Guerra en Ucrania aumentará la inseguridad alimentaria en AL: Cepal

La guerra en Ucrania, que inició en febrero de este año, causará que 7.8 millones de personas se sumen a los 86.4 millones de pobladores cuya seguridad alimentaria peligra en Latinoamérica.



De acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), durante 2022, la guerra en Ucrania, entre otros factores, han acelerado la inflación, en especial en alimentos y energía, y ha aumentado la pobreza, la pobreza extrema y la inseguridad alimentaria en América Latina y el Caribe.

El informe “Repercusiones en América Latina y el Caribe de la guerra en Ucrania: ¿cómo enfrentar esta nueva crisis?” indica que la guerra en Ucrania, que inició en febrero de este año, causará que 7.8 millones de personas se sumen a los 86.4 millones de pobladores cuya seguridad alimentaria peligra en Latinoamérica.

Sin embargo, Mario Cimoli, secretario ejecutivo interino de la Cepal, explicó que el documento plantea un panorama resultante no sólo de la guerra en Ucrania, también por la crisis económica, las tensiones entre Estados Unidos y China y la pandemia de COVID-19.

Según el reporte, con los avances en vacunación, la reducción de restricciones a la movilidad y la reapertura de las escuelas se impulsará la recuperación de la participación laboral, en especial de las mujeres, pues fue la más afectada en la pandemia. “La acción conjunta de una mayor participación laboral y un bajo ritmo de crecimiento, y por lo tanto de la creación de empleos, llevaría a un aumento en la tasa de desocupación en 2022”.

“Al cierre de 2021, la inflación anual de la región alcanzó un 6.6 por ciento, esa tasa aumentó a 8.1 por ciento en abril de 2022, al tiempo que muchos bancos centrales anticipan que la inflación se mantendrá elevada en lo que resta del año”, comentó la Cepal en el reporte.

Mientras que la pobreza alcanzará un 33.7 por ciento y la pobreza extrema llegará a 14.9 por ciento, ambos valores tendrán más de 1.1 por ciento de los puntos de los que se habían estimado. “Estos niveles son notoriamente superiores a los observados antes de la pandemia e implican otro retroceso en la lucha contra la pobreza”, indicó la Comisión.

Al respecto de las problemáticas, Cepal destacó que la prioridad debe ser la seguridad alimentaria y para ello no debe restringirse el comercio internacional de alimentos y fertilizantes, porque el hacerlo daña a los más pobres. Igualmente, deben aumentarse los subsidios alimentarios y acuerdos de contención de precios en la canasta básica.

La seguridad energética también es imprescindible, por lo que AL debe avanzar hacia las fuentes renovables y la integración de energías regionales. “Son necesarios mecanismos de estabilización de los precios de los combustibles; así como subsidios focalizados y temporales a los grupos de población más vulnerables y a los sectores productivos orientados al mercado interno”.

Finalmente, Mario Cimoli explicó que Latinoamérica y el Caribe se enfrentan a nuevos escenarios geopolíticos y recalcó que “ante la regionalización de la economía mundial, la región no puede continuar actuando de manera fragmentada”, por lo que AL y el Caribe deben formular e implementar respuestas en conjunto.

 

Te puede interesar: Sobrevive oposición, se extiende Morena

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.