Te contamos la historia de Thomas y Kate, padres del pequeño Alfie; y su lucha contra un hospital y la justicia británica, por mantener su derecho a elegir lo mejor para su hijo, aquejado por una enfermedad neurodegenerativa.