar: Trabajo comunitario opción para sustituir multas

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.