¿Memoria histórica? ¿para qué?

“Hoy, más que nunca, este país necesita memoria histórica”, afirmó Iraís Tecuatzin Caballero, maestra en sociología por la Universidad Iberoamericana y docente.


Memoria histórica


La historia de México esta marcada de altas y bajas; momentos de triunfo y muchos otros de crisis, que lograron que se consolidara el país como hoy se encuentra. Conocer nuestra historia es vital, pues definirá nuestra identidad y generará identificación con la nación.

En el marco del 80 aniversario de la Guerra Civil Española, que originó que miles de españoles salieran de su país para huír de la violencia que vivían, es importante tener memoria histórica para reconocer en qué se benefició México con la segunda llegada de los españoles.

Iraís Tecuatzin Caballero, maestra en sociología por la Universidad Iberoamericana y docente, recalcó que la historia de México define la identidad nacional, nos enseña quienes somos y da importancia a los antecedentes que tiene la creación de lo que hoy es el país como lo conocemos. Además, recalcó que una nación sin historia no tiene identidad, adopta los elementos de otros países y “no puede sentirse orgullosa de de sí misma”, pues no conoce nada de su propia historia.

“Debemos ser muy críticos con aquello que somos y fuimos, y con lo que no podemos resolver”, lo que implica tener conciencia de los acontecimientos que ocurrieron en México para poder aprender de ellos. Y lo comparó con la situación a nivel personal, pues “cuando lastiman tus sentimientos o te hieren, debes aprender y reconocer lo que esta pasando, para poder cambiar esa situación y evitar que siga pasando”.

Subrayó que en la actualidad borramos recuerdos de nuestro pasado o los asimilamos de maneras equivocadas, debido a que la mayoría de la gente desconoce los procesos históricos. Este fenómeno provoca que “no sepamos a donde vamos” pues no tenemos referentes.

En este aspecto, Nemesio Rodríguez Lois, abogado e historiador independiente, recalcó que la desinformación de la población se debe en gran parte a que los libros de texto oficiales tienen un enfoque sesgado, y a la educación que se imparte, pues la información no esta completa y en algunos casos no es de fuente confiable.

Rodríguez Lois afirmó que cuando un dictador desea justificarse en el poder, lo primero que hace es falsear la historia y crear “una Historia Oficial, que logra embrutecer al pueblo e impide que razone y trate de indagar la verdad”.

Mientras tanto, Tecuatzin Caballero finalizó asegurando que “hoy más que nunca, este país necesita memoria histórica” y se crea a partir de que nos informamos, leemos e investigamos, la socióloga subrayó que no es posible que a veces sólo tengan que pasar unas semanas para que “olvidemos” los problemas.

Españoles en México

Tener memoria histórica hará que no se pueda negar la segunda aportación cultural de España a México, con la llegada de los refugiados tras la Guerra Civil Española. Miles de republicanos llegaron a México escapando de la violencia y miseria que provocaba la guerra liderada por Francisco Franco.

El 13 de junio de 1939, a instancias del entonces presidente Lázaro Cárdenas, llegó a territorio nacional el buque Sinaia, donde poco más de mil 600 refugiados españoles huían de España. Anteriormente, el 7 de junio de 1937 familias españolas enviaron a 500 niños, en el barco Mexique, con la esperanza de apartarlos de los horrores que la guerra estaba causando.

Sin embargo, los esfuerzos de México por ayudar a quienes huían de la guerra en España no se limitaron al territorio nacional, pues en 1939 Gilberto Bosques, cónsul de México en Francia, se encargó de alquilar los castillos Reynard y Mont Grand en Marsella, Francia, en los que recibió a los exiliados.

Mundo Domingo Font quien hoy tiene 90 años, llegó a México cuando tenía sólo 14 años en compañía de sus padres y explicó para la cadena de noticias BBC que las condiciones en los campos de concentración de españoles eran terribles, pues “la gente moría por la comida que se repartía y la mortalidad infantil era de 97%”.

A México llegaron entre 22 y 25 mil refugiados españoles que fueron acogidos tanto por el gobierno, como por la sociedad. Entre estos refugiados se encontraban personajes destacados como Luis Buñuel, reconocido director de cine; Luis Cernuda, poeta y crítico literario; Max Aub, escritor y el poeta Pedro Garfias, por mencionar algunos de los grandes talentos que llegaron para enriquecer a México.

Font aseguró que “México fue el país que más apoyó a la Segunda República española”, pues acogió a todos los refugiados posibles y les dio una segunda oportunidad de vivir. Además el gobierno mexicano negó al gobierno militar de Francisco Franco durante 30 años.

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.