Para que las pymes no desaparezcan, requieren créditos a su medida

La inclusión financiera no se trata sólo de otorgar financiamiento, sino de proporcionarlo en función de las necesidades particulares de cada pyme para que realmente le sirva y obtenga los beneficios de dicho capital.



En México, el 75 por ciento de las pequeñas y medianas empresas (pymes) “bajan la cortina” antes de cumplir dos años de haber iniciado sus operaciones, según cifras del Centro para la Productividad y Competitividad Empresarial (Cepce), y a pesar de que las razones por las que desaparecen son muy diversas, entre los principales motivos destaca la dificultad para conseguir financiamiento e inversión.

En este sentido, la Asociación de Emprendedores de México (Asem) destaca que el 57 por ciento de los emprendedores considera como uno de los principales problemas las pocas alternativas de financiamiento.

En ese sentido, en el reciente evento de Finnosummit, la mayor plataforma de colaboración en Fintech e Insurtech en Latinoamérica donde emprendedores, ejecutivos de entidades financieras y los inversores más influyentes se reúnen para buscar, generar y poner en marcha nuevas oportunidades para la transformación de la industria, Tomás Blanco, country manager en México de a55, y Cristina Cacho, directora regional de Clara México, aseguraron que la dificultad de las pymes de conseguir un financiamiento se debe, en gran medida, a que no hay una comprensión de su funcionamiento ni de la mejor vía para su manejo exitoso.

Por tal motivo, ambas startups se enfocan en diseñar herramientas fáciles y rápidas para acceder a información esencial de las empresas, con lo cual se agilizan y facilitan múltiples trámites y se genera una mayor inclusión financiera.

La fintech brasileña a55 con presencia en México se dedica a ofrecer créditos simples para empresas SaaS (Software as a Service) y de E-commerce sin garantías inmobiliarias o automotrices, permitiendo que las compañías con base tecnológica puedan acceder a un crédito sin los tortuosos y largos procesos de la banca tradicional.

Tomás Blanco, country manager en México de esta startup, dijo que a55 ofrece soluciones de financiamiento basadas en ingresos recurrentes, la apuesta está en la confianza. “Analizamos bien la empresa y confiamos en que si sus ingresos recurrentes son sólidos, nos van a poder pagar. Se robustece ese análisis a través de asociaciones con otros proveedores con la misma data y cuyos clientes necesitan crédito y nos pasan esa referencia”, abundó.

En tanto que Clara México ofrece soluciones de gestión de gasto corporativo a través del intercambio de data con lo que busca generar confianza entre proveedores y, al mismo tiempo, poder realizar un mejor escaneo de la situación de la empresa y así elegir correctamente el camino de financiamiento que debe seguir. “De lo que se trata es de apoyarnos entre todos. Estamos todos para mejorar a muchísimas personas”, aseveró Cristina Cacho.

Ambos representantes coincidieron en señalar que simplificar el acceso a crédito o inversión es primordial para ayudar a las pymes en su crecimiento y contribuir al éxito de los emprendedores.

En cuanto a inclusión financiera y pymes, indicaron que en tres años lo que debe esperarse es un mayor acceso a la información, de manera rápida y fácil; consolidar nuevas y mejores alianzas entre proveedores y clientes, así como lograr implementar tecnología que permita agilizar cualquier trámite en este rubro.

El rol de las pymes en la inclusión financiera, tanto a nivel nacional como Latinoamérica, señalaron, es crucial y de gran relevancia para el desarrollo económico de la región, ya que tan sólo en México existen cuatro millones de pequeñas y medianas empresas, las cuales aportan 50 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) y el 60 por ciento del empleo formal.

Por otra parte, mencionaron que durante la pandemia este sector fue el más castigado toda vez que casi medio millón de pymes se vieron en la necesidad de cerrar sus operaciones, lo que confirmó la barrera que existe al acceso de servicios financieros inclusivos que inyecten capital y otorguen financiamiento.

En ese sentido, los expertos explican que las pymes necesitan financiamiento pensado para cada tipo de empresa y su respectiva fase ya que son muy variadas, viven diferentes etapas a lo largo de su vida operativa, y lo que más buscan es crédito. “Necesitan trajes hechos más a la medida, mayor agilidad, y time to market”, subrayaron.

Para Tomás Blanco de a55, también se trata de mirar a las fintech como solución innovadora de financiamiento en lugar de los bancos tradicionales, que se rigen por garantías que no están acorde con las pymes. “No es fácil hacer lo que nosotros hacemos, pero tenemos el apetito de ayudar y darles opciones. Prestar es fácil, cobrar es el desafío, y ese es el balance que queremos encontrar”, aseguró.

La inclusión financiera no se trata sólo de otorgar financiamiento, sino de proporcionarlo en función de las necesidades particulares de cada pyme para que realmente le sirva y obtenga los beneficios de dicho capital.

Por este motivo, las pequeñas y medianas empresas necesitan conocerse, tener claros sus objetivos y estar dispuestas a proporcionar información valiosa de su negocio, para que las fintech puedan perfeccionar modelos de financiamiento con mejores condiciones y más eficaces.

Te puede interesar: Pymes y mipymes son motor y columna vertebral de la sociedad 

@yoinfluyo

comentarios@yoinfluyo.com 

¡Califica este contenido!

Puntuación media 0 / 5. Recuento de votos: 0

No hay votos hasta ahora! Sea el primero en calificar esta publicación.

Compartir

Lo más visto

También te puede interesar

No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Newsletter

Suscríbase a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.