Inseguridad y miedo acechan a Sinaloa tras recaptura de Ovidio Guzmán

Derivado de la movilización y el operativo organizado por autoridades gubernamentales para detener a Ovidio Guzmán, uno de los principales líderes del Cártel del Pacífico, en Culiacán, el terror por la inseguridad desatada sigue asechando a la población de varios municipios de Sinaloa.

La gente se ha visto obligada a permanecer encerrada en sus casas, no hay transporte público, comercios y bancos permanecen cerrados y las calles lucen desiertas pues a pesar de que las autoridades federales informaron oficialmente que Ovidio Guzmán fue trasladado a la Fiscalía Especializada en Delincuencia Organizada en la Ciudad de México, aún permanece el riesgo en Culiacán y otros municipios donde miembros del crimen organizado siguen amenazando a la población civil.

A la violencia no se han escapado los representantes de los medios de comunicación. De acuerdo a la Red Rompe el Miedo que se activó para monitorear la situación de la prensa con motivo del operativo que inició en la madrugada del jueves y hasta un corte que hizo antes de las 3:00 de la tarde, contabilizó 13 ataques contra los representantes de los medios de comunicación, algunos de los cuales fueron despojados de sus vehículos, a otros les robaron sus computadoras y celular, mientras que otros más fueron amenazados inclusive con armas de fuego.

Esta situación de violencia y riesgo de inseguridad para la población, no ha pasado desapercibida para la Iglesia Católica ni organizaciones de la sociedad civil, las cuales han pedido a las autoridades actuar en consecuencia para resguardar la integridad de los civiles.

En este sentido, la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) a través de un comunicado expresó su solidaridad con las comunidades de Culiacán y de Ciudad Juárez las cuales aseguró están viviendo días de incertidumbre y angustia.

“En medio de estos episodios de muerte y crimen que se padecen en nuestra Nación, denunciamos públicamente estas situaciones y exigimos a todo grupo criminal recapacitar ante el dolor y el sufrimiento que ocasionan a sus propios hermanos. Tanta violencia sigue manchando de sangre nuestra historia y debilitando nuestros procesos de paz“, señaló.

Los obispos del país pidieron a las autoridades de todos los niveles de gobierno “mantener la estabilidad nacional y el Estado de Derecho ante el crimen organizado”. Al mismo tiempo, invitaron a la población a unirse a una intensa y especial Jornada de Oración el viernes 6 de enero para pedirle a Dios que “toque el corazón de quien hace daño a sus propios hermanos y suplicar a la Virgen de Guadalupe, Reina de la paz que interceda para convertir nuestros corazones para ser verdaderos arquitectos y artesanos de paz”.

En consonancia con esta postura, la Diócesis de Culiacán emitió un mensaje en el que pide a la población atender las recomendaciones de las autoridades y por ningún motivo salir de sus hogares, toda vez que “la irreal ‘serenidad’ de una bulliciosa y vacía Ciudad, se debe a que ‘algunas zonas se encuentran sitiadas por el crimen organizado'”, apuntó.

Abundó que la “Ciudad de Culiacán y otras más de nuestra querida Diócesis y Estado de Sinaloa, vuelven a vivir los efectos siempre perturbadores de una guerra que pareciera no tener fin. Todo nuestro amado México y con él, cientos de hermanos y coterráneos nuestros sufren en ‘carne propia’ las huellas de una creciente ola de violencia que desgasta y lastimosamente corrompe aún más, las condiciones para hacer realidad la tan anhelada paz familiar y social en las que millones de personas estamos realmente comprometidos”.

Y remato asegurando que “¡en nuestro pueblo sinaloense somos muchos más los que creemos y promovemos, los que ejercitamos y defendemos, todo aquello que anima y construye una cultura de la paz en nuestras familias y nuestra sociedad!”. Sin embargo, reconoció que la deseada paz no llegará del todo mientras no sea amada y defendida por todos los que conformamos nuestro sistema social.

Por otra parte, la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) reconoció la labor de las autoridades federales, estatales y municipales para lograr la recaptura de Oviedo Guzmán, y exigió devolver la paz a Culiacán, a Sinaloa y a México, pues de ello depende que las actividades sociales y económicas se puedan desarrollar con éxito.

El organismo empresarial hizo un llamado a las autoridades para que diseñen una estrategia de seguridad integral que garantice la seguridad de los mexicanos y que combata de manera decidida a las organizaciones criminales.

“En Coparmex consideramos primordial que esta estrategia privilegie labores de inteligencia, de prevención del delito y de fortalecimiento de los cuerpos de policía estatales, municipales y federales, así como de los juzgados y fiscalías para asegurar la correcta aplicación de la ley y sanción de los delitos.

Asimismo, consideró que las acciones emprendidas para recapturar a uno de los más importantes miembros del Cártel del Pacífico “abona a la confianza ciudadana y a la preservación y restablecimiento del Estado de Derecho”.

Por otro lado, Amnistía Internacional se sumó a la petición a las autoridades para que se resguarde la seguridad de la población.

Te puede interesar:

@yoinfluyo

Facebook: Yo Influyo

comentarios@yoinfluyo.com

¡Califica este contenido!

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 4

No hay votos hasta ahora! Sea el primero en calificar esta publicación.

Compartir

Lo más visto

También te puede interesar

No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Newsletter

Suscríbase a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.