¿Cuántos más, Morena?… ¿Cuántos más?

Es injusto que nos mientan a la cara, mientras nosotros vivimos la realidad. México no es seguro.



La inseguridad es la situación que más aqueja a la ciudadanía al día de hoy. Todos sabemos lo difícil que es perder a alguien, y en lo que va de estos cuatro años podría estar casi seguro de que, usted lector, ha experimentado alguna pérdida.

México ha sido duramente golpeado por la violencia y otras situaciones que también han contribuido al aumento de la mortalidad estos años. Pero vamos por partes.

La cifra de homicidios ha sido y será uno de los parámetros que sirven para tomar el pulso a la violencia; por ello es importante no perder de vista su aumento o disminución.

El gobierno actual lo sabe, tan es así que en la mañanera del 20 de junio del presente año presentó una gráfica que mostraba “la disminución de los homicidios”:

La gráfica engaña visualmente al presentar comparativos injustos. El problema con esta gráfica es que se compara por sexenios, y el gobierno federal lleva cuatro años, a eso hay que mencionar que hoy los números son distintos y para datos de septiembre ya alcanzó los 133 mil homicidios, lo que significa que el último año ya lleva más de 20 mil homicidios y nos faltan tres meses para cerrar el año.

¿Qué implica esto? El gobierno actual lleva a su nombre más homicidios que la famosa “guerra contra el narco”, por lo que está a punto de superar en números al gobierno del Peña Nieto en tan solo cuatro años, aunque le faltan dos más, lo cual solo significa que seguirán sumando a su cuenta problemas.

El mismo personaje que decía ¿Cuántos más, Peña? Está por batir el récord. Aunque tuviera los mejores números históricos los siguientes dos años (los 8,867 anuales del primer año de Felipe Calderón), esto significaría por lo menos 18 mil homicidios, que sumados a los que lleva darían 151 mil homicidios.

Pensemos ahora en términos realistas. Es posible que se mantengan 30 mil homicidios anuales (hay que remarcar que los años pasados lleva en promedio 35 mil), esto significa cerrar este sexenio con 200 mil homicidios aproximadamente. El número se dice fácil, pero refleja una realidad de violencia decepcionante que no se ha controlado y no se puede esconder en una risa mañanera.

Y hay que colocar sobre la mesa una verdad más, difícil de digerir. Los homicidios no suceden aisladamente, es decir, que por lo general el homicidio va de la mano con otros delitos cometidos, como son el crimen organizado, robo a mano armada, robo con violencia, maltrato y abuso. Por lo tanto, no puede ser que el homicidio siga en niveles altos, pero los delitos bajen.

Ahora bien, si consideramos que este sexenio sería el más violento de nuestra historia, no hay que olvidar contar las pérdidas de seres humanos que tuvimos durante la pandemia de COVID-19, más las pérdidas que pasaron por la “escasez de medicamentos”. Este sexenio se convertirá en el que más muertes de mexicanos se pudieron haber evitado, siempre y cuando el gobierno hubiera actuado de cara a la realidad.

México no puede olvidar lo que vivimos durante los últimos cuatro años, pues es parte de nuestra historia y lamentablemente la tinta es roja.

Te puede interesar: Nuevo máximo histórico en la llegada de remesas

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com 

¡Califica este contenido!

Puntuación media 0 / 5. Recuento de votos: 0

No hay votos hasta ahora! Sea el primero en calificar esta publicación.

Compartir

Lo más visto

También te puede interesar

No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Newsletter

Suscríbase a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.