También del clima huyen…

Frenar o revertir el cambio climático es trabajo de todos, comenzando con el ejemplo internacional que los líderes nacionales deben de poner.


Migrantes climáticos


El cambio climático está destruyendo el planeta y si no tomamos acción ante las graves señales que nos da la naturaleza, para 2050 habrá 143 millones de migrantes y refugiados climáticos, además la extinción del ser humano será un hecho.

David Spratt, director de Investigación del Centro Nacional de Restauración del Clima de Breakthrough, e Ian Dunlop, expresidente de la Oficina de Invernaderos de Australia, afirmaron que el mundo se encuentra “camino hacia el fin de la civilización humana y la sociedad moderna como la conocemos”.

Los expertos indicaron que si no se toma conciencia y se inicia una movilización de emergencia que busque combatir los daños del cambio climático, en 2050 se alcanzará un punto de no retorno, que dejará “un planeta inhabitable y con ruptura de las naciones y orden internacional”.

Somos irresponsables

El cambio climático es el desequilibrio en los climas que el planeta percibe y el ser humano es el responsable de esta situación por su estilo de vida irresponsable. La mayor consecuencia del cambio climático es el calentamiento global, que se origina debido a la producción excesiva de gases y su impacto en la atmósfera.

La atmósfera es la capa de gas que rodea el planeta, entre sus funciones está el proteger al mundo de la entrada excesiva de rayos producidos por el sol y se encarga de mantener la temperatura adecuada en la Tierra. La producción excesiva de gases que el humano genera a nivel industrial o de manera cotidiana dañan la composición de la atmósfera y ésta retiene más calor del necesario, provocando un incremento en la temperatura.

Las consecuencias del calentamiento global provocan muchos de los desastres naturales que hoy afectan al ser humano. Entre las principales consecuencias de este fenómeno se encuentran:

El aumento de temperatura y las olas de calor, que dejan muertes, sequías y aumentan el riesgo de incendios. También está el incremento de intensidad en tormentas, pues aunque son menos frecuentes, cuando se originan su intensidad deja inundaciones y afectaciones. El derretimiento de glaciares aumenta el nivel del mar y cambia el movimiento de las corrientes oceánicas, poniendo en peligro a especies que sobreviven gracias a los ecosistemas que dichas corrientes han creado.

El calentamiento global ha causado extinción de la vida natural y al día de hoy la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza afirmó que el número de animales que se encuentra en peligro de desaparecer suma 26 mil especies.

Migrantes y refugiados climáticos

Actualmente, México registra una cantidad de 12.3 millones de migrantes que cruzan sus fronteras debido a la violencia y la escasez que vivían en sus naciones, sin embargo, en un futuro estas causas dejarán de ser las que motiven la migración. Inundaciones, sequías, huracanes y temperaturas extremas, ya sea de calor o frío, obligarán a millones de personas a moverse para sobrevivir.

El Banco Mundial afirmó que para 2050, 143 millones de personas tendrán que desplazarse para poder encontrar las condiciones climáticas adecuadas que les permitan vivir, convirtiéndose en refugiados y migrantes del cambio climático.

Aunque para 2050 se espera lo peor, las migraciones por cambio climático ya han iniciado. Como ejemplo se encuentra Senegal, que sufre la descertización y obliga los habitantes de zonas rurales a movilizarse a las grandes ciudades.

De acuerdo con un estudio que realizaron investigadores para ONG MADAfrica en esta zona de África, desde 1970 la región sufre de épocas intensas de sequías, sin embargo, durante los últimos años las precipitaciones han bajado alarmantemente y la sequía se ha alargado, acabando con cultivos, cuerpos de agua y ganado.

El 79% de personas, provenientes de zonas rurales, afirmó que la localidad en la que nacieron se encuentra “gravemente despoblada” y se registró 4% de migración debido a agotamiento de tierras, 2% por la sequía y 1% por la erosión que presentan los suelos.

Cambio climático con integridad humana

La migración por sí misma representa un reto para todos los países, pues es un fenómeno mundial que cientos de líderes han tratado de combatir. Sin embargo, en el caso de las migraciones climáticas no sólo es preocupante el estado de la Tierra, también el respeto de los derechos humanos de quienes llegan a otros países.

La Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (ACNUDH) indicó que 258 millones de personas han tenido que abandonar sus países por diversos motivos, de los cuales al llegar a otras naciones deben trabajar de manera clandestina y se ven privados de derechos y libertades, por lo que son vulnerables a sufrir discriminación, explotación y marginación. Los migrantes no tienen acceso a derechos fundamentales como educación y salud.

De hecho, gobernantes como Angela Merkel, canciller de Alemania, ha comparado la crisis de migración con el final de la Segunda Guerra Mundial. Países como Australia, Chile e Italia ya han llegado a firmar acuerdos en los que se establece el recibimiento de migrantes, mientras que naciones como Estados Unidos rechazan estos acuerdos.

Frenar o revertir el cambio climático es trabajo de todos, comenzando con el ejemplo internacional que los líderes nacionales deben de poner. Salvar el planeta corresponde a todos, pues es el lugar en el que todos los seres humanos habitan, sin importar nacionalidades o razas.

 

Te puede interesar: Salvar el planeta es tu tarea

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.