Imprimir esta página

Líderes mundiales invierten poco en salud: OMS

La OMS hizo un llamado a los gobernantes del orbe para que incrementen las inversiones en los sistemas de salud a fin de mejorar las condiciones de vida de las personas y evitar catástrofes sanitarias.


Dinero salud


Los líderes mundiales no están invirtiendo suficientes recursos en las prioridades sanitarias ni en los sistemas básicos de salud, lo que pone vidas, medios de subsistencia y economías en peligro, aseguró el director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Gebreyesus.

Indicó que, aunque ninguno de esos problemas es fácil de abordar, “la salud pública es, en última instancia, ‘una elección política’ como demuestra el hecho de que la diferencia de la esperanza de vida es de hasta 18 años según se viva en un país rico o en uno pobre”, por lo que consideró que es necesario entender que “la salud es una inversión en el futuro”.

Hoy en día hay países que invierten mucho en protegerse de los ataques terroristas, sin embargo, no lo hacen contra el ataque de un virus, que podría ser mucho más mortal y dañino económica y socialmente. "Una pandemia podría poner de rodillas a la economía y a las naciones", señaló.

Tedros Adhanom dijo que invertir ahora salvará vidas y dinero más adelante por lo que conminó a los países a que destinen fondos nacionales para abordar las brechas en los sistemas y la infraestructura de salud, así como brindar apoyo a las naciones más vulnerables y que los gobiernos, las comunidades y las agencias internacionales trabajen juntos porque “no hay atajos para un mundo más saludable”.

El funcionario enumeró 13 grandes desafíos que a nivel internacional deben solventarse para lograr alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030: Poner la salud en medio del debate climático; que la salud alcance lugares en conflictos y crisis; hacer que la atención médica sea más justa; ampliar el acceso a los medicamentos; detener las enfermedades infecciosas; prevenir pandemias; asegurar alimentos y productos saludables para todos; invertir en personal de salud; proteger a los adolescentes; ganarse la confianza pública; uso positivo de las nuevas tecnologías; proteger los medicamentos, y mantener la atención médica limpia.

También lee: Existe riesgo de una crisis de salud

Atención médica más justa

La OMS señala que las brechas socioeconómicas persistentes y crecientes resultan en grandes desigualdades en la calidad de la salud de las personas que se refleja en la diferencia de 18 años en la esperanza de vida entre los países ricos y pobres, pero también existen marcadas brechas de bienestar de vida dentro de los países e inclusive de las ciudades de los mismos.

Agregó que el aumento global de enfermedades no transmisibles como el cáncer, las enfermedades respiratorias crónicas y la diabetes tienen una carga desproporcionadamente grande en los países de bajos y medianos ingresos en los que pueden agotarse rápidamente los recursos de los hogares más pobres.

El organismo destacó que una de las mejores maneras de reducir las desigualdades es a través de la atención primaria de salud, que aborda la mayoría de las necesidades de una persona, por lo que sugiere que los países asignen 1% más de su Producto Interno Bruto (PIB) a este tipo de atención, para que más personas tengan acceso a los servicios esenciales de calidad que necesitan, cerca de sus hogares.

 

Profesionales de la salud

La OMS señaló también que actualmente en todo el mundo hay escasez de trabajadores de la salud debido a la subinversión en la educación y empleo en este rubro, así como la falta de un salario digno, situación que representa un riesgo para los servicios de salud y asistencia social, así como los sistemas de salud sostenibles.

Para solventar dicha situación, el organismo internacional considera que en el orbe se necesitará, para 2030, de 18 millones de trabajadores de salud adicionales, incluyendo nueve millones de enfermeras y parteras, principalmente en países de bajos y medianos ingresos.

Para impulsar la acción y alentar la inversión en educación, habilidades y empleos, la Asamblea Mundial de la Salud ha designado 2020 como el Año de la Enfermera y la Partera.

 

Te puede interesar: Aumenta la crisis humanitaria en el mundo


@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.