Insuficiente el gasto nacional para servicios básicos en escuelas: Educación con Rumbo

Educación con Rumbo informó que el gasto público en infraestructura escolar para 2021 fue de 15.4 mil millones de pesos, 12 por ciento menos que el ejercido en 2020.



Educación con Rumbo (ECR) informó que en México, dos de cada 10 estudiantes de preescolar, primaria y secundaria no cuentan con los servicios básicos en sus escuelas, como agua, drenaje, electricidad y baños, y alrededor del 16 por ciento de los menores no tienen mobiliario básico para tomar sus clases.

Paulina Amozurrutia, coordinadora general de ECR, lamentó que el actual gobierno no haga nada por garantizar que los estudiantes tengan acceso a inmuebles construidos o adaptados para fines educativos, con materiales duraderos, servicios básicos y mobiliario como muebles para sentarse y apoyarse para escribir o pizarrones en los salones.

Datos recabados por ECR arrojan que en 2020 se reportó que el 27 por ciento de escuelas de nivel básico no contaban con agua potable, el 17.3 por ciento no tenía baños suficientes, el 14.1 por ciento no contaban con luz y en 80 por ciento de las escuelas no había bebederos.

Sin embargo, pese a la carencia que existe en instituciones educativas del país, Patricia Ganem, investigadora de ECR, informó que el gasto público en infraestructura escolar para 2021 fue de 15.4 mil millones de pesos, 12 por ciento menos que el ejercido en 2020.

Ayudar a las escuelas más pobres y vulnerables es un propósito que nadie discute y que lamentablemente no ha sido una prioridad para el actual gobierno”, recalcó Ganem y compartió que se afectó más a los alumnos con la desaparición del Programa Escuelas de Tiempo Completo, que mejoraba el rendimiento de los estudiantes.

La decisión del gobierno, de desaparecer el programa, abre la puerta a varios escenarios: primero, que las entidades absorban la responsabilidad y destinen recursos propios para que siga el programa; que los padres de familia apoyen desde sus propios recursos o que las escuelas reduzcan su jornada hasta las 12:30 o 2:00 de la tarde.

Además, en el caso de niños y adolescentes con discapacidad, el problema es mayor, pues se enfrentan a la falta de adaptación en las escuelas para atender sus necesidades tales como infraestructura, materiales y personal capacitado para atenderlos, comentó la organización.

Educación con Rumbo exige que los programas no se cambien con las administraciones, que se asigne un porcentaje mensual a las escuelas para el mantenimiento de la infraestructura y de los servicios educativos, y que el proceso de asignación de recursos sea a través del Consejo Escolar y del Comité correspondiente”, indicó ECR.

 

Te puede interesar: Jueza federal ratifica amparo y ordena a la SEP mantener Escuelas de Tiempo Completo

@yoinfluyo 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.